Habíamos soñado casi un año con la ceremonia más esperada del séptimo arte, y al fin la tuvimos el pasado domingo.  Con algunos aspavientos y mucho glamour, la 87.ª edición de los Premios Óscar tomó lugar. He aquí mi opinión sobre la película, actores principales, director, guion original y canción original que se llevaron las codiciadas estatuillas.

MEJOR PELÍCULA

“Birdman”  (Alejandro González Iñarritu)

Estaba más claro que el agua que esta era la favorita, aunque “Boyhood” también podría ser considerada una candidata muy fuerte si consideramos la cantidad de años que duró la filmación. Sin duda, “Boyhood” debería llevarse un Óscar como uno de los trabajos más meritorios en la historia del cine.  En esta ocasión le tocó a “Birdman” y vaya que no estuvo mal. Es una cinta con un único plano en secuencia, algo que es complicado de grabar sin que se perciban los cortes. Además es intensa, dinámica, sabe explotar a fondo su contenido y explorar en el sufrimiento de la personalidad humana. Puede llegar a resultar cansado, en algunos momentos, seguir la secuencia completa pero ahí entra precisamente el guion, el cual se encuentra perfectamente armado. Las actuaciones son muy buenas, la música es genial, y su punto fuerte está en la perfecta combinación de un buen guion y la calidad visual y técnica que posee. Más que merecido el premio.

 

 

MEJOR DIRECTOR

Alejandro González Iñarritu  (“Birdman”)

Ya ha sido aclamado numerosas veces como uno de los mejores directores latinoamericanos. González Iñarritu es una de esas insignias que demuestran el talento de los cineastas latinos. Esta vez se lució una vez más con “Birdman” y no hay  defectos que encontrarle a su dirección. Sin embargo, considero que el trabajo logrado por Richard Linklater con su obra “Boyhood” podía haberse llevado la estatuilla fácilmente. El efecto que logra con su película y las emociones transmitidas en una narración tan natural y a la vez real en la cual nos podemos identificar hasta nosotros mismos, se merecía un premio. Pero esta vez le tocó al mexicano y no hay ninguna crítica respecto a eso.

MEJOR ACTOR

Eddie Redmayne  (“La teoría del todo”)

Uno de las categorías más esperadas de la noche. Creo que esta era la estatuilla más peleada y en la que había controversias, ya que muchos se inclinaban hacia Michael Keaton y otros hacia Eddie. Los dos estuvieron más que excelentes pero esta vez le tocó a Eddie. Redmayne ya había sido reconocido por su trabajo anterior en “Los miserables” y, aunque no deslumbró, ya se le avistaba un futuro prometedor. Es un actor joven aún al que se le proyecta una gran carrera por delante. Probablemente es cierto que la academia tiene tendencia a darle los premios a películas o actores relativos a discapacitados, pero esto no desmerece la actuación de Redmayne quien ya se había llevado El Globo de Oro y el BAFTA también por “La teoría del todo”. Su discurso de agradecimiento fue bastante emotivo. Una gran alegría para todos los seguidores de este carismático actor.

 

MEJOR ACTRIZ

Julianne Moore  (“Still Alice”)

Es una actriz cuajada con una larga trayectoria y era la favorita para esta edición. Personalmente, me hubiera gustado que Rosamund Pike se llevara la estatuilla en esta categoría por “Perdida” pero no fue así. Considero que Julianne sí es una justa ganadora y que su actuación fue sobresaliente en el papel de la Dra. Howard en “Still Alice” o “Siempre Alice”. Moore nos interpreta a la Dra. Howland con una una vena y sentimiento increíbles que se convierten en el ingrediente principal y los que terminan por llevar la película a flote. Finalmente, y luego de cuatro nominaciones de la academia, consigue la ansiada estatuilla dorada. Indudablemente, es una de las mejores actrices de los últimos años.

 

MEJOR GUION ORIGINAL

“Birdman”  (Alejandro González Iñarritu)

El oficio del guionista es uno de los más importantes dentro de una producción cinematográfica y el que la mayoría de personas tiende a olvidar o relegar. Sin el guionista ni siquiera se podría imaginar la realización de la cinta; el guion es la base de todo y sin él nos encontramos en la nada. Construir un guion que este bien estructurado y que vaya a buen ritmo, además, son determinantes en el desarrollo de la cinta. Este año la estatuilla se la llevó González Iñarritu y como ya mencióne al principio, realmente el guion de “Birdman” posee todo lo que una buena narración debe tener. No obstante, son notables también los guiones de “Boyhood” y “El gran hotel Budapest”, cada uno con lo suyo.

 

 

MEJOR CANCIÓN ORIGINAL

“Glory”  (“Selma” – John Stephens y Lonnie Lynn)

Una canción que llevó a las lágrimas a Chris Pine, y estoy segura que a muchos otros. No soy experta en música pero creo que este tema transmitió y fue más allá de lo que “Selma” quería expresar. Una película no solo es medida por su calidad visual o técnica ni por la interpretación de los actores, sino por el mensaje que da. “Selma” logra ser un ícono de la lucha popular y de la libertad. Y aquí es imprescindible el rol de una buena canción que logre otorgar ese sentimiento e intensidad que una cinta con una carga social, política y, por encima de eso, humana pretende transmitir.

Queridos lectores, debo agregar que esta no ha sido de las ceremonias más emocionantes que he tenido el placer de ver en mis casi diecisiete años de vida y catorce en pleno uso de mis facultades mentales. Solo salté de alegría con el triunfo de Eddie, y mi corazón se sacudió con “Selma”. Hay presentaciones de años anteriores que me han gustado más pero, en fin, no por eso se desmerece esta edición.