El día me había esperado
sin que yo lo anticipara siquiera.

Ojalá el corazón ese día
no se muestre tan reacio a actuar.

Que las oportunidades de vivir no se muestren
encubiertas o improbables de elegir.

Ojalá sea el tiempo el que construya con su pasar
más caminos correctos a tomar
y esté el corazón preparado a afrontar.