Durante las últimas semanas el proceso de vacunación en el Perú ha ido avanzando con bastante rapidez y cada vez son más los jóvenes que tienen acceso a la vacuna, por ejemplo: desde el martes 21 de septiembre pueden vacunarse los jóvenes que tengan 24 y 23 años o en todo caso que cumplan 23 en el 2021 y que vivan en Lima metropolitana o el Callao. Además, en distintos departamentos del territorio nacional ya pueden vacunarse aquellos mayores de 18 años.

Si bien, es una alegría que el proceso de vacunación avance rápidamente, existe otra cara de la historia, la cual muestra el egoísmo de las personas, en la mayoría de aquellos que viven en Lima metropolitana. En los últimos meses, se evidenció como pocas personas decidieron vacunarse en Lima, solo por el hecho que la única vacuna “disponible” era la de Sinopharm, la cual debido a diversos escándalos políticos, perdió credibilidad y causó desconfianza en la población. Sin embargo, es importante recalcar que dicha vacuna fue aprobada por la Organización Mundial de la Salud y cuenta con un 94% de efectividad para evitar muertes por Covid-19 en el Perú (estudio realizado por el INS en colaboración con el IETSI y la Universidad Científica del Sur). Además, dicha vacuna es aceptada por países como: Austria, Chipre, Grecia, Hungría, Islandia, Países Bajos, España, Suecia, Finlandia, Suiza, etc. 

En diversas regiones y ciudades del país, se estuvo inmunizando a la población con vacunas de la marca Biontech-Pfizer, la cual es la más “añorada” y “segura” por la mayoría de los peruanos. Es por ello, que varias personas realizaron “turismo de vacunación” en diversos departamentos del país. Varias personas reconocidas de la farándula peruana admitieron que se “prestaron” recibos de luz o agua para poder recibir la vacuna Pfizer. Si bien es bueno que cada vez más personas decidan vacunarse y colaborar con el bienestar de la sociedad, es importante tener en cuenta las consecuencias que tiene el turismo de vacunación en dichas regiones.

Un caso reciente es el de Chincha, provincia perteneciente al departamento de Ica y ubicada a 188 kilómetros al sur de Lima. Varios habitantes de Lima Metropolitana (en su mayoría jóvenes) decidieron acudir a esta provincia para vacunarse, puesto que tenían un proceso más “acelerado” y tenían la vacuna Pfizer disponible. Sin embargo, varios pobladores de Chincha e internautas denunciaron que ya no hay vacunas disponibles en Chincha, puesto que la mayoría han sido acaparadas por “turistas”. Se estima que el 80% de las vacunas aplicadas en Chincha ha sido para limeños.

Dicho caso muestra el egoísmo, desesperación e impaciencia por parte de los limeños, quienes quieren vacunarse a como dé lugar y únicamente si es con la vacuna Pfizer, dejando a un costado a aquellos habitantes que en verdad necesitan la vacuna, puesto que son ellos los que viven en las localidades donde se realiza el turismo de vacunación.

Asimismo, Gabriela Jiménez, directora de inmunizaciones del MINSA, informó que ya no será posible vacunarse fuera de la región en la que se reside; es decir, el ir a otra región, provincia o departamento y entregar un recibo de agua o luz prestado, ya no será posible. Dicha decisión fue tomada, teniendo en cuenta lo sucedido en Chincha y en otras localidades.
Como se mencionó al inicio de este artículo, el proceso de vacunación avanza con bastante rapidez, solo es necesario ser paciente y esperar un poco más. Además, es importante recordar que todas las vacunas funcionan y la de Sinopharm no es la excepción. Se puede encontrar más información sobre la vacuna en la siguiente publicación de instagram.

Es momento de ser más solidario y pensar en el bien de la población, no de uno mismo. Cabe resaltar que, la mejor vacuna es la que llega primero a tu hombro.