El 16 de Noviembre de 2010 sale a la luz el mejor trabajo de My Chemical Romance (MCR) hasta la actualidad, Danger Days: the true lives of the fabolous Killjoys. Aunque muchos fans discutan hasta el día de hoy si este último álbum fue o no una traición a la esencia musical que había identificado tantos años a My Chemical Romance, Dangers Days fue un giro de 180 grados para lo que venía haciendo MCR hasta ese momento.

Danger Days se aleja completamente de la atmósfera gótica teatral que había caracterizado a discos como The Black Parade y Three cheers for sweet revenge, y propone una estética más de cultura pop, mucho más colorida y con una narrativa orientada a una película de ficción hollywoodense.

Desde lo conceptual, Danger Days es la representación de una sociedad distópica y postapocalíptica en la ciudad de Battery City, ambientada en California del 2019. Los Killjoys, que son interpretados por los integrantes de la banda, son una especie de pandilla que busca frenar el desarrollo de la corporación Better Living Industries, una industria que controla a la población mediante el comercio de píldoras con el fin de mantenerlos en orden y sin oportunidad de relevarse. Todo el álbum representa una constante lucha de dos posturas claramente establecidas por ambos bandos: la libertad de expresión y la negación a ser controlados que representan los Killjoys, y la necesidad que tiene Better Living Industries de mantener en orden a los ciudadanos, sin importar si esto implica transgredir los límites de la libertad individual de las personas.

En Danger Days, se observa la presencia de una problemática social bastante evidente en la actualidad, es una crítica al sistema capitalista y a la sociedad del consumo donde las grandes industrias del planeta controlan las decisiones de las personas. Una crítica al determinismo tecnológico.

New Killjoys series 'National Anthem' | Gerard Way & Shaun Simon comics
[Photo via Dark Horse Comics]

Danger Days es un trabajo lleno de guiños a la cultura pop y a la nostalgia de los 80, en los videoclips se observan referencias a películas como Blade Runner, Back to the Future, La Naranja Mecánica, Reservoir Dogs y Star Wars. Por otro lado, también se deja ver la influencia de la cultura del manga en videoclips como el de “Na Na Na”, donde los protagonistas del video manejan unas motos parecidas a las del manga Akira; así mismo, otras influencias de la cultura japonesa están introducidas en los ritmos de canciones como “Party Poison” y “Planetary Go!”.


“Na Na Na”, “Destroya” y “Planetary Go!” son los temas del álbum que están más cargados de energía y que representan la fortaleza instrumental que ha caracterizado a My Chemical Romance durante toda su carrera, solo que esta vez, con un sonido menos fúnebre y oscuro y más cerca de un pop-rock alternativo y, en tanto, más digerible para el que lo escucha.

La canción más emotiva y la favorita de la mayoría de los fans de la banda es “The Kids from Yesterday” que, en palabras de Gerard Way, representa el final de una etapa para la banda y sus seguidores. “The Kids from Yesterday” es una canción dedicada exclusivamente a sus seguidores, una canción de agradecimiento y, además, una invitación a continuar un legado trazado durante muchos años. “You only live forever in the lights you make” es una frase de la canción que podría resumir el mensaje que la banda le quiere dejar a sus seguidores con este último álbum, que la búsqueda de la trascendencia y la esperanza de un futuro mejor para la sociedad recae sobre nosotros, los jóvenes y nuestras decisiones.