Creo que esta es la penúltima banda de mi top ten sobre la cual me falta escribir. Esta sin duda es una de las bandas con mas nivel técnico y creativo que ha existido, con un elevado nivel de producción (auto-producción). Creo que no quiero perder mucho tiempo en hablar sobre datos de la banda, pero mencionaré los cambios para ilustrar momentos musicales diferentes. De esta banda cada cosa es tan peculiar: su ejecución, su medio de composición, la temática, pero así es el progresivo. Hoy quiero hablar de un monstruo enorme que se pasea entre lo ambiental, lo directo, lo melodioso y lo académico. La banda de hoy es Dream Theater. 196821

Empezar por el primer álbum es la tarea de un buen fan. El primer álbum no tuvo al actual James Labrie entre sus filas; tuvo a Dominici, un vocalista algo inexperto pero con un rango vocal asombrosamente alto. El rollo era evidentemente más agresivo y mucho más brusco en los cambios, era bastante progresivo. “When Dream and Day Unite” tiene como highlights a A fortune in lies, Ytse Jam y -una de mis favoritas de toda la discografía- Afterlife. Definitivamente, es un disco interesante de escuchar, los cambios repentinos de dan la sensación de poco temor creativo. El segundo álbum fue “Images and Words”, a partir de este álbum empieza la discusión de los fans de establecer un álbum supremo de DT, pero es imposible elegir. James Labrie hace su aparición. No esperen recomendaciones para este álbum, este se escucha completo o no se escucha. Mención honrosa a “Metropolis Pt. 1.”, es el primer álbum que va consolidando el rumbo de la banda, un álbum de bastante groove, ritmos interesantes, interludios quemadísimos en gran parte por la presencia de Kevin Moore en los teclados, con quien harían un disco más.

El siguiente álbum se pone un poco mas experimental, como si las tensiones recubrieran todo el álbum. En realidad, es un álbum bien difícil de digerir; es complicado entenderlo a nivel conceptual. Para explicar la crudeza con la que entra el álbum, Caught in a webErotomania y -especialmente- Space-dye vest son buenas elecciones. Si prestan atención al sonido, se darán cuenta que tendrán una sensación de pobreza productiva generada de manera artificial en comparación al sonido del anterior. Para el siguiente álbum, entra el virtuoso Jordan Rudess a las filas de DT para suplantar a Moore, en un álbum controversial. Mucha gente dice que es uno de los ”mas malos” (como quien dice que a pesar de lo malo que sea, sigue siendo increíble). “Falling Into Infinity” es un disco que reúne las escuelas de los dos anteriores. Burning my soul es una canción bastante agresiva y súper interesante por el solo de teclado. Mi preferida de aquel álbum es Lines In the sand, son 12 minutos perfectamente aprovechados de ups y downs, pero mi espíritu perucho me obliga a decir que Peruvian Skies es una canción que TODO peruano debía saber en el concierto, es particularmente especial. DT elaboró un video con su estadía en Lima y a las personas de la fila para pasarlo durante la ejecución de la canción en la capital.

Dream_Theater_Live_in_Argentina_03-03-08Otro álbum para escuchar completo es “Metropolis Pt.2: Scenes from a Memory”, una obra de arte entre los álbumes conceptuales. En realidad, si te das cuenta, todo el disco es una sola canción. La historia detrás de las canciones es muy interesante y el final es muy repentino. Creo que este álbum es la síntesis perfecta de lo que significa la banda en general. Otro de aquellos álbumes que merece ser escuchado completo es “Systematic Chaos”. A nivel de sonido es increíble, las distorsiones están bien equilibradas. Los solos son increíbles, especialmente el de Constant Motion y el instrumental en Ministry of lost souls. “Black Clouds and Silver Linings” fue el último disco en incluir al baterista Mike Portnoy; conciliaba el sonido del disco anterior con instrumentales un poco mas complejos, como queriendo experimentar un poco con las tonalidades. Luego de este disco aparece “Mangini con a Dramatic Turn of Events” y con el reciente álbum que lleva el nombre de la banda.

Como esta columna también es de opinión diré que personalmente Mike Mangini es muy virtuoso a nivel técnico, pero a nivel creativo creo que deja mucho que desear. Siento que es muy cuadriculado, con un sonido bastante seco y con la sensación de un golpe bastante débil en comparación al histórico Mike Pornoy.  Es por ello que creo que los últimos dos álbumes tienen algunas cosas a nivel melódico, pero esas mismas canciones apoyadas por  Portnoy hubieran tenido estructuras mas coherentes y totalmente diferentes. Además, la ausencia de Portnoy a nivel de producción es notoria, como  si llenaran un vacío de manera innecesaria con teclados y guitarras. En vivo las segundas voces no se sienten e incluso ni aparecen dependiendo de la canción. Del último álbum, rescato Lost not Forgotten, tiene ese sonido medio emulado de Muse, misma cuestión técnica que usaron para su canción Never Enough, muy parecida a Stockholm Syndrome de Bellamy.

Creo que este en realidad ha sido un intento de columna. Sintetizar a esta banda en una sola columna es imposible, pero elegir un solo disco era aun mas difícil. Mucha gente suele obsesionarse con esta banda, espero que ustedes también. Solo les diré que hagan su tarea y empiecen a indagar sobre ellos, no serán decepcionados. Como siempre los dejo con música, los dejaré con una foto del guitarrista John Petrucci como Jesucristo.

petrucciGod350
Stay tuned!