Es 14 otra vez y el ambiente está inquieto. Si bien en Perú no se vive San Valentín tan intensamente como en otros países (esto va para ti, Estados Unidos), es difícil evitar dejarse llevar por el ambiente y mandar un “¡feliz san valentín!” a al menos un contacto de WhatsApp.

En efecto, San Valentín es un día consagrado exclusivamente a celebrar el amor, caracterizado por llenar las tiendas de rojo pasión y globos en forma de corazón. No obstante, su origen está rodeado de debate desde hace varias décadas.

Valentín de Roma, el mártir cristiano

Dibujo de la decapitación de Valentín de Roma. Fuente: National Public Radio

Una de las explicaciones históricas más famosas es la de la conmemoración de la muerte del mártir cristiano Valentín.

Era el año 269 después de Cristo y Claudius II el Gótico luchaba contra un ejército de bárbaros llamado coloquialmente “godos” o “góticos”. Hacía tan solo un año atrás que se había convertido en emperador, luego de asesinar a su predecesor, Galiano. Las tribus de bárbaros godos fueron la amenaza más grande a la que se enfrentó el Imperio Romano hasta entonces, y fue esa victoria la que le ganó el apodo de “el Gótico”.

El enlace entre Claudius y Valentín de Roma quedó registrado en las Crónicas de Nuremberg, de 1493 D.C. El sacerdote romano fue decapitado por predicar el cristianismo, ayudar a los cristianos en Roma y por rehusarse a negar su fe ante el emperador.

El mismo año de su ejecución fue declarado mártir por la Iglesia Católica Romana, y desde entonces el 14 de febrero se convirtió en un día para recordar a Valentín de Roma.

Valentín de Roma, el mártir cristiano (el remake)

Según una leyenda histórica extensamente aceptada, Valentín de Roma no solo predicaba y protegía a los cristianos perseguidos por las autoridades romanas, sino que los ayudaba a salir de las prisiones romanas donde eran torturados cruelmente.

Más aún, mientras esperaba a que se llevara acabo su condena de muerte, se enamoró de, Julia, la hija de su carcelero, Asterius. Julia, según la leyenda, era ciega, y Asterio decidió burlarse de la fe de Valentín y lo retó a curar su ceguera. Lo logró.

El día de su ejecución, el 14 de febrero de 296, Julia le escribió una carta titulada “A mi Valentín”. Se convirtió en patrón del amor y su nombre fue inmortalizado en lo que se convertiría en el día de San Valentín.

Sobre esta leyenda, Henry Kelly, un investigador de literatura medieval y renacentista de la Universidad de California, declaró a History que la figura de San Valentín como un mártir encarcelado o ejecutado es tan históricamente ambigua que resulta mítica, sobretodo su conexión con el concepto del amor.

Fiesta pagana vs Papa Gelasio

La siguiente historia de San Valentín tiene como protagonista a una festividad de suma importancia en la sociedad pre-romana: Las Lupercales.

Papa Gelasius I. Fuente: Iglesia.info

También llamadas dies Februatus, la fiesta de las Lupercales eran días de purificación y nuevos comienzos, bienvenida a la primavera y a la fertilidad. Se celebraba entre el 13 y 15 de febrero.

Era más sangrienta de lo que parece: un grupo de adolescentes desnudos, denominados como Luperci, sacrificaban a una cabra macho en un altar y, según los estudios de Yves Marie Duval, profesora de lengua y literatura latina en la Universidad de Paris, flagelaban vírgenes con correas del cuero de la cabra sacrificada con el fin de “ahuyentar” cualquier mal que pudiera resultar en infertilidad. Todo finalizaba en un banquete.

Acto siguiente, de acuerdo a la Société d’Études Latines de Bruxelles, el papa Gelasius I escribió una extensa carta al senador Andromaque argumentando en contra de esta celebración y pidiendo su abolición. Esta carta es parte de una compilación del número 65 de la colección “Sources Chrétiennes” o “Fuentes Cristianas”.

En 495 D.C, Gelasius declaró a las Lupercales como inmorales y fueron sustituidas por un día conmemorativo de San Valentín de Roma por lo que se cambió la fecha de 15 a 14 de febrero.

Una aproximación de lo que serían las Lupercales. Fuente: Anónima

Holiday Inglés

La realidad es que, antes de Geoffrey Chaucer, no se tiene ni evidencia ni registro histórico creíble de una tradición romántica los 14 de febrero.

En 1382, Chaucer, escribió un poema titulado Parlamento de los pájaros, en el que se menciona por primera vez al Día de San Valentín como un día de festejo para los enamorados. Ahí escribió la famosa línea: “For this was on Saint Valentine’s Day, when every bird comes there to choose his mate” o “Porque esto fue en el Día de San Valentín, cuando todos los pájaros escogen su pareja”.

Frangmento de Parlamento de los pájaros

El escritor inglés, que para entonces ya había empezado a redactar su famosa colección de cuentos, Los Cuentos de Canterbury, escribió el poema justo en la época en que se estaban instalando las ideas de romance y amor cortés a través del continente europeo. Para 1400, otros empezaron a escribir poemas conocidos como “valentines”, inspirados por el poema de Chaucer.

Desde entonces, la tradición anglosajona convirtió esta fecha en la celebración moderna que conocemos tan bien.

No obstante, Henry Kelly puntualiza que cuando Chaucer escribió la línea “cuando todos los pájaros escogen su pareja” probablemente estaba pensando en marzo: en Inglaterra es invierno en febrero.

Se podría deducir que, como los temas del amor, romántico, amical o familiar, el origen de este día tan especial puede bien nunca tener una respuesta segura. De todas maneras, resulta interesante darles una mirada a las historias más famosas sobre este día cada cierto tiempo y, ¿por qué no?, puede que surjan nuevas con el paso de los años.