Esta época del año es un poco traicionera para todos. El invierno siempre nos 
tienta a querer seguir pegados a nuestra cama, a continuar tapados hasta la 
cabeza con mil colchas encima e hibernar hasta el 2017. Sin embargo, no todo 
es color de rosa. La vida universitaria nos llama y debemos dejar nuestro 
cómodo paraíso, aunque a muchas de nosotras se nos ha pasado la mano con 
el tiempo que debíamos de haber aprovechado en alistarnos a nuestro gusto y 
llegar temprano a clases.  
Este artículo es para aquellos días en los que estamos contra el tiempo y 
tenemos menos de 5 minutos para cambiarnos, y tranquilas que lo que prima 
aquí es la comodidad, si no ¿Cómo llegamos desde la entrada de la 
universidad hasta nuestra facultad? ¡Comodidad ante todo! 
Para empezar, un suéter de lana es un must de invierno. Existen de varios 
colores y diseños. Evita uno rasgado, sí, ese que parece que te han asaltado 
por andar jugando Pokémon Go (¡es broma!); pero, poniéndonos serias, no te 
será muy favorable para ese día. En primer lugar, los agujeros harán que el frío te 
haga una mala pasada, no querrás congelarte mientras estés en el campus, 
¿cierto? Además, es muy probable que con la rapidez que te estés vistiendo 
realices un movimiento en falso y le agregues otro detalle a tu queridísimo 
suéter rasgado, a que escoje uno de esos que son 100% seguros contra 
vientos traicioneros. Te recomiendo que uses una gama de colores neutrales. 
La razón principal es que no vas a tener tanto tiempo para mirarte al espejo y 
comparar contrastes. 
Ahora pasamos a la parte inferior del outfit. Unos jeans negros son lo ideal en 
estos casos. Es tan básico que sería considerado un crimen no tenerlo en tu 
guardarropa (ba dum tss). Con esta prenda no la pensarás 2 veces al vestirte:
¡Combina con absolutamente todo! 
Solo nos falta el calzado y, eso sí, nada de tacos altos. Unas zapatillas planas 
o unos botines son perfectos. Las sneacker pueden ser blancas o negras; por 
otro lado, los botines pueden ser negros o camel. Estos colores son super 
neutrales y ya no te tendrás que preocuparte por si la gama de colores está 
equilibrada o si estás exagerando con alguna prenda porque recuerda que ¡El 
tiempo está en tu contra!  
Nuestro siguiente reto es domar nuestra melena. Sí, esa que suele ponerse 
rebelde al despertarnos, pero que se calma cuando le aplicamos un poco de 
serum o alisante para desenrredarla y dejarla presentable. Este es un tip super 
recomendable para estas situaciones; sin embargo, no te apliques más de 2 
gotas, porque sino corres el riesgo de dejar tu melena un poco grasosa y demasiado 
brillante, el cual es un look no tan natural que digamos.  
Algo que le puedes agregar, si es que la estación está en pleno apogeo, es una 
pashmina. Esas escuderas que defienden nuestro cuello y los mantienen muy 
abrigados. Y, ¿por qué no?, un lipstick marcado que resalte nuestro look 
armado en menos de 5 minutos, ya que no nos alcanza tiempo para completar 
nuestro  make-up que algunas de nosotras suele utilizar a diario. 
¡Y listo! ¿Quién dijo que no podemos vernos muy bien y sentirnos cómodas en 
estos días en los que el tiempo nos da la contra? Eso sí, actitud ante todo. No 
te avergüences de llegar un poquitín tarde a clases, porque eso le pasa a todo el 
mundo al menos una vez en su vida. Entra con la cabeza en alto y aprovecha 
tus clases, que la vida universitaria no dura para siempre.