Todos, en algún momento de sus vidas, han de haber sentido un hambre insaciable , sin embargo, en ese instante, por algún factor desconocido no lograron hallar un lugar cercano para satisfacer tal necesidad. Lo mismo ocurre en la PUCP :  son las 4:30 de la tarde, recién has salido de clases y te topas con unos amigos en Digimundo. No has almorzado y tu estómago ansía comida desesperadamente, ¿qué puedes hacer? Sería grandioso contar con la posibilidad de encontrar alimento en el momento y pedirla sin necesidad de levantarte a buscarla… Esperen, ¡eso sí es posible!

Gracias a la página de “traficantes”en la PUCP, puedes simplemente coger tu celular, entrar a tal grupo de Facebook y descubrir la variedad de platos que se ofrecen. Con toda la paciencia del mundo, pides un arroz chaufa y en cinco minutos alguien ya te lo está entregando en el mismo Digimundo ¿No es algo fantástico?

En el presente artículo, con un intento de suerte, trataré de enfrascarme en este universo de mercaderes de comida. Empezaré raspando la superficie de su desconocida historia, luego presentaré a algunos de ellos y, finalmente, terminaré con una reflexión.

***

Era mediados de agosto del 2015, tiempo en el que aún existía el menú básico en el comedor a solo 3.60 soles. Uno entraba al grupo de alumnos PUCP en Facebook y notaba el terrible spam que realizaban los comerciantes de comida. En respuesta a ello, Pablo Centeno, estudiante de Gestión y Alta Dirección, decidió crear el primer círculo de “traficantes” el 15 de septiembre del mismo año. Los vendedores desde ese comienzo fueron El chico pudín, El chico pollo y Rey, quienes ofrecían postres y sándwiches, mas ello bastaba pues mantenían una demanda moderada.

Eso cambió cuando empezó el semestre 2016-1. En esta fecha, el menú básico es eliminado y se apertura el menú universitario a 7 soles. La oferta en Traficantes se tornó a almuerzos de 5 soles para los educandos que no podían costear la nueva carta. Las peticiones aumentaron en gran medida y el grupo, inicialmente llamado Ambulantes PUCP, tuvo buena acogida en la comunidad universitaria.

Según Pablo, fue tal la aceptación del conjunto que otras universidades le copiaron la idea. Un ejemplo de ello fue la creación de una asociación de venta-compra de comida por parte de los estudiantes de la Universidad del Pacífico. Tristemente, en estas casas de estudio, el concepto no tuvo tanta aprobación como en la PUCP. Ello probablemente se debió al tamaño del campus o a la regulación de la actividad comercial.

En la actualidad, existen dos grupos de Facebook en los que se ofrece distintos tipos de bocados para la comunidad PUCP. Desde chifa y comida criolla, hasta paletas y crepes de diferentes sabores. Múltiples firmas, entre 7 a 10, desarrollan su emporio en estos portales y son conocidas en el ámbito mercantil de comida. Los gigantes en este negocio son Chifa Xpress, Chifa Prime y Damncakes. Los recién ingresados ,pero con fuerza para hacerse advertir son Cresta Dorada, Mr Bajadón, Hao Chi, entre otros.

Luego de entrevistar a algunos “traficantes”, se pudo determinar que la mayoría de estos empiezan en este negocio a causa del interés por generar ingresos extras; mientras que otros, por necesidad económica. Lo que generan en su rutina de 2 a 3 horas al día oscila entre 25 y 45 soles líquidos.

Un ejemplo que muestra la ingente magnitud de este comercio en la PUCP es el caso del “traficante” de iniciales B.M. Según expresa, al vender chaufa, causa y tallarines produce 45 soles diarios en un lapso de 2 horas al día. Él trabaja 6 días a la semana, junta 270 soles semanales, y, así, obtiene 1080 soles mensuales. Es decir, gana 130 soles más que el sueldo mínimo y solo laborando dos horas diarias.

Pero, ¿cómo funciona? Acorde con el “traficante” de iniciales M.R.J.A., los cocineros y los vendedores tienen roles dispares. Mientras los primeros se encargan de producir la colosal cantidad de comida — en palabras de B.M., un gigante de este negocio puede llegar a vender hasta 1000 platos diarios —, los segundos la distribuyen. Resulta sorprendente que estos últimos pueden no llegar a relacionarse de ninguna forma ni con los dueños o cocineros; en otras palabras, son “traficantes” contratados externamente, así como lo pueden ser los chefs también.

M.R.J.A. lo compara a la técnica de una microempresa, debido a la sistematización de las firmas. Además, se cuida mucho el ambiente laboral. Por ejemplo, A.L.M.C., otra repartidora en el negocio de los postres, señala que la firma en la que trabaja organiza reuniones al término del día y en el momento de la paga. El fin de estos encuentros es proceder con un intercambio de ideas de cómo mejorar la marca, qué aspecto perfeccionar y qué eliminar, qué cambios realizar y qué sabores colocar; dicho de otro modo, toma en cuenta la opinión de todos los integrantes inmersos en la entidad.

Vale indicar que toda esta información es desde la perspectiva de los “traficantes“. Quisimos comunicarnos con los cocineros o dueños de las marcas, pero no quisieron brindar información alguna.

Desde el lado de los consumidores, ¿quiénes son? En la experiencia del “traficante” de iniciales R.C., la demanda viene de parte de toda la comunidad PUCP. ¿Quiénes pertenecen a la comunidad? Está explicada en mi nota anterior: ¿Qué es ser PUCP?

***

En conclusión, el mundo de los “traficantes” lleva un sistema complejo que, al fin y al cabo, beneficia a todas sus partes. Les pedí a mis entrevistados que me brindaran ciertas palabras dirigidas a los clientes y todos ellos acordaron en una frase: “Gracias por todo”. Están gratificados por la acogida que reciben de los consumidores; a la vez que piden disculpas por todos los inconvenientes presentados, pero, refieren ellos, es por la alta demanda que no pueden sostener.

Entre las recomendaciones que me otorgaron para los compradores, estas dos prevalecieron: paciencia por parte del público y un pedido mejor detallado. Ahora todos sabemos que, al menos en la Universidad Católica, uno nunca pasará hambre.¡Gracias Traficantes!

Nota: Algunos datos de la entrevista se modificaron para fines mediáticos. Si no eres de la PUCP y estás interesado en saber más sobre este mundo, puedes revisar el vídeo de Traficantes hecho por el chico pollo:
https://www.youtube.com/watch?v=BR5kRD5-rW8