Julio Cortázar

El argentino Julio Cortázar nace en el año 1914 para hacer historia en su país de origen y en el destino soñado por los latinoamericanos de la época: Europa (especialmente, Francia). Como todo escritor, tuvo influencias significativas, especialmente por el lado de la música. Fiel seguidor del jazz, hizo de sus obras un ritmo de improvisación, al igual que la música mencionada. En el jazz, se demanda la participación de todos y no hay garantía del resultado, debido al azar respecto de los ritmos e intervenciones de instrumentos. Es importante mencionar también que los textos de Cortázar también se ven comprometidos políticamente; además de tener presente una dimensión autobiográfica del autor.

Se puede hacer un pequeño recuento de las obras del autor a partir de su eje fantástico plasmado mayormente en sus cuentos. Su primer libro de cuentos fue publicado en el año 1951 y tiene como título “Bestiario”. El mismo título evoca una serie de ilustraciones o una enciclopedia de animales. En esta selección de cuentos, las situaciones totalmente extrañas se normalizan. Se dan en realidades tal como las concebimos ahora, sin un marco cultural de aceptación, tal como sucede en la dimensión real maravillosa que “apoya” la extrañeza. Algunos ejemplos concretos para entender esta visión de lo fantástico son los siguientes. En “Lejana”, se narra la historia de una chica burguesa de Buenos Aires llamada Alina Reyes, quien narra a partir de los apuntes en su diario sus actividades cotidianas y la existencia de una figura desconocida, distinta a ella, pero con una conexión estrella debido a su situación de oposición total. Esta ‘otra’ o “La Lejana”, como se configura en el cuento, es una mujer indigente de Budapest que es maltratada por su pareja. A partir del juego de palabras, de los anagramas, Alina trae a colación a a la Lejana, hasta que llega a existir una comunicación -por medio de la consciencia- entre ambas figuras. Alina Reyes tiene el presentimiento que se encontrará con Lejana en un puente en Budapest. En las últimas líneas del cuento, desde un narrador fuera de la diégesis narrativa, se describe cómo se lleva a cabo este encuentro y se da un cambio de identidad entre ambas figuras. Otro cuento de esta índole ‘extraña’ es “Carta a una señorita en París”, relato en el que el narrador y personaje principal vomita conejos. El elemento fantástico se normaliza mediante la actitud de este personaje ante la situación. No existe ninguna extrañeza por parte del personaje, incluso le cuenta a esta señorita Andrée lo que ocurre con total naturalidad. Finalmente, en “Bestiario”, cuento con el mismo nombre que el libro de la selección, se cuenta cómo una familia, Los Funes, viven su día a día con un tigre en su casa. Lo que llama la atención (respecto de la transición de algo extraño a algo normal) de este relato es la interacción entre el animal y la familia. Existe un encargado de avisar a los demás en qué habitación está el tigre, de manera que ninguno corra peligro de entrar al mismo espacio que este animal. Sin embargo, no existe ninguna señal de alarma o una actitud de miedo hacia un ser realmente grande y salvaje.

En suma, este estilo de Cortázar y su manera de abordar lo fantástico ha sido trabajo por bastante críticos como Alasraki y la conexión con la teoría de Freud acerca de lo unheimlich (lo “ominoso”). Incluso, el mismo autor en “Del cuento breve y sus alrededores” explora el universo único de sus cuentos y el símbolo de exorcización que tiene la escritura para él. En “Rayuela”, el núcleo se encuentra en el tema de la novela experimental, la conexión del momento entre Buenos Aires y, la vida soñada y bohemia en París, así como la influencia del jazz en la vida de Cortázar y, por supuesto, en su escritura con tonos de improvisación y descontrol.

Rayuela (libro)

Rayuela es una obra del año 1963. Es considerada una novela experimental, debido a la época de su aparición, así como por las características propias de la reacción al realismo social de los cincuenta. Entre los principales rasgos de este tipo de novelas se encuentran los siguientes (1) : (i) la presencia de personajes con problemas de identidad que intentan encontrarse a sí mismos; (ii) una crítica a una época anterior, que ha marcado la vida de los protagonistas; (iii) la desaparición del argumento en el sentido de que la trama, a veces, es simplemente una excusa para la digresión y para introducir opiniones diversas; (iv) la dificultad estructural dado el empleo de técnicas narrativas complejas (secuencias en vez de capítulos, multiplicidad en la focalización y el contrapunto -cruce de historias-). Respecto de este punto, “Rayuela” es una obra que demanda un lector activo, es decir, que participe y se involucre en la construcción de la novela; alguien que siga los cambios de narrador y de escenarios como si estuviera jugando, justamente, el juego de la Rayuela o “Mundo” como se conoce en Perú y otros países del continente; (v) la ruptura del tiempo -por la influencia del cine-; y (vi) la renovación del lenguaje literario (por los extranjerismos y neologismos). Cada uno de los aspectos mencionados se encuentran a lo largo de la novela a través de la historia de Horacio Oliveira y su relación con la Maga, una mujer emotiva que se contraponía a la actitud analítica y fría de Oliveira.

Los personajes de Rayuela pueden catalogarse como unos de estirpe romántica. Tal como menciona Roberto González Echevarría en una entrevista (2) , “[l]a gran literatura latinoamericana, y en esto sigo una idea de Alejo Carpentier, es de estirpe romántica, fundamentada en grandes creadores que exponen su yo creador a las tempestades de la historia, a las sacudidas metafóricas y reales de terremotos que recorren el continente […]”. Se recupera una tradición, el París de antaño, por ejemplo, mientras que se escapa del país de origen por crisis de identidad o por un amor totalmente pasional, pero verdadero. En adición a las tensiones del origen y la cultura, en “Rayuela” nos encontramos con una dicotomía de París y Argentina (Buenos Aires). Entre ambos puntos del mundo existe una conexión por parte de la vida bohemia y artística de los personajes. Tal como se mencionó en líneas anteriores, lo que más buscaban los latinoamericanos escritores de aquella época era irse a París, lo que en el mundo moderno-contemporáneo fue el “American Dream”. Esa era la ciudad que albergaba la cultura viva de la literatura y las tertulias bohemias del mundo del artista.

Rayuela (obra de teatro)

“La Cuarta Pared Argentina” (3) es un grupo teatral fundado en el año 1992 en Buenos Aires por Horacio Rafart. Desde un comienzo, se dedicaron a poner en escenas obras clásicas, pero con el tiempo y la inclusión de la investigación dentro del grupo, fueron sacando obras propias y adaptaciones de libros modernos-contemporáneos. uno que vi hace un par de años de el Centro Cultural Ricardo Palma fue “El Túnel”, una adaptación de la novela de Ernesto Sábato. Justamente, Horario Rafart comenta que años atrás se reunieron con el escritor, lo cual les sirvió de insumo para el montaje de la obra. Regresando al tema de “Rayuela” hace un par de días fui a ver el montaje de la obra, también presentada en el CC Ricardo Palma y me pareció alucinante. Me gustaría rescatar algunos puntos de comparación entre lo mencionado anteriormente respecto de la novela experimental y la obra teatral.

En la obra teatral, como se aprecia en la primera característica de la novela experimental, existen los problemas de identidad por los que atraviesan los personajes. Horacio Oliveira entra en distintos momentos de reflexión acerca de la muerte, su identidad, así como su relación con la Maga. Las reuniones de amigos, también propuestas en la puesta en escena, alimentan la atmósfera bohemia del personaje y de la época. Además de discutir de temas de arte y beber bastante, critican a la Maga por el hecho de ser una mujer poco capaz de muchas cosas. En una pequeña escena, incluso la minimizan refiriéndose a ella como alguien totalmente inferior, que simplemente no importa. Sobre la figura de la mujer en general existe una visión machista ya marcada. Aparte de la escena en donde se habla de la Maga, se da otra en la que se utiliza al cuerpo femenino como un objeto. Creo yo que estas manifestaciones son propias de la época y de la cultura latinoamericana. El tema de la desaparición del argumento como excusa para un debate de opiniones también apareció en la pieza teatral. Con ayuda de la iluminación centrada sólo en el personaje se le otorga una mayor importancia a su imagen y su discurso. Múltiples veces se dio este caso. Finalmente,  lo que respecta a las técnicas narrativas, en el teatro el cambio de focos de atención y el cruce de historias se representó a partir de la utilización de vestimentas y voces distintas para los múltiples personajes que aparecían. Otro dato importante es el elemento del cine en la obra de teatro a partir de la proyección de un video corto simulando a la Maga.

Me gustaría ir más a detalle de la obra, pero es una que vale muchísimo la pena verla y no contarla a través de un pequeño artículo. La temporada de “Rayuela” de “La Cuarta Pared Argentina” finaliza este 10 de febrero. Recomiendo al 100% ir a verla y, por supuesto, a seguir leyendo.

Horacio Rafart y Guillermo Ale

Referencias:

  1. http://recursos.cnice.mec.es/lengua/glosario/mostrar_termino.php?cod=396
  2. https://www-jstor-org.ezproxybib.pucp.edu.pe/stable/41676232
  3. http://grupocuartapared.blogspot.com/p/historia.html