Hola, nuevamente, Letras y hola también a todo aquel que se asome por esta sección de Letras al Mango. La última semana en la universidad ha sido ciertamente emocionante. Entre eventos como los ofrecidos en el marco de la Semana Feminista, las increíbles películas del Cine Club Letras, los partidos de la FEDUP y la inauguración de Interfacultades, podemos decir que los eventos para entretenernos, emocionarnos o divertirnos no han hecho falta. Y es así como la PUCP se ha despedido del mes de mayo para dar paso a junio que, para estas instancias, solo significa una cosa: falta tan solo un mes para el fin del semestre.

¿Qué significa realmente un último mes? No, no solo se trata de la cuenta regresiva para llegar a nuestras tan queridas y esperadas vacaciones  ni, tampoco, es solo sinónimo de que dejarás de ver a tus amigos con tanta constancia por algunas semanas. Hay algo resaltante y potencialmente estresante. Seamos conscientes: un último mes de clases significa un último mes lleno de controles de lecturas, últimas prácticas calificadas, últimas semanas para estudiar todo eso que no estudiaste en todo el ciclo, últimos ajustes a tus ensayos, monografías o lo que sea en que estés trabajando.

Si queremos ceñirnos aún más a la realidad, un último mes está lleno de últimas oportunidades. Pero más allá de comenzar a estresarnos pensando en todo lo que se nos viene encima, creo que más positivo es intentar tomarlo con calma. El comprender la situación nos puede ayudar de muchas maneras a dejar de ver este último mes como algo totalmente apocalíptico para pensar en él como la última oportunidad que nos dará el semestre para hacerlo bien.

Si no te va tan bien en tus cursos, busca la manera de levantar las notas; muchos profesores están abiertos a dar las oportunidades necesarias si uno muestra el interés necesario. Si estás estancado en alguna parte con tus trabajos, enfócate un poco más y da el giro necesario para que todo comience a fluir otra vez. Si tus prácticas calificadas anteriores han sido un fiasco, estudia a conciencia para las últimas y así puedes ajustar la balanza. Si no te has esforzado lo suficiente, comienza a hacerlo.

Un último mes no tiene por qué ser tan catastrófico. Todo se trata de intentar hacer que las cosas se vuelvan a tu favor. Así que disfruten las Interfacultades, respiren hondo, miren fijo a la meta y aprovechen estas últimas cuatro semanas de clase. ¡Hasta la próxima!