El día de hoy culminó el Campeonato Mundial de Vóley Femenino en la categoría Sub-20, dejándonos con las ganas de más, pues este año, sin duda, no ha sido uno de los mejores para el vóley peruano.

En julio, se jugó en nuestro país el Mundial de Vóley Sub-18, en el cual, si bien culminamos la primera fase encabezando el grupo A con equipos como Egipto, México, Corea del Sur y China Taipéi, la derrota frente a Polonia en la etapa final del torneo nos llevó hasta el puesto 16 del campeonato.

Asimismo, en simultáneo, la selección Sub-23, a cargo de Natalia Málaga, se encontraba en Turquía compitiendo por un puesto en el Mundial. Sin embargo, su participación no fue buena ya que, nos quedamos en la fase de grupos. Nos encontrábamos en  el grupo B junto con  República Dominicana- quienes quedaron terceros en el torneo-, Japón, China, Tailandia y Cuba, y de los cinco partidos que jugamos, logramos ganar solamente uno contra el sexteto cubano, equipo que terminó último en la tabla.

Por otro lado, del 22 de agosto al 5 de septiembre, en Japón se desarrolló la Copa Mundial de Voleibol Femenino. Nuestra selección  participó y, al igual que en los dos certámenes anteriores, no obtuvo un buen resultado. Las dirigidas por Mauro Marasciulo quedaron en el puesto 11 en la tabla, tras ganarle solo a Argelia, equipo que ocupó el último lugar del torneo.

¿Qué pasó con la Sub-20? Hace 2 años estas mismas chicas quedaron cuartas en el mundo tras una exitosa participación en Turquía, igualmente al mando de Natalia Málaga. Por esta razón es que las expectativas que se tenían para este mundial eran muy altas, pues el conjunto peruano debía superar su actuación del campeonato anterior. Sin embargo, ello no se logró.

Si bien empezamos con el pie derecho, ya que el equipo  dirigido por Natalia Málaga logró la victoria en sus primeros cuatro partidos con un score de 3 – 0 contra Serbia, China, México y Bulgaria, las derrotas contra Japón y República Dominicana nos dejaron fuera de las semifinales. Fueron partidos que se pudieron ganar; no obstante, el juego de las juveniles decayó.  El día de hoy las chicas jugaron contra Serbia para conseguir así un quinto lugar en el torne; sin embargo, fueron derrotadas y quedaron en el sexto lugar.

Pero no todo fue malo en esta participación, puesto que Villacorta (líbero), Ángela Leyva y Coraima Gomez fueron parte de las mejores defensas del campeonato. Asimismo,  no tengo duda de que las chicas dejaron todo en la cancha y que seguirán entrenando para conseguir mejores resultados.

En general, considero en cuanto a la Sub-20 que el equipo ha progresado; no obstante, aún tiene cosas por mejorar. El voley peruano ha caído en su totalidad, y ello solo mejorará si se empieza a trabajar desde las categorías menores, tanto en la parte técnica como en la disciplinaria para que no ocurra lo que normalmente pasa: llegar al equipo mayor y que la competencia caiga. Por otro lado, este ha sido el ultimo campeonato de Natalia Málaga junto a estas chicas, pues ellas pasarán a mayores y, como mencioné anteriormente, se espera que su nivel de juego no baje al llegar a esta categoría, pero esto ya queda en manos de Mauro Marasciulo, pues se está llevando a un gran grupo.

Ojalá que las próximas participaciones sean mejores para selección y que las chicas sigan creciendo deportivamente.