El verano ya comenzó y, con esto, la ropa comienza a reducirse y a tomar nuevos estilos. Algo bastante típico de usar en esta estación es un short, un polo manga corta (o sin mangas) y sandalias. Sin embargo, a pesar de que son prendas que no necesitan una mayor cantidad de tela, ni un tiempo de producción extenso, no tendría por qué costar bastante. ¿Es normal que un pantalón que utilice el triple de tela que un short cueste 1/3 de lo que se valora a esta última prenda? Claro, más allá de la tela que se utilice, los adornos que se coloquen y la calidad de los productos está, efectivamente, el tema de lo que está de moda en el momento. Ya sea una perla chiquita en un short o unas rayas en un polo y ya se convierte una pieza de tela en un producto de las pasarelas internacionales.

Este no es un artículo que tiene como intención destruir por completo a la moda o criticar la venta -muchas veces valorada altamente, en temas monetarios- de estos productos. Lo que pretendo reunir a continuación son las distintas transformaciones que sufren las típicas prendas de verano: los polos manga corta. Puede que ‘la moda’ del verano pasado con la de este año no se haya alterado de sobremanera; sin embargo, existen algunos estilos curiosos que valen la pena mencionar y, además, aprender a cómo construirlos por cuenta propia para ahorrar unos solcitos más.

Si se va a reunir los cambios sufridos por esta prenda, no está demás recalcar los orígenes de esta. Son dos los precursores de esta camiseta de uso diario: el Polo (deporte, junto con el diseñador Ralph Lauren) y el tenis (junto con el famoso jugador Rene Lacoste). A conitnuación, un resumen histórico de ambos.

El Polo, fue el deporte que creó esta prenda para uniformar a los distintos equipos con prendas cómodas y mangas cortas para que no interfieran con los movimientos de los deportistas durante los partidos. Posteriormente, deportes como el rugby, el golf o el tenis comenzaron a seguir este estilo de vestir tanto para lograr una uniformidad y comodidad en las personas en juego. Rene Lacoste, un famoso tenista francés, en el año 1920 decide diseñar una camiseta para su deporte: una de color blanco, también manga corta, de algodón, con botones, y, efectivamente, añadiendo el famoso cocodrilo (apodo del tenista) que hoy en día se conoce por la marca que lleva este apellido. Con el pasar de los años, en 1972, Ralph Lauren formó la línea con el nombre del producto (‘Polo’) utilizando como logo a un jugador de polo sobre un cabello. De esta manera, las prendas evolucionaron para ser usadas en distintos deportes, así como en la vida diaria.

Una vez que se instalan estas prendas en la cotidianeidad, se comienza a jugar con los diseños de lo que fue una camiseta totalmente blanca. Se pasa a camisetas coloridas, a la implementación de rayas, o mezclas interesantes entre colores. Los polos con mangas raglán son un ejemplo de las transformaciones más extravagantes y que ahora están muy de moda. ¿De qué se trata este estilo? Estos polos se caracterizan por tener una manga desde el cuello, cubriendo el hombro, dejando una costura en diagonal. La función de esta construcción en el polo es más que nada estética. Según lo que he revisado, le da un aspecto indefinido a la prenda, pero, también le otorga una mayor libertad de movimiento a la persona. Muchas veces, estas mangas son de un color de diferente al del resto del polo para crear un diseño atractivo y divertido; sin embargo, esta no es una condición para que estas mangas funcionen. A continuación, algunos ejemplos.

Imagen relacionada
Aquí un polo clásico con este corte característico
Resultado de imagen para camiseta manga ranglan
Otro modelo de polo con manga ranglán

¿Dónde conseguir este tipo de polos o camisetas? Hoy en día se venden en cualquier tienda de ropa. Sin embargo, muchas veces estas prendas tan simples no guardan mucha relación con el precio que se le otorga. Antiguamente, la fabricación de ropa se realizaba en cada casa, es decir, no se compraba siempre el producto listo en las tiendas, sino la tela para luego producirlo. ¿Por qué no hacer esto con un modelo que aparenta ser sencillo? Así, se gastaría un mayor tiempo en producción (lo que podría equivaler a las horas que se pasa en un centro comercial) y una menor cantidad de dinero.

En internet, es imposible no encontrar tutoriales de cómo realizar estas costuras. Cada día, incluso cada hora, se sube contenido a plataformas como YouTube o Facebook. Además, existen artículos como este que exponen paso a paso la historia de algún producto o la producción de este. Por ejemplo, en Wunderlabel España encontré un artículo acerca de la camiseta ranglan en cuestión; donde podrán conocer más acerca de estos diseños y quién sabe, poner en practica lo aprendido.

Entonces, si es que se quiere tener una ropa a la medida y con el diseño de interés no será necesario gastar mucho dinero, sólo seguir estas instrucciones que nos dan los expertos en el tema y producirla por nosotros mismos. No sólo ropa, también productos de uso diario o el auto-maquillaje son uno de los temas favoritos por los espectadores tecnológicos.