420990_193397724097045_1199591327_n

Somos una de las facultades con más alumnos en la PUCP. Esto tiene sus pro y contra, pero, sin duda alguna, cuando se trata de competencias dentro de la universidad, tener muchos alumnos es una ventaja. El aliento de la barra es constante por su tamaño y desempeño, y, además, tenemos muchos jugadores en todos los equipos. Letras es  una de las candidatas, como todos los años, a llevarse el primer lugar.  Veremos  aquí los factores de edad y cantidad  de alumnos en estas competiciones.

De edad

Siempre estamos a unos pasos.  Quedamos “a punto de”. Hay que entender que, si bien Letras es una de las facultades con más alumnos, somos los más jóvenes de la universidad. Aunque no sea para inferiorizar, si puede ser una desventaja en algunos deportes. En fútbol, por ejemplo, la Facultad de Gestión y Alta Dirección tiene un equipo muy bien formado, muy parejo, con jugadores de peso. Son mayores, definitivamente. Con más experiencia, tal vez. La Facultad de Gestión ha demostrado ser de las más parejas y participativas en estas Interfacultades. No solo por sus equipos, si no también por sus barras.

Lo mismo sucede con Humanidades y Sociales. Son facultades  que ya han jugado Interfacultades, con gente y barras que participan activamente en cada deporte. Por otro lado, Ciencias no es igual a nosotros, a pesar de que son de la misma categoría, porque, por lo menos en fútbol, el equipo es muy bueno, con un entrenador que ha sabido ordenar su equipo  con jugadores que son en su mayoría de la selección. No he visto sinceramente jugar a Letras en fútbol, pero asumo, según algunos comentarios de cancha, que el equipo ha sabido luchar para pasar a las semifinales.

En básquet, Letras tiene un muy buen equipo. Tuve el agrado de verlos jugar contra Comunica . Un partido muy parejo, con muchas canasta de tres puntos, con equipos muy bien alineados. A Letras, en este deporte, le sobran jugadores. Parece suficiente con los que son titulares: son de intercambio, todos altos, parecen, literalmente, profesionales. Así que en básquet tenemos la posibilidad de campeonar a pesar de los fuerte equipos de Humanidades y Comunica.

De la cantidad de alumnos

Somos muchos alumnos en Letras.  No nos faltan jugadores ni mucho menos barra. En la presentación de las Interfacultades, vi a casi toda la facultad con los polos grises característicos de la Jauría Gris, la barra oficial de Letras. ¿Ya ven? Hasta tenemos una barra con nombre propio. A Letras no le falta aliento.

Tener en cuenta que no todas las facultades tienen barra. He visto partidos con canchas en silencio total. La nueva facultad de Artes Escénicas, por ejemplo, no tiene barra. Sociales y Humanidades solo llevan los disfraces de las mascotas o figuras que los representan, y algunos solo llevan a sus jugadores. Y es que el aliento es tan importe como el equipo en sí. He jugado partidos sin hinchada alguna, y les digo y les aseguro, no da ganas de participar. Ver al otro equipo llevando bombos, banderolas y mucha gente anima. Letras, notarán, tiene de eso.

Los bombos y banderolas son infaltables en cada partido. El aliento constante de la hinchada de verdad funciona. Si bien somos muchos alumnos, también somos unidos cuando nos toca jugar. No importa quién conoce a quién o a quién no. La emoción y adrenalina logran una unión muy interesante que no se ve en otras facultades, esto quizá por la emoción de estar integrándose recién a la actividad universitaria.

Aquí no se demuestra quién es el mejor, en las Interfacultades se demuestra qué facultad es la más unida y está dispuesta a dar todo de sí. Letras es una facultad que ha sabido organizar a cada equipo, que ha sabido unir a sus alumnos, que ha sabido usar sus recursos. Hemos entrado en la semana final de partidos, es aquí  donde veremos de qué estamos hechos. ¿Tenemos con qué? Sí, tenemos con qué resaltar en cada partido. Así que Letras, ánimo, a seguir dejando todo en la cancha.

  • Sebastian

    Jauría Gris es la barra más grande de la universidad sin duda alguna, pero, también es la que tiene mayor número de trogloditas! Siempre la barra de Letras busca algún acto de violencia, de enfrentamiento con alguna otra barra. Y no olvidemos el hecho de que van a “alentar” mareados, sí su aroma a ron huele en todo el polideportivo. No veo la necesidad de fomentar la violencia a través de barras; reaccionen trogloditas.