Editado por Fiorella Germán Celi

En diciembre del 2020, el ministro de Economía, Waldo Mendoza, declaró al diario Gestión[1] que la inversión pública era nuestra “bala de oro” para reactivar la economía. Defendía su postura recurriendo a tres razones: i) el Perú no tenía problemas de financiamiento, sino un “problema de lujo” (no gastamos lo que tenemos); ii) desde el MEF se haría lo necesario para que la inversión crezca a dos dígitos en el 2021; y iii) que el gasto puede subir de 20% a 30% en solo un año.

¿La bala de oro ya dio el tiro de gracia? Aún es prematuro afirmar, en esta época del año, que el proyecto de reactivación económica basado en la inversión pública ha fracasado. No obstante, las primeras cifras del 2021 parecen indicar que la bala de oro se resiste a dar en el blanco, pues aquellos que debían disparar aún no han desenfundado el arma.

Según Gestión[2], el nivel de inversión pública ejecutado en enero del 2021 no alcanza ni el 25% de lo ejecutado en enero del año pasado. En lo que va del mes, solo se han invertido S/ 227 millones a nivel local, regional y central; mientras que en enero del 2020 la cifra de inversión pública superaba los S/ 1,029 millones.

Tal vez el ministro pecó de optimista, a pesar del imprevisible contexto desfavorable, o tal vez, en la práctica, se encontró con un aparato estatal deficiente y una notoria incapacidad de efectuar un programa de inversión pública tan ambicioso. ¿Cuál era el plan del MEF? Alcanzar un 35% de inversión mayor al año pasado. Muy optimista, ¿verdad? Especialmente cuando se empeñaba en acelerar el nivel de ejecución del gobierno local y regional.

Otro factor que cobra relevancia es la segunda ola del COVID-19. Antes de asumir la cartera de Economía, Mendoza publicó un artículo en el sitio web de Gestión, donde argumentaba que en el Perú no se presentaría una segunda ola debido a la inmunidad de rebaño alcanzada[3]. Ya como ministro, Waldo Mendoza continuó con dicha postura: llegó a confiar en que la cifra de contagios continuaría bajando y en que se presentaba un clima favorable para desplegar un programa de inversión pública. Grave error. Hoy, el país ingresa a una nueva cuarentena que detiene en seco la locomotora peruana.

Entonces, ¿la bala de oro no dará en el blanco? Los primeros datos del presente año indican que el disparo del MEF no será preciso y que la bala quedará algo lejos de su objetivo inicial. Sin embargo, ello no quita méritos a un ministro que ha decidido enfatizar el rol de la inversión pública en un país donde se defiende efusivamente y se le otorga mayor relevancia a la inversión privada como garante del crecimiento.  


[1] Revisar:  https://gestion.pe/economia/waldo-mendoza-hay-capacidad-fiscal-para-apoyar-la-reactivacion-y-nuestra-bala-de-oro-es-la-inversion-publica-noticia/?ref=gesr

[2] Diario Gestión (Javier Prialé) edición impresa 27 de enero de 2021.

[3] Revisar: https://gestion.pe/economia/waldo-mendoza-es-casi-imposible-que-se-de-una-segunda-ola-de-contagios-en-el-peru-noticia/