“¡¡EN LA FINAAAL!! GANAMOS POR PENALES EN UNA SEMIFINAL INTENSA. ASÍ SOMOS, LO MÁS GRANDE DE ADECORE, ASÍ ES SM, GRACIAS ENRICOOO LA PTM, GRACIAS AL ARQUERO, MANOS DE DIOS, NICOLÁS DAÑINO. JUEVES JUGAMOS CONTRA LOS INDIOS DEL SALESIANO. TENEMOS QUE DEJAR LA VIDA, GARGANTA, SUDOR, TODO. JUEVES OTRA VEZ NOS VOLVEMOS A VER ETERNA BURLA… “

Este fue el comentario que, entre muchos otros, fue “descubierto” y mostrado al público por el diario El Comerio hace unas semanas. Aparentemente, algunos chicos del colegio Santa María, inspirados por la final de la copa Adecore, comenzaron a llenar en su grupo de Facebook, “Furia Santa SM”, con dichos comentarios donde se tildaba de “indios” a los del colegio Salesiano. Por supuesto, poco después de haberse hecho noticia, los mensajes fueron borrados y el colegio declaró abiertamente que rechazaba la discriminación y el racismo en cualquiera de sus formas.

Pero hay que ser sinceros, esta es una triste ficción que todos sabemos. Y no me estoy refiriendo únicamente al colegio Santa María, sino a varios colegios privados de “alto prestigio”- por no decir alta pensión-, en Lima; ya que no es en otro lugar que en el mismo colegio donde se crea una noción de discriminación, como si esta fuese algo natural, algo propio de la realidad de la que formas parte. Algo que, obviamente, no es incentivado por el colegio como institución, pero cierto es que este conoce de su presencia y no trata el tema como debería.

Es por eso que los chicos que hicieron esos comentarios, con una suerte de anónimo que los salvó de una lapidación social en las redes, no pensaron que algunos de estos -con un indio aquí y otro allá- en un grupo con no más de tres dígitos, hubiese terminado hecho noticia en El Comercio. Y es que francamente, esto no es nada con lo que en realidad se escucha en los partidos a la hora de jugar. Allí es donde las barras se acusan mutuamente de malos, maricones, gallinas, indios, cholos, gringos y misios (dependiendo de cuál sea tu colegio). Por suerte, esto ha sido regulado, en algún procentaje, estos últimos años, pero aún persiste.
Una situación  similar  me sucedió hace unos dos años. Tras un partido perdido contra el Santa María, cuando ya nos habíamos separado de las barras y caminábamos tranquilos por las calles, unos niños, bastante menores que yo gritaron desde una camioneta:

-¡Jódanse, indios de mierda!

No importó que estuviese con un chico rubio a mi costado, para algunos es tan simple como el hecho de pertenecer a un colegio con una pensión más barata, o un “prestigio” distinto, para ser llamado indio. Y esto me preocupa hasta el día de hoy. No pretendo decir que todos en dicho  colegio sean o actúen así, ni mucho menos, pero sí que existen grupos bastante considerables, en distintos colegios privados, que discriminan a otros por no ser de un colegio tan exclusivo como al que ellos pertenecen. Y si esta es la percepción entre colegios privados, me pregunto cómo será la de estos frente al resto de los colegios de Lima.

Fuente: http://elcomercio.pe/movil/deporte-total/futbol-peruano/racismo-futbol-final-escolar-adecore-no-se-salva-noticia-1727872