Este relato de rica sazón y sentimiento inicia con una actividad que estoy segura tú, querido lector, haces a diario. Revisar tu Inicio de Facebook. Porque, pues, es entretenido, casi como hacer un zapping de la vida de tus amigos. Y así fue como, entre fotos amigueras, ropa alternativa, estados chistosos y demás, hallé lo que hoy me motiva a escribir.

“”PICNIC POR EL DÍA MUNDIAL SIN CARNE” – Domingo 23 de Marzo. De 2 p.m a 6 p.m. Parque del MAC, Lima, Av. Grau 1511, Barranco”.

¡Santas alcachofas! No asistir al evento sería una sacrilegio. Así que leí con calma, “stalkeé” más o menos como era la cosa y pedí un fotógrafo a Letras al Mango. Picnic sin Carne, allá voy.

Era necesario hacer un acto previo, así que, como buena “facebookera”, estuve al tanto de todas la actualizaciones en este evento dominguero antes de que llegara la fecha.  Vi cómo poco a poco empezaban a colocar qué actividades se realizarían, quienes iban a estar invitando productos vegetarianos y veganos, las personas que irían. Esto me mantuvo muy a la expectativa pues era un sin fin de notificaciones que recibir, y todas detallaban algo más. Me encantó.

Entonces pasaron los días de ‘vacas’, la primera semana de clases PUCP y, ¡”yeah”!, nos agarró el fin de semana. ¿Descansito? No tanto, había que leer. Pero el domingo tenía una cita y no podía faltar.

Cuando me encontré con Gabo -fotógrafo- empezó la “chamba”. Entre deliciosos platos con innovadoras recetas, “pareos” de colores y gente compartiendo la misma onda era propicio encontrar a los organizadores. Con un polo que caracterizaba su causa, Mariana e Isabella me cuentan sobre la movida de Lunes sin Carne.

Lunes sin carne es un proyecto que recién se está lanzando en Lima. Se inició en Nueva York con el objetivo de que la gente deje de comer carne mínimo una vez por semana para reducir las emisiones de gases que causan el calentamiento global, mejorar la salud disminuyendo porcentajes de enfermedades crónicas como la obesidad, los problemas cardiovasculares y además mejorar la calidad de vida de los animales.

El picnic del cual disfrutamos y formamos parte surgió de un trabajo colaborativo entre Lunes sin Carne y Unión Vegetariana. Unión vegetariana es una organización no lucrativa que trata de propagar la idea del vegetarianismo mediante eventos divertidos y sociales como este.

Una representante de esta organización me cuenta amablemente que los picnics solían hacerse en Miraflores (este evento se lleva a cabo desde hace tres años), pero esta vez se le dio la oportunidad a Barranco y que, gracias a Lunes sin Carne, han podido convocar empresas y organizarse mejor. Hay que tener en cuenta que este tipo de eventos es una forma de promover a las pequeñas empresas en este rubro para que así puedan dar a conocer sus productos y aumente la demanda.

Yo, habiendo seguido al pie de la letra todas las actualizaciones del evento que indicaban traer algo para compartir, no iba a llegar con las manos vacías. Porque uno da lo que recibe: el día anterior estuve preparando algo delicioso y vegetariano ovo-lácteo para no comer sin alimentar . Mi queque de zapallito italiano, pasas y nueces fue colocado junto con toda la infinidad de delicias en unos “pareos” al medio de lo que sería un gran compartir. La idea era que todos podamos disfrutar, comer, apoyar la causa y conocernos.

Uno de mis momentos favoritos del picnic fue cuando escuchamos las palabras de Esdras. Él es un joven chileno que ha optado por ser frugívoro. Habló unos minutos sobre cómo llegó a optar por esta opción y qué podemos hacer, desde nuestra alimentación, para acabar con la violencia animal. “Tenemos cerebro y sistema nervioso, sentimos de la misma manera. Es una verdad biológica que no se puede negar, más allá de opiniones, creencias. Bueno, de esto hay un montón de opciones. Podemos optar por ser vegetarianos, veganos, tomar un día a la semana para no comer carne. A mí me ha tocado la opción del frugivorismo. Inicié todo esto siendo un chico de campo, yo nací al sur de Chile, hacia la cordillera, territorio indígena. Me tocó asesinar cuanto animal tuviera por delante, nací en el campo, como cualquier persona de campo. Hasta que un día un gusanito, cuando estaba pescando, me hizo entrar en la duda. (…) Hoy en día me alimento de frutas frescas, vegetales y un porcentaje mínimo de semillas. Sin suplementos, sin súper alimentos, sin nada. Logré bajar el peso que tenía de más, estoy con mis exámenes en regla y tomé la decisión de venirme acá, al paraíso de la fruta“, contó. 

Según Esdras, en el Perú es muy fácil ser vegano pues los recursos están allí.  El frugivorismo sale más barato que el omnivorismo. Si te da curiosidad, como a mí, saber un poco más sobre qué es el ser frugívoro y el higienismo frugal les recomiendo pasarse por esta página.

Higienismo frugal:

http://www.higienismofrugal.com/higienismo-frugal/

Casi me olvidaba, antes de que Esdras nos iluminara, los amigos de ECOACHUAL – Helados saludables, orgánicos/nativos, nos invitaron un poco de helado de chía orgánica con maracuyá.  ¡Qué bueno estuvo!

Ellos, al igual que otras pequeñas empresas,  fueron parte crucial del compartir de este evento. El Jardín de Jazmín, Lima Vegetariana, Feliburgger, DellaNatura, Popyscake – Pastelería Tradicional y Vegana, Schocolade, Chicha Lunch, Vegetarian by Franco, Psyco Tropical Postres, Brahma Kumaris, Huerta Viva, Be Eco, así como a Ashtanga Yoga Peru, Casa Vrinda, Revolucion de la Cuchara Lima y Acción Antiespecista fueron parte de la emoción de ver a tantos empresarios unidos por dar a conocer sus productos y apoyar la causa.

Luego de la comida, era momento de la meditación. El espacio espiritual estuvo a cargo de Madhurya, que con animoso cánticos como el Maha Mantra y Jaya Radha Madhava, nos transportaron a un espacio trascendental y comunal. Al terminar, nos contaron que las frutas que habían puesto en el medio de nuestro círculo de oración estaban bendecidas y que podíamos tomarlas. Fue muy especial. Yo me quedé con un yacón.

Para cerrar el picnic, Catherina Espinoza de LIMA YOGA nos tenía preparada una sesión. Yo, qué hice una amiga durante el evento, me dispuse a relajar la mente, el corazón y el cuerpo sobre el “pareo” que ella me compartió . Vaya que fue un momento de “relax”, sin duda recomiendo que si lo suyo no son los deportes consideren el practicar yoga. A mí me encantó.

Lima Yoga

https://www.facebook.com/pages/LIMA-YOGA/29839061036?fref=ts

Y así, entre risas, compartir ideas y ordenarme un poco, dejé al último grupo de personas que aún seguían disfrutando del picnic y me dirigí a casa con mi fiel padre que, siendo la casi adulta que soy, aún me recoge de muchos momentos importantes. Mi morra, el que en un inicio llevaba un queque hecho con amor, regresaba sin él pero lleno de folletitos y demás tarjetas de presentación. Me sentía plena, satisfecha y con grandes expectativas de esta gente y su movida. Namasté y hasta la próxima edición de Vida Sana.

Unión Vegetariana

https://www.facebook.com/unionvegetariana.peru?fref=ts

Lunes sin Carne (Perú)

https://www.facebook.com/lunessincarneperu?fref=ts