Radiografía sensible

Le toma cerca de 10 minutos al alimentador de la ruta Puno del Metropolitano llegar al escenario del Fiteca, un sitio de afortunada locación consistente en una losa deportiva grande que es separada por una fila de asientos de cemento adecuadamente pintados para la ocasión de otra losa en la que juegan fútbol los niños. Más abajo, en la paralela sur de la calle César Vallejo, están los murales, los cuales fueron pintados con ahínco y gratitud por artistas de varias latitudes, en especial de los de Bellas Artes. Este espacio, este muro especial y colorido, por cierto, recoge una de las mejores expresiones del lugar. En él, no solo hay atractivos murales sino que a partir de las seis de la tarde, llegando ya a las siete, es menester que uno se siente y vea caer el sol y el opulento cielo anaranjado con nubes definidamente dibujadas. Es un paisaje hermoso. Se ve toda la ciudad desde este dominio, toda la de Lima Norte, y más allá el mar si es que la neblina no se interpone. Hay veces que los niños juegan simulando desafiar el vacío del pasajito que da a la pista de muy abajo, hay veces también en que las parejas se acercan, muestran arte y celebran sus humanas producciones concediéndose besos.

Como se aprecia, el espectáculo artístico no solo proviene de manos humanas, también proviene del cielo. Y a toda hora. Cuando llega la noche el firmamento se divide en dos (conectado siempre por colores ambiguos y relacionales). Uno debe voltear la cara y ver cómo la luna aparece tímida detrás de uno de los picos de este inmenso cerro, como sucedió el día de ayer. Tímida, nerviosa, que a pocos avanza, despertada de un sueño permanente, uno quisiera recordar los versos de Vallejo, justamente en un día -como ayer- en que se le ofreció homenaje, se le levantó un monumento, se le prodigaron cantos de Ecuador y se les recitó poemas. A alguien le habría motivado expresar estos versos… al ver la luna, precisamente del poeta:

Luna! Y a fuerza de volar en vano,

te holocaustas en ópalos dispersos:

tú eres tal vez mi corazón gitano

que vaga en el azul llorando versos!…

(Del poema Deshojación Sagrada)

El FITECA

El Festival Internacional de Teatro en Calles Abiertas (FITECA) tiene su epicentro en el cerro La Balanza de Comas, un conglomerado de varios barrios. De estos, tres acogen al FITECA (Madrigal, Madrigal II y Saldaña, este último más encontrado en las elevaciones). Pero la idea del FITECA es que la gente se reúna y la comunidad, por las avenidas y arterias del arte, se encuentre y recree el tiempo, la identidad, las relaciones. Ese es el esfuerzo de artistas como Bryan Meza, un varón del fuego que ha logrado adormitarlo y hacerle expresar, como me dijo la enamorada de otro domador de la llama, la belleza que de él puede extraerse. Es Bryan Meza, junto a otros artistas de diferentes orígenes y especialidades, los que ponen el hombro por este proyecto que acoge a niños y adultos, a hombres y mujeres, a todos los vecinos.

Pasacalles en La Balanza

Así, el día primero de mayo, día de la inauguración un vistoso pasacalle equipado por artistas de múltiples vertientes empezó a recorrer las distintas zonas de los barrios. Yendo por los caminos de tierras, uno encontraba balcones de privilegiadas vistas en la que las familias seguían desde “zonas VIP” el espectáculo artístico. Los niños salían a las ventanas, los artistas respondían. Con música, zancos, baile, sombrillas y malabares, el arte comunicaba. Un artista, subido en una escalera apoyada en la pared, sigue diseñando su mural. Nos ve solo. Tiene como telón de fondo la soledad del sol y la ciudad. Espera que pase la festiva procesión para ganar inspiración.

Llegando a Saldaña, y después de pasar el cementerio, me encontré con Ximena, una niña vecina de Madrigal II, y con dos amigas de ella. Ximena me tomó la mano y fuimos hasta el futuro anfiteatro, vaso comunicante del arte que se lleva a cabo abajo en Madrigal con Saldaña. Le digo a Ximena para bajar por las escaleras para ir a ver el show de batucada, que miró con ojos ansiosos desde las alturas, pero Ximena no puede. Su mamá no la deja. Ella promete que nos veremos de nuevo. Yo bajo.

Dionisio en Comas

Las batucadas están en pie de guerra. Es el ejército de Dionisio que va a conquistar la India. Viéndolos, uno desearía que sea el único tipo de ejército sobre la tierra. Ordenadamente distribuidos, los batuqueros, con tarolas, bombos, y un cencerro tocado por una morena de indescriptible porte del grupo Parió Paula, fijan sintonías y tocan al compás de lo que mandan las cabezas. Ellos, sabedores de la turbulencia de sonido que hay, se encuentran en posiciones estratégicas y se miden para dar las órdenes. Brazos elevados que dan señas con las manos ofrecen las rutas musicales a seguir. A su alrededor la gente baila, deja que el cuerpo vibre. Un payaso de zancos no puede más, y él y sus piernas de madera dibujan y desdibujan cuantas formas quieran. También los artistas de los malabares demuestran sus dotes. La India dice: “Conquístenme”, y conquistada estará hasta el 9 de mayo.

Jorge, el vecino hablador. Saldaña, cumple pues.

Los vecinos han hecho suyo este proyecto. Es el caso de Jorge, un vecino de las zonas altas de La Balanza a quien el alma le gana y se ha hecho con el micrófono dada su personalidad divertida y fresca, de esas que en las que uno se confía. Jorge, hasta el momento, ha sido presentador de este festival que ya se va por su edición número 13.

Las autoridades también están presentes. Es el caso de Miguel Saldaña, un tipo de temperamento algo tosco pero correcto a primera vista. Él ha prometido apoyo, pero el día de la inauguración una de las jóvenes organizadoras protestaba contra él mientras este importunaba con sus palabras la presentación de batucada: “¡No ha dado plata!”, dijo la señorita. El alcalde llegó a la alcaldía con Solidaridad Nacional, pero después de 35 días de haber entrado en funciones, renunció al partido.

Fotos: Raúl Rafael, Carla Core

fiteca I

05-04-15

  • Katlin Mh

    Humberto, realmente una buena radiografía de FITECA, a través de tus letras … y también de poesía; , por supuesto este Festival Internacional de Teatro en Calles Abiertas se confabula con todo a su alrededor. ¡Bravo! por ese entusiasmo a todos los que participarón de este evento.

  • Eduardo Alva

    Interesante 🙂