Era cachimba todavía en esa noche maravillosa del 9 de mayo de 2011. Recuerdo haberle rogado a mi mamá que me dejara faltar a mi clase de historia para poder ir rápido hacia el Estadio Monumental y cumplir mi sueño de ver a Paul McCartney tocar en Lima por primera vez. Han pasado casi tres años de esa noche -ahora estoy a más de la mitad de la carrera- y he tenido la oportunidad de repetir el plato y volver a vivir una noche increíble.

006-Paul-McCartneyEl viernes 25 de abril era un día complicado. Casi no dormí durante la noche debido a controles y trabajos por entregar pero apenas terminé mis clases, me llené de energía y me dispuse a ir al concierto. Días antes, me había informado de todo lo relacionado al concierto mediante un grupo de Facebook que incluía a todos los fans entusiasmados que esa noche llenaríamos la tribuna norte con un espíritu cargado de energía para cantar y bailar con el ex-Beatle. Debo admitir que llegué y, al ver una cola kilométrica, no encontré mejor opción que pagar para colarme en la hilera de personas entusiasmadas por ver a Macca otra vez.

A las 9 en punto se apagaron las luces y se encendieron dos enormes pantallas LED de alta definición a ambos lados del escenario mostrando una sucesión de imágenes de los Beatles y la historia de Paul McCartney. Todo esto venía acompañado de mixes de los mejores temas del cuarteto de Liverpool, The Wings y la carrera en solitario de Paul. Sin embargo, cuando ya no cabía la emoción en el pecho de cada asistente al concierto, “Magical Mistery Tour” empezó a sonar y todas las almas reunidas en el Estadio Nacional explotaron de emoción.

La noche siguió con éxitos que nos pusieron a bailar como “All My Loving” u “Obla-Di Obla-Da”. Era imposible creer que estaba de vuelta en un estadio repleto cantando a coro estas mismas canciones que nos hicieron vibrar en el 2011; mi corazón rebozaba de entusiasmo. Como si fuera poco, el setlist varió y aparecieron canciones como “Lovely Rita” y recordados éxitos que no habíamos podido escuchar en su primera visita. Además, la cuota feeling llegó con canciones como “My Valentine” dedicada a su esposa Nancy o “Maybe I’m Amazed” para la recordada Linda. Nada podía prepararnos para el homenaje a John con la sentida “Here Today” o para la emotiva interpretación de “Something” recordando a George.

Me alegró mucho escuchar otra vez “I’ve Just Seen A Face”, una de mis canciones favoritas del cuarteto de Liverpool que Paul podía o no tocar como parte de esta gira. Yo no podía más con la emoción cuando escuché “Blackbird”, escuchaba a todo el estadio cantando a coro: “All your life, you were only waiting for this moment to arrive” y me embargó un sentimiento muy fuerte. Esta sensación se multiplicó con clásicos como “And I Love Her” y llegó al máximo con “Let It Be” y “Hey Jude”, cuyo épico final logró que más de uno derramara lágrimas. Es que pocos artistas pueden tener este efecto y no hay muchas experiencias que se comparen a lo que se sintió en esa noche mágica. Volteaba a mi alrededor y veía al menos cuatro generaciones cantando a coro, unidos a pesar de sus diferencias por estas canciones que llegan al alma. Yo misma fui al concierto con mis padres, una amiga y mi primo y sentí que los cinco vivíamos esta experiencia con todo el corazón. Ver a Macca en vivo me deja con la sensación que he debido nacer décadas atrás y crecer rodeada de esta música.

El momento más espectacular del concierto fue quizás “Live and Let Die”, cuando impresionantes fuegos artificiales encendieron la noche y lograron animar hasta al más tranquilo de los asistentes. Este fue el momento cumbre del show, un espectáculo impecable que valió cada centavo invertido en él. Les dejo un video de ese momento tan impresionante:

Por más que hubiese querido que durara eternamente, el concierto terminó luego de dos encores y casi tres horas ininterrumpidas de música. Paul nos llevó de la mano por los éxitos más importantes de su carrera con los Beatles, The Wings y su período como solista. Puedo decir que no faltó nada, que -aunque no quería irme- quedé más que satisfecha con uno de los conciertos más impresionantes que he visto en mi vida. Sir Macca nos regaló momentos emocionantes que todos nos llevaremos en el corazón, junto a sus bromas y las divertidas frases en español con las que conquistó al público limeño. Nos queda también una promesa, la de volver al Perú otra vez a deleitarnos con su música. Esta misma promesa la hizo en el 2011 y parecía increíble pero lo tuvimos de vuelta. Espero que vuelva a ser así.

Los dejo con el setlist del concierto:

  1. “Magical Mystery Tour”
  2. “Save Us”
  3. “All My Loving”
  4. “Listen To What The Man Said”
  5. “Let Me Roll It”
  6. “Paperback Writer”
  7. “My Valentine”
  8. “1985”
  9. “Long and Winding Road”
  10. “Maybe I’m Amazed”
  11. “I`ve Just Seen A Face”
  12. “We Can Work It Out”
  13. “Another Day”
  14. “And I Love Her”
  15. “Blackbird”
  16. “Here Today”
  17. “New”
  18. “Queenie Eye”
  19. “Lady Madonna”
  20. “All Together Now”
  21. “Lovely Rita”
  22. “Eveybody Out There”
  23. “Eleanor Rigby”
  24. “Being for the Benefit of Mr. Kite!”
  25. “Something”
  26. “Obla Di Obla Da”
  27. “Band On The Run”
  28. “Back In The U.S.S.R”
  29. “Let It Be”
  30. “Live and Let Die”
  31. “Hey Jude”
  32. “Day Tripper”
  33. “Hi, Hi, Hi”
  34. “I Saw Her Standing There”
  35. “Yesterday”
  36. “Helter Skelter”
  37. “Goldern Slumbers/ Carry That Weight/ The End”

*Fotografías: Conciertos Perú