Odiado por muchos, debido a su accionar lento y interruptivo del la Copa Confederaciones de hace un año, el VAR volvió a un torneo importante de la FIFA: El mundial de Rusia 2018. No obstante, el accionar de la tecnología dista ser al del año pasado, logrando ser un “atractivo justiciero” durante varios partidos del torneo.
Este viernes, el grupo responsable del VAR en la máxima justa mundialista se reunió en conferencia de prensa en Moscú para dar un informe del uso de la tecnología durante los 48 juegos de la primera ronda. “Se ha establecido que los árbitros han tomado en un 95% decisiones correctas y que en el 99,3 % fue gracias al VAR” fue la frase con la que Pierluigi Collina, ex-árbitro profesional, iniciaba el informe. Desde el primer uso del VAR en aquel penal arbitrado para Francia en el 2-1 ante Australia hasta el penal no cobrado a Senegal, el VAR ha actuado principalmente en 335 incidentes, utilizando en promedio 80 segundos de partido, un número relativamente menor al visto en la Copa Confederaciones del año pasado.
En efecto, en el presente artículo buscaremos resaltar tres acciones en las que el VAR dio el ejemplo en el accionar de la “justicia” deportiva en primera ronda, pasando por la tarjeta invalidada a Flores, el penalti anulado a Neymar y el penal no cobrado debido a la falta de Darvinson Sánchez.
Tarjeta amarilla sin efecto a Flores: Francia 1-0 Perú (Grupo C)

El grupo C del mundial vivió uno de los partidos más entretenidos del torneo en Ekaterimburgo. La selección francesa buscaba su clasificación ante un Perú que estaba necesitado de puntos en la segunda fecha. Al minuto 80, Edison Flores vio la tarjeta amarilla por una falta que no cometió. Sin embargo, al minuto, el VAR actuó para informar al árbitro de la “inocencia” del peruano en la falta, para ,posteriormente, colocar la tarjeta amarilla al jugador correspondiente: Pedro Aquino.

 

Penal revertido a Neymar: Brasil 2-0 Costa Rica (Grupo E)
Brasil sufría para buscar la victoria ante un Costa Rica que no dejaba oportunidades claras al cuadro sudamericano. Sin embargo, al minuto 78, Neymar ingresa al área rival y se deja caer, por lo que el primer llamado del árbitro a aquella jugada fue la de continuar a través de los once pasos. Segundos después de aquella llamada, el árbitro decidió acudir a la revisión de televisión, para, finalmente, revertir la jugada y no cobrar aquel penal.

 

Penal revertido a Mané: Colombia 1-0 Senegal (Grupo H)

En la última fecha de la fase de grupos, Colombia inició atacando a una Senegal que terminó acorralada durante varios minutos en su propio campo. No obstante, a los quince minutos de juego, Sadio Mané consigue una oportunidad para marcar el primero de los africanos; sin embargo, el colombiano Davinson Sánchez realiza una embestida dentro del área que termina con el senegalés caído dentro del área. Con el primer llamado de penalti, el árbitro decide revisar la jugada, donde, con ayuda de la tecnología, se demostró que Sánchez terminó tocando primero el balón, por lo que no fue finalmente decretado como penal.