El dólar ha marcado una tendencia extraña estos días. Para muchos reconocidos analistas económicos y financieros, el dólar mantendría su propensión a la baja. Sin embargo, a pesar de las grandes predicciones, el dólar ha remontado de manera violenta esta semana. El principal factor según la mayoría de la opinión pública es el factor externo.

Lo que hizo el FED (Banco Central de Reserva de los Estados Unidos) fueron principalmente dos cosas: primero, la expansión monetaria se mantendrá hasta fin de año, y segundo, la tasa de interés aplicada a los gobiernos emergentes como el Perú ha aumentado. Todo esto como medidas de reactivación de la economía gringa. Cabe recordar que el norteño país sale de una profunda crisis económica.

El impacto de estas políticas económicas, a largo plazo genera en primer lugar la fuga de capitales peruanos en retorno a su lugar de origen. Es decir, los capitales estadounidenses retornaran a su lugar de origen debido a que hay una mayor rentabilidad en dicho lugar. Esto genera, no una depreciación del SOL, sino un encarecimiento del dólar.

Para ser más exactos en la última idea: asumamos que tenemos un producto, si tal producto comienza a escasear, aumentará su valor. Lo mismo sucede con el dólar… al aumentar su valor, hace que se vuelva más caro obtenerlo.

Finalmente, según el ex ministro de Economía y Premier, Pedro Pablo Kuczynski, el impacto económico que esto generará, será el encarecimiento de las cosas, pues los productos importados de primera necesidad están en dólares, y tal motivo nos lleva a decir que será mas caro comprarlos puesto que tal moneda se volvió mas cara.