El ambiente era siniestro: velas y calaveras negras, estatuas sagradas y diversos brebajes habitaban la locación que se había dispuesto para iniciar una “limpia”; sin embargo, el ritual contendría características que se asemejan más a las de un sacrificio humano. Con miras a contactar a los espíritus, los chamanes se encontraban preparando todo lo necesario para sacrificar al profesor Arístides Vera; ellos lo amordazaron con cinta de embalaje y lo maniataron en una silla, para luego golpearlo y pasar una pata de cabra por su cuerpo. El ritual habría sido encargado por Augusto Ramírez —el director del colegio en el que trabajaba Arístides— quien se encontraba rezando en el baño, en el cual también había velas negras.

Así, el colegio San Isidro, ubicado en Chosica, se convirtió durante varios minutos en un santuario para que dos chamanes pudieran ejercer su labor litúrgica y llevaran a cabo el sacrificio de Arístides, con el objetivo de que el nuevo año escolar fuera próspero para todos mediante el sacrificio de una persona cercana al director. El profesor, afortunadamente, logró liberarse y salir del colegio para pedir ayuda a quien estuviese cerca del lugar.

Al caminar por las calles, podemos toparnos con letreros o avisos pegados en postes y paredes con términos como “amarres”, “baño de florecimiento”, entre otros. Además, es probable que el lector haya escuchado en alguna ocasión de alguien que se ha hecho una “limpia”, que “le pasaron el huevo” o que recibió un “ritual de purificación”.

A propósito de este particular suceso, le propongo al lector un acercamiento a lo que se entiende por chamanismo, el cual se constituye como una tradición muy arraigada en nuestro país, al igual que en muchos lugares del mundo; para entender así la relevancia de esta práctica ancestral.

Teniendo esto claro, revisemos brevemente la naturaleza del chamanismo, recurriendo a la definición de “chamán”. Según Piers Vitebsky, un renombrado antropólogo de la Universidad de Cambridge, aquella palabra procede de Siberia, donde “se pronuncia shár-man o sháy-man, con acento en la última sílaba”, y fue utilizada en un inicio para denominar a un especialista religioso.

Actualmente, se utiliza el término para referirse a “curanderos” o “brujos“, es decir, personas que tienen contacto con el mundo espiritual, ya que en la cosmovisión del chamanismo el mundo físico se ve influenciado por lo que sucede en el mundo espiritual.

Asimismo, el chamán ejerce una función social en su comunidad: el servicio que brinda tiene como objetivo el bienestar del grupo social que lo rodea, mediante la adivinación, la curación de enfermos, la protección de la comunidad, entre otros. Para que un miembro de una comunidad se convierta en un chamán, se requiere una preparación ardua y un ritual de iniciación, en el cual el futuro chamán entra en un trance mediante alucinógenos naturales y sus sentidos se amplifican.

Cabe resaltar que el chamanismo es anterior a las instituciones religiosas existentes, ya que es una práctica que se ha encontrado en muchas culturas alrededor del mundo y que, incluso, ha servido de base para religiones antiguas como el hinduismo, taoísmo, entre otras. Esto confirma que el contacto con los espíritus ha sido una constante en la historia de la humanidad.

En la sociedad peruana, la cual tiene como una de sus principales raíces a la cultura indígena, se mantiene la práctica del chamanismo y la creencia popular en los rituales ancestrales, evidenciado esto en la noticia explicada al inicio. Incluso, Vitebsky indica que, para el caso peruano, existe un tipo de chamanes denominados “mestizos, cuya característica principal es la pérdida de su identidad étnica indígena y sus “antecedentes mezclados, nativos y europeos”. Esto se relaciona con la heterogeneidad de nuestra identidad nacional, es decir, lo pluricultural de los peruanos.

La práctica de los rituales del chamanismo ha sobrevivido al paso del tiempo y se perfila como una de las prácticas ancestrales más populares en nuestro país y en el mundo; por ello, es todavía un tema de investigación de mucho interés para las ciencias sociales, especialmente para la antropología.

Referencias:
-Piers Vitebsky. Los chamanes: el viaje del alma, fuerzas y poderes mágicos, éxtasis y curación. 
-Sobre la noticia: https://www.americatv.com.pe/noticias/actualidad/chosica-testimonio-profesor-victima-ritual-colegio-n362606