Letras, se acercan los parciales y muchos de nosotros, por no decir todos, pasamos noches enteras terminando de leer las lecturas programadas para los exámenes. Algunos se tomaran un tiempo para descansar de todo el estrés que esto causa, entrarán a Facebook o tuitearán lo estresados que están, y hasta algunos leerán un libro algo más interesante de lo que están habituados a leer, quizás “Harry Potter”. Y si te dijera que este libro, al parecer tan inofensivo, está censurado. La magia y la hechicería fue la principal causa de su censura en los Emiratos Árabe Unidos. Pero este no es el único caso, al parecer a los chinos no les gusta que los animales posean cualidades humanas, este fue el motivo para que censuraran también “Alicia en el país de las maravillas”. La pasión y el deseo que demostraban los relatos de “Las mil y una noches” provocaron que, en Egipto, se prohibiera su circulación por ataque a la moral. Por otro lado, también están los motivos religiosos que censuraron a libros como “El origen de las especies” de Charles Darwin, “El Decamerón” y “El Código da Vinci”. Un dato sorprendente es la censura en algunas escuelas del “Diario de Ana Frank”, un libro de una niña que cuenta, desde su inocencia, los horrores de la II Guerra Mundial.

Es fascinante como estos libros tan inofensivos para nosotros pueden causar tanta polémica en otros países. Todos los libros antes mencionados son accesibles en cualquier librería o biblioteca de nuestro país (espero…), mientras que en otros lugares no son ni siquiera conocidos.