Durante los últimos 5 años hemos sido testigos del exquisito juego del Real Madrid, ese equipo que consiguió 4 Champions League, el torneo de clubes más importante del mundo, en 5 años (3 consecutivas en el 2016, 2017 y 2018), dando la impresión de que campeonar en este torneo es tan difícil como ganar la pichanga de todos los domingos de tu barrio.

De todas maneras, el equipo madridista sufría bajones a mitad temporada, producto de derrotas en la liga española y Copa del Rey, pero siempre encontraba la manera de levantarse y respetar su título de rey de Europa. Al parecer esos resurgimientos dejaron de aparecer, ya que hoy, dicho rey ya no existe.

Muchas son las interrogantes sobre el paupérrimo presente del equipo “blanco”: ¿Por qué encajan tantos goles? ¿A qué se debe la baja cuota goleadora? ¿Por qué no hay idea de juego? Preguntas que se podrían resumir en una sola: ¿Qué ha cambiado en el equipo con respecto a la temporada pasada?

Se destacan dos hechos, uno más determinante que el otro, que provocaron reacciones en todo el mundo.

El primero fue la salida de Zinedine Zidane como entrenador del equipo, lo que acarreó la contratación del español Julen Lopetegui, hecho que posteriormente originaría una polémica tremenda, pero eso es otro tema.

El segundo suceso fue el más crucial: el anuncio del fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus de Italia tras nueve largas temporadas en el Real Madrid. En ese lapso de tiempo consiguió 16 títulos repartidos en 4 Champions League, 3 Supercopas de Europa, 3 Mundiales de Clubes, 2 Ligas españolas, 2 Supercopa de España y 2 Copas del Rey, además de haber sido 4 veces ganador del Balón de Oro. Aun así, partió hacia otra liga, acontecimiento que provocó un inmenso hueco en el equipo. Esto fue tema de preocupación no solo el rendimiento físico del equipo, sino también el psicológico, dado que los aficionados no sabían qué iba a hacer la dirigencia del Real Madrid para poder suplir al máximo goleador histórico del equipo.

En el entorno del equipo “vikingo” empezaron a preguntarse: ¿Realmente necesitamos a Cristiano para volver a ganar otra Champions League? Bueno, dado el mínimo interés que le dieron a su salida, se podría pensar que el Real Madrid consideraba a Cristiano como “una pieza más del equipo” y que podía ser reemplazado fácilmente. Esto se demostró cuando la directiva no se apresuró en buscar a algún jugador que pueda estar casi a la altura del portugués (hubo contacto con el belga Eden Hazard, pero no se pudo concretar nada). Entonces, la directiva del equipo decidió que no necesitaban gastar millones en otro jugador, pues pensaron que tenían lo necesario para poder reemplazar al portugués en el actual plantel.

Toda esta confianza fue depositada primordialmente en dos jugadores: Gareth Bale y Karim Benzema.

Sobre el primero, el galés había sido tan criticado en la temporada pasada al punto de que la prensa española hablaba de su posible venta a final de temporada. No obstante, todas estas críticas fueron totalmente demolidas en la última final de la Champions League, donde se enfrentaron Real Madrid y Liverpool, cuando, en el 61’, Bale entró al campo de juego y convirtió dos goles que significaron la decimotercera Champions League para el equipo español. Esos dos goles pagaron una nueva oportunidad en el Real Madrid. Sin embargo, el “Expreso de Gales” no ha podido aprovechar dicha oportunidad debido a que, a lo largo de esta temporada, no ha sido capaz de estar a la altura de las exigencias ni de los aficionados ni de la dirección técnica. A esto se le suma sus constantes lesiones y su comportamiento apático hacia sus compañeros de equipo, como si los 6 años que lleva en el equipo no importasen.

Sobre el segundo, si bien Karim ha sido blanco de críticas durante las últimas temporadas para un sector del Madrid, a otros les fascina su juego, en vista de que el francés no es un “9” tradicional, sino que hace jugar al equipo, como una especie de “10” o segundo delantero. Él era el mejor socio de Cristiano Ronaldo de cara al gol, pues prácticamente jugaba para el luso. Sin embargo, su cuota goleadora ha sido baja. Ahora, en el actual Real Madrid no importa mucho su gran juego colectivo, ya que ni él ni ninguno de los atacantes del equipo ha podido proclamarse como el auténtico goleador y llevar las riendas del equipo, nadie ha podido ponerse el equipo al hombro en los peores momentos, nadie ha podido reemplazar a Cristiano Ronaldo.

Además de estos dos jugadores, se suma el bajo rendimiento de jugadores de jerarquía tales como Casemiro, Kroos, Modrić, Varane, Marcelo e Isco, quienes tampoco han podido demostrar el nivel de temporadas anteriores.

Todos estos hechos, y demás, llevaron a la pronta salida de Julen Lopetegui, quien estuvo solamente 4 meses. Santiago Solari tuvo la difícil tarea de revertir el mal presente del Real Madrid y, sin embargo, tampoco lo logró, cusando su despido.

¿Cómo se puede resumir la temporada del Real Madrid?: eliminación en la Champions League en octavos de final a manos del Ajax, eliminación en la Copa del Rey en semifinales ante el eterno rival Barcelona, y finalmente tercer puesto en la liga, a 5 puntos del segundo, Atlético de Madrid, y a 12 del primero, Barcelona. ¿Purga total? ¿Nuevas oportunidades para estos jugadores? ¿Desembolso en fichajes millonarios? No lo sé, pero con la temporada ya terminada para el Real Madrid, Zidane, quien fue nuevamente anunciado como técnico tendrá la responsabilidad de resucitar y llevar a este equipo nuevamente a lo más alto del “planeta fútbol”.