Los ojos de la esperanza,

Profundos y sensibles en su disparada mirada.

Rápidos movimientos los de la pupila traviesa,

Nuevos colores,

Visiones de las que será presa.

 

Delicados cristales neófitos

Derraman sangre incolora con facilidad;

La pureza en estado inocente.

 

Los ojos receptores,

Abiertos al modelo invisible de los cuerpos

Fotografían el movimiento de las sombras.

Ellos las llaman fantasmas.

 

Nuestra esencia,

 

Solo un espejismo.

 

La noche nos devela,

Ni con velas nos distinguimos.

 

Su fuego nos consume

 

Lento,

 

Placentero.

 

Los ojos de la experiencia.