Cada vez más, el género urbano va ganando lugar en todos los ámbitos de nuestras vidas. Desde que nos levantamos escuchamos la música que está de moda y vamos a nuestros destinos de estudio o de trabajo con emisoras que nos activan. A pesar de su gran impacto, me atrevería a decir, a nivel mundial, que este género musical es bastante cuestionado debido al contenido de sus canciones. Entre los temas más polémicos se encuentra la discriminación, el abuso a la mujer (normalizado) y el machismo. El peligroso ritmo pegajoso de la música hace, lamentablemente, que niños, jóvenes y adultos canten a todo pulmón frases como “[t]engo mujeres que se ponen en diferentes poses/ Y fuman yerba antes de los 14” (“Flow Cabrón” – Arcángel ft. Tali), donde es más que evidente la figura de superioridad masculina, quien tiene a su disposición a cualquier mujer (menor de edad).

Casos aún más fuertes y explícitos existen. Frases que colocan a la mujer como un simple objeto de deseo y satisfacción. El reggaetón de por sí da la impresión de ser un estilo musical centrado en lo sensual y atrevido. Sin embargo, esto no significa que deba seguir propagándose las ideas contra las que se han ido luchado históricamente: principalmente, como ya se ha mencionado, el machismo y la violencia sexual.

¿Qué tiene que ver la poesía en todo este rollo “banal”? Desde hace unos años se han venido realizando experimentos sociales en los que se pone a prueba la capacidad de las personas en distinguir la letra de una canción del género urbano y la letra de un poema. Estas melodías de moda también utilizan recursos literarios (en muy pocos casos, la verdad) y rimas para darle una complejidad y armonía a los textos. Debido a ello, se puede confundir ligeramente entre estas letras potentes y un verso poético.

¿Podrás ser capaz de distinguir si es que las letras a continuación pertenecer a una canción de reggaetón o a un verso histórico? ¡Comencemos!

Mueve tu espléndido torso
por las calles pintorescas,
y juega y adorna el Corso
con rosas frescas

¿Alguna canción que conoces? ERROR. Se trata del 11vo verso del poema “Canción de carnaval” del modernista Rubén Darío. Un nicaragüense que juega con la conexión entre ser humano y naturaleza por medio de lo sensorial.

Sabe que no debe mirarla de cerca,
porque hay razones más terribles que tigres
que le demostrarán su obligación
de ser un desdichado,
pero humildemente recibe
esa felicidad, esa ráfaga

¿Regresamos a nuestro reggaetón antiguo con el toque romántico? ERROR. Borges y su poema “Alguien” son quienes están detrás de estos hermosos versos. Su análisis riguroso acerca de temas universales (tiempo, existencia, las deidades…) hacen de Jorge Luis Borges uno de los mejores en Latinoamérica, en todos los tiempos.

Resultado de imagen para jorge luis borges

Cuatro abrazos y un café
Apenas me desperté
Y al mirarte recordé
Que ya todo lo encontré

Seguimos con el tema del amor. Esta vez, acerca de un despertar cariñoso acompañado de un café y una dulce mirada. Ojo con la súper rima que ha generado el autor de estas letras ¿Bastante romántico para una canción que te empila? Pues, déjame decirte que se trata de la canción “Calma” de Farruko y Pedro Capó.

Resultado de imagen para farruko y pedro capo

¡Lanza dos temas más, DJ!

Y como Adán y Eva tengamos nuestros pecados
Como dos ladrones un secreto bien guardado
Un camino y un destino asegurado
Donde estos fugitivos se han amado

Alusión a la creación del mundo, figuras mitológicas, implicancia del destino, ¿muy complejo para ser una simple canción de reggaetón? Aunque muchos no lo crean, Paulo Londra con “Adán y Eva” combina la historia de los primeros habitantes (según las narraciones bíblicas) con situaciones cotidianas que se suelen expresar por medio de la música urbana.

Imagen relacionada

Amor, en el mundo tú eres un pecado!
Mi beso en la punta chispeante del cuerno
del diablo; mi beso que es credo sagrado!

Finalmente, tenemos unas líneas que transmiten el deseo del amor. El pecado también es una palabra que se repite en este caso y, se añade a la cuestión, los besos que simbolizan un modo directo de transmitir las pasiones del interior. Unas líneas bastante cargadas de erotismo y religiosidad. ¿Reggaetón o poesía? Se trata nada más y nada menos que la segunda estrofa del poema “Amor prohibido” de César Vallejo.

Resultado de imagen para cesar vallejo

Estos son sólo algunos de los ejemplos de algunas letras de moda y versos profundos que pueden confundirse respecto de su género. Antes de concluir este artículo, es importante mencionar lo cuidadoso que hay que ser en la difusión de este tipo de música, no por su ritmo, sino por el contenido de las letras.

En la actualidad, las canciones de reggaetón suelen, en su mayoría, contener situaciones y sensaciones de índole sexual y erótico. Con tan sólo leer los primeros párrafos de las canciones de moda, nos podemos encontrar con narraciones de contactos entre cuerpos o sometimiento de las mujeres. La preocupación se encuentra, más que nada, en el ritmo pegajoso de esta música, el cual hace que los mensajes oculten su verdadero contenido, y se extiendan por la simple y repetitiva musicalidad.

Ojo con eso. Sobre todo, en cómo los niños manipulan este contenido y dejan que mensajes machistas y discriminadores se sigan propagando, en vez de ser expulsados.



Este artículo sólo quiere mostrar la similitud, en cuanto a ritmo y algunos temas cotidianos, que puede existir (para algunos) entre letras de reggaetón y versos poéticos. No se quiere hacer una lectura de manera que se consideren ambas letras como iguales en valor o trabajo.