Se me ocurrió hablar de dos películas totalmente distintas, con un drama propio, pero con algo en común: las dos compiten al Oscar a la mejor película.

 “Nebraska”

La película está dirigida por Alexander Payne, quien, a propósito, estuvo en el Festival de Cine de Lima, nos relata la historia de un anciano llamado  Woody Grant, quien, pese a estar aparentemente bastante abstraído de lo que pasa a su alrededor, no hace más que intentar viajar a Lincoln (Nebraska), en innumerables veces, para ir a recoger su premio, nada menos que un millón de dólares. La familia sabe que esto no está  más que en el imaginario del señor; a pesar de eso, uno de sus hijos -David- opta por no frustrar el sueño de su padre y decide llevarlo a recoger el supuesto premio. Esto desencadena una serie de interesantes hechos, acompañados de un genial soundtrack. Además, con una excelente fotografía de paisajes rumbo a Lincoln, los rostros de sus protagonistas dentro del vehículo, los exteriores e interiores de las viviendas.   

La cinta bien puede ser una pequeña joya cinematográfica, es prácticamente imposible no amar a cada uno de sus personajes. A Woody, por ser tan despistado y paradójicamente honesto; a David, por ser el hijo que lo deja todo y finalmente logra cumplir los deseos del padre; y a la esposa de Woody, Kate, quien le da el acento cómico a la historia y trata de convencernos a los espectadores que realmente todos querían ‘coger con ella’. La cinta tampoco se nos se nos hace tan lejana, ya que en un momento salen un par de mecánicos (a simple vista y oído, latinos) escuchando un vallenato de Los Embajadores, muy conocido en los 90.                                                                                                                            

Este filme nos lleva el reencuentro familiar, a la búsqueda de las raíces y a la necesidad de saber por qué hicimos lo que hicimos en el pasado. Payne definitivamente hace de esta una cinta más personal que con  Los Descendientes. “Nebraska” logra convertirse en una película bastante emocional, imperdible en estas fechas en vísperas del premio de la Academia, una historia totalmente auténtica e íntima, empezando por el sutil blanco y negro.

Está nominada a Mejor película, Mejor director, Mejor actor, Mejor actriz de reparto, Mejor guión original, Mejor fotografía.

 

Nebraska

“Gravedad”

 “Gravedad” nos lleva también a un viaje con una serie de sensaciones  opuestas a lo que nos produce “Nebraska”. Esta cinta dirigida por Alfonso Cuarón nos conduce más allá de  lo que estamos acostumbrados.

No hay mucho que contar, la historia es simple. Un grupo de astronautas, los cuales se encuentran en una misión para reparar un telescopio, deciden abortar el trabajo por un problema de ataque con misiles; esto ocasiona que la gran mayoría de ellos salga herido y se produzcan serios problemas técnicos. El resto de la cinta se concentrará en la supervivencia de su protagonista, Ryan Stone (Sandra Bullock).

Reconozco que al  inicio pensé que la historia terminaría agotándose, pues la verdad no lo hizo. “Gravedad” es una cinta llena de suspenso, con una fotografía impactante del espacio, aunque no pueda terminar por sacarme todo el glamour de George Clooney, tanto él como Sandra Bullock  hacen que los espectadores digamos: “Es suficiente”.

Otro gran protagonista del filme, sin duda, es el sonido rigurosamente trabajado. Durante toda la película tenemos estos tres componentes que la hacen una cinta impresionante. Convierte a Bullock en nuestra heroína, y una vez más nos demuestra que Alfonso Cuarón es un director bastante versátil, ya que desde Y tu mamá también hasta Harry Potter y el prisionero de Azkaban  nos demuestra que no pertenece a un solo género y no dejará de impresionarnos constantemente. Por estas razones, “Gravedad” es una buena opción para la Academia, es una cinta comercial, con actores taquilleros y ha sido muy bien acogida en varios países, no daría una gran sorpresa que se llevara finalmente la estatuilla a Mejor película del año, a fin de cuentas es una buena película, con un final optimista y con un drama que logra conmovernos por momentos.

 Va nominada a Mejor película, Mejor director, Mejor actriz, Mejor diseño de producción, Mejor fotografía, Mejor edición, Mejor score,

Mejor edición de sonido, Mejor mezcla de sonido, Mejores efectos visuales. 

 

images

 

Síguelos también en este video: