Recuerdo que mientras conversaba con un grupo de amigos sobre nuestros favoritos en esta temporada de NFL, llegamos a la conclusión de estar preparados para otra temporada mala de los Cleveland Browns. Una franquicia que ya venía en caída libre, pero que tocó fondo la temporada pasada, al haber alcanzado la marca de 0-16, la peor marca de una franquicia de NFL luego de los Lions de Detroit en el 2008. No obstante, parece que no vimos el futuro que estaba por venir.

Era la semana uno, y los Browns enfrentaban a los Steelers en los primeros juegos de la temporada. Tras un primer cuarto para el olvido, en el segundo apareció la jerarquía de los Steelers y anotaron el primer touchdown del partido. Ahí, para muchos, el partido iba de lo más normal, pero las cosas cambiaron para el segundo tiempo. Hacia el inicio del tercer periodo, Tyrod Taylor consigue anotar por la vía del touchdown los primeros siete puntos para el equipo. Desde ahí, todo cambió: La ofensiva de los Browns respondió de una manera inimaginable hasta llevarse el último cuarto para forzar el partido a tiempo extra. No obstante, los mismos Browns se quedaron a un field goal, cortesía de TJ Watt. Empero, los Browns olvidarían la marca de 0-16 con aquel empate.

Si bien cayeron en la segunda jornada ante los Saints en los últimos momentos del último periodo, la franquicia decidió cambiar su futuro al despedir al pateador Zane González por su accionar en los últimos partidos y a Josh Gordon, wide receiver del equipo con gran talento, pero con problemas de abuso de sustancias. El equipo se reforzaría con Antonio Callaway como nuevo WR. Sin embargo, la semana tres cambiaría completamente nuestras perspectivas de juego.

Semana tres, los Browns jugarían un partido de jueves por la noche ante los Jets. Un partido que para muchos, si se jugaba un domingo pasaría completamente desapercibido. Y empezaba así para los Browns, que hacia el final del segundo cuarto el marcador daba Jets 14-0. Quedaba 1:42 por jugar y Tyrod Taylor recibe una conmoción que lo deja fuera del campo. La era Mayfield estaba por comenzar.

Baker Mayfield, nacido en 1995, saltó a la palestra hacía unos años en el fútbol americano universitario, en la polémica por su transferencia de Texas Tech a Oklahoma, lo que imposibilitó su participación en su nueva universidad en el 2014 (“Mayfield rule”). En el presente año, fue escogido por el equipo de los Browns en su primera elección, luego de haber obtenido la temporada pasada el Trofeo Heisman, dado a los mejores jugadores del fútbol universitario. Hasta la fecha de aquel encuentro contra los Jets no había acumulado minutos, por lo que era su momento.Y lo fue.

Hacia el tercer periodo, el resultado de 3-14 a favor de los Jets terminó siendo revertido a un 14-14, gracias a dos touchdowns y dos conversiones de dos puntos. Desequilibró a la ofensiva de los Jets y para el último periodo, solo hizo que el cuadro rival sumara tres puntos más a su cuenta. Los Browns sumaron 7 puntos más. Por primera vez en dos años, la franquicia de Cleveland volvía a ganar en la Liga: 635 días y 19 duelos tuvieron que pasar para ver una victoria más de los Browns.

Sin embargo, esto fue gracias a Mayfield. El equipo cambió completamente su sistema de juego. Se convirtió desde aquel momento en el quarterback titular del equipo, la noche en la que rompió varios récords: Es el primer quarterback desde 1961 que sale de la banca, recorre más de 200 yardas y lleva a su equipo a la victoria. El equipo, si bien, no ganó la semana siguiente, forzó un tiempo extra con el cual casi se lleva un nuevo registro al marcador. Algo que sí ocurrió esta semana:

Mayfield conectó 25 de los 43 envíos, marcando un touchdown para la victoria en tiempo extra contra sus archirrivales, los Ravens. Un partido agónico que se definió a través de un defectuoso kick, pero que pasó los palos para la victoria del cuadro de Ohio por 12-9.  La historia está cambiando para los Browns tras la llegada de Mayfield como el nuevo Quarterback del equipo, no obstante ¿Será suficiente para llevar al equipo a romper la racha de 15 temporadas sin llegar a los playoffs?