A pocas semanas de acabar el 2018, muchos de nosotros comenzamos a tener angustia de saber que el verano se acerca cada vez más rápido y no tenemos el físico que nos propusimos un año antes.

Solemos tener la misma paradoja año tras año y nos frustramos al nunca ver el resultado que anhelamos: un cuerpo esbelto y libre de esos kilos extra.

¿Qué es lo que pasa? ¿Cuál es el problema? ¿Qué estoy haciendo mal?

Leemos una variedad de dietas que nos prometen bajar de peso en tiempo récord, menús que lo único que nos provocan es querer quedarnos como estamos y hasta pasa por nuestra mente ahorrar para una de esas operaciones milagrosas.

En el siguiente artículo, conoce paso a paso, formas sencillas y efectivas para que este verano 2019 sea el que tanto has esperado.

 

 

1. ¿Adelgazar sin dietas ni ejercicios?

 

Oírlo suena increíble y más aún cuando vemos a ese amigo(a) que siempre come de todo y nunca engorda, pero todas estas personas tienen un metabolismo rápido y gracias a él se mantienen delgados.

Sabemos muy bien que cada cuerpo es diferente y que el hecho de que otros puedan hacerlo no significa que, si sigues sus pasos, tú también vayas a poder. Lo mejor es buscar alternativas que vayas acorde a ti y al estilo de vida que has decidido llevar.

A pesar de esto, sí es posible adelgazar sin ejercicio, pero no es lo más recomendado ya que, aunque ya te estés sintiendo feliz con esta noticia, la actividad física es imprescindible para adelgazar de forma óptima y para que te mantengas saludable. No olvides que el sedentarismo no solo se adjunta a las personas con sobrepeso sino también se puede dar en quienes lucen delgado.

No tengas miedo de mover los músculos de vez en cuando: estirarte siempre la despertar, subir escaleras y caminar en vez de coger el auto cuando se trate de lugares cercanos.

 

2. Volverte loco contando calorías

Todos alguna vez lo hemos hecho, caímos en la tentación de querer vivir contando calorías; sin embargo, estos cálculos te terminaran agobiando. La verdad es que no hace falta contar calorías para adelgazar, al menos no en un principio.

Puedes empezar disminuyendo en tu dieta alimentos como procesados y  bebidas artificiales, así como también la cerveza; también puedes utilizar las proporciones de un plato: la mitad de verduras y vegetales; un cuarto de grasas saludables y otro de carbohidratos.

Al añadir a tu dieta alimentos con pocas calorías, restarle los alimentos con una gran cantidad de estas y realizar actividad física de manera constante; ya estarás haciendo un buen trabajo.

Si no quieres hacer cálculos, contar las calorías cada vez que vayas a comer o tomarte esto de “adelgazar” muy en serio, empieza dando pequeños pasos.

 

3. ¡No te desesperes!

Queremos ver resultados increíbles de forma rápida: 10kg menos en un mes, ver un abdomen plano, no tener la piel flácida, etc.

El desesperarnos tan solo nos causará estrés innecesario, eso que por supuesto no necesitamos en nuestro camino rumbo a una vida saludable.

A partir de estos cuestionamientos surge una pregunta importante: ¿cuántos kilos al mes debo bajar para saber que mi dieta funciona?

Esta pregunta depende de la situación de cada persona, pero vamos a enumerar algunos ejemplos para poder resolver esta duda.

Las personas con una gran sobrepeso o sedentarias suelen perder una gran cantidad de kilos los primeros meses. Esto se debe a la retención de líquidos.

Sin embargo, pasada este etapa, cuando alguien con obesidad llega a un ligero sobrepeso o una persona con sobrepeso consigue que su organismo se acostumbre a su nueva forma de vida, lo ideal es bajar un máximo de 2 kilogramos al mes (medio kilo a la semana).

Aunque esto sea así no debes asustarte si notas que estás bajando más kilos, pues, nuevamente, no olvides de cada cuerpo es diferente. También hay personas con el metabolismo acelerado que pierden peso muy rápido pero, debido a esto, no pueden ganar masa muscular.

 

4. ¿Cuándo me veré como quiero?

Y llegamos a la pregunta del millón, la que mantiene ansiosos a todos los que han decidido ir al gimnasio, a comer saludable y a privarse de esos pequeños placeres como dormir hasta tarde en vez de salir a correr, almorzar hamburguesas sin ensalada y tomar solo bebidas azucaradas sin tomar agua en todo el día.

Muchos se desaniman, aunque estén perdiendo peso, al ver que “no han cambiado nada”. Debes tener paciencia y esperar a que el cambio llegue, con perseverancia tú también puedes adelgazar. Recuerda que lo que hará que los resultados lleguen será la voluntad y constancia que tengas.

No tengas prisa en adelgazar, el cambio físico llegará proporcional a tu esfuerzo.

 

Para más información, dale click al siguiente link: http://yopuedoadelgazar.com/dietas-y-alimentacion/aprende-a-leer-una-etiqueta-nutricional/