Entre levantarnos temprano, soportar el caos del tráfico y estudiar largas horas para obtener el mejor promedio posible, nuestro cuerpo merece un descanso, pero no solo eso: necesita un momento para relajarse y consentirlo.

En el mercado existen diversas maneras de darle a tu organismo lo que necesita; sin embargo, en este artículo nos centraremos en cómo cuidar nuestra piel.

Como muchos sabemos, nuestro rostro es la parte del cuerpo que está más expuesta a la contaminación, lo que conlleva a la aparición de granos, manchas y hasta arrugas a temprana edad. Para evitar aquello, es importante tomar las medidas necesarias con los productos adecuados.

1) Piel

El paso número uno es identificar el tipo de piel que posees (seca, grasa o mixta). Una vez que sepas aquello, deberás mantener un régimen de limpieza suave para mantener el equilibrio. Si te maquillas todos los días, es sumamente vital quitarte antes de dormir hasta el último resto de maquillaje para no perjudicar tu piel.

En segundo lugar, la exfoliación es un paso fundamental si hablamos de limpieza facial. Es importante exfoliar tu rostro con los productos adecuados una o dos veces a la semana. Recuerda que el agua y jabón no son suficientes para tener una piel tersa.

Por último, no hay nada mejor para tu piel que la hidratación.
La dermis está compuesta por un 70% de agua, y la epidermis, por un 15%. Para mantener un buen nivel de hidratación, es importante emplear un cuidado diario hidratante que equilibre el nivel de agua en el corazón de la piel.

2) Ojos

Los ojos y los alrededores son una de las partes más sensibles de nuestro rostro. El maquillaje, el no dormir lo suficiente y el ambiente son capaces de causarnos ojeras, bolsas al inferior de nuestros ojos y las temibles “patas de gallo”. La piel del contorno de los ojos es diez veces más fina que la del resto del rostro. Para su limpieza, elige una rutina específica.

Para evitar el riesgo de alergias asociadas con el uso de un producto que no se adapte a tu piel, elige un maquillaje hipoalergénico especialmente formulado para satisfacer las necesidades de todos los tipos de piel, incluso las más sensibles.

3) Labios

Tener los labios agrietados y secos es un problema muy común. Las causas son varias: el frío, el aire, el calor, el ambiente seco, deshidratación, una mala alimentación, por falta de vitamina A, B y C… Todos estos factores hacen que los labios se irriten y pierdan su lubricante natural. 

Existen miles de consejos y secretos para el cuidado de tus labios, pero yo te voy recomendar lo que, en mi perspectiva, es lo más importante:

  • Evitar lamerte los labios, ya que la saliva produce sequedad.
  • Llevar siempre un labial hidratante en el bolso para mantener hidratados los labios durante todo el día
  • Evitar fumar, beber mucho alcohol y tomar cafeína frecuentemente.
  • No arrancar nunca las pieles de los labios, ya que así nos pueden aparecer manchas. 

Luego de todas estas recomendaciones, podrás preguntarte cuáles serían los productos indicados para el cuidado que tu piel necesita. En el Perú, existe una marca llamada Nu Skin. Esta marca te ofrece lo que necesitas para un excelente cuidado corporal y facial con la calidad que te mereces.