Fast fashion es un término del que hoy se habla mucho. Se sabe que las grandes cadenas de la moda, como Zara, H&M y Forever 21 trabajan con ropa fast fashion. También hemos oído esta palabra cuando se critica a la industria de la moda por lo perjudicial que puede ser para el medio ambiente. Sin embargo, mucho menos conocido es el slow fashion, aunque con el paso del tiempo está empezando ser más usado.

Fuente: diarioresponsable.com

Slow fashion es un término creado por Kate Fletcher, del Centro de Moda Sostenible del London College of Fashion, en el 2007. Este concepto es diferente al Green fashion, o la moda sostenible, y a la Moda ética, pero está claramente ligado a ellos. Por un lado, la moda sostenible se preocupa por la producción de las materias primas de las prendas: algodón cultivado sin pesticidas, fibras que no necesitan cantidades exorbitantes de agua para ser obtenidas, etc. También toma en cuenta que los desechos de la industria sean tratados adecuadamente. Por otro lado, la principal preocupación de la Moda ética son los derechos humanos. Busca evitar tener trabajadores explotados, esclavizados y mal pagados en toda la cadena de producción (desde el cultivo del algodón hasta la puesta en venta de las prendas).

Por otra parte, el slow fashion es una respuesta directa al fast fashion. Es una corriente opuesta en muchos sentidos, tanto respecto a la producción de la moda como al consumo de la misma. En primer lugar, las prendas que se realizan bajo este concepto se crean con materiales sostenibles. Se busca que estos no solo sean sustentables a nivel ecológico, sino que además sean duraderos, para que la prenda sea útil por un tiempo prolongado. Para esto, utilizan materiales de alta calidad. Recordemos que en el fast fashion la idea es que se realicen prendas con materiales económicos y de baja calidad, por lo que no se espera una larga vida útil de los productos. En segundo lugar, Fletcher busca disociar la idea de moda y comprar. Mientras el fast fashion se trata de comprar las prendas que siguen la última tendencia, lo que significa una compra constante dado que las tendencias varían a cada instante; el slow fashion consiste en hacer que los y las consumidoras no asocien inmediatamente la moda con el comprar, sino en hacerlos reflexionar sobre la procedencia de la prenda, el uso que se le puede dar y cómo se puede cuidar para hacerla durar el mayor tiempo posible. Es decir, no se trata de comprar más, sino de comprar menos prendas que sean de mayor calidad y que nos duren por más tiempo. En tercer lugar, como la idea es que las prendas se usen por mucho tiempo, no siguen las tendencias del momento (las cuales son cíclicas y suelen “pasar de moda” rápidamente) sino que tienen estilos clásicos o específicos, con textiles exclusivos que buscan ser únicos no solo en calidad, sino en diseño. Esto permite que las prendas conserven su valor a pesar del tiempo y estén siempre vigentes.

La corriente de slow fashion busca tener un impacto ambiental y social. Nos ayuda a consumir de manera inteligente: ahorrando dinero y siendo eco-amigables. Como indicamos antes, la idea es separar el concepto de moda del concepto de comprar. Estar a la moda no tiene que estar relacionado a irse de shopping (y perjudicar al planeta en el proceso), y eso es lo que Kate Fletcher trata de dejar claro.

Slow es una revolución, una alternativa a nuestra obsesión con la velocidad. Ves más cuando tomas las cosas más lento, como notas cada pequeño detalle cuando una película está en cámara lenta. Slow se puede manifestar en cualquier diseño, cosa, espacio o imagen que promocione artesanos/as locales, diseñadores/as locales y sabores locales. Es una idea sin fin que puedes hacer tuya, en cualquier manera que quieras. Slow funciona como un acto contrario a la vida fast y la desaparición de las tradiciones locales. En un mundo ruidoso, sobrepoblado y loco, es una buena idea para el alma vivir la vida mejor, viviéndola más lento.” Fuente: vorpalina.com a través de Pinterest


Información de base para el artículo obtenida de https://gestion.pe/tendencias/moda/consiste-corriente-slow-fashion-industria-moda-259509-noticia/?ref=gesr