Editado por Natalia Huerta

Cada vez falta menos para que las horas de descanso, los días de playa y las tardes de Netflix acaben. El inicio de clases está más cerca de lo que parece y por ello es importante que nos preparemos desde ya.

En el artículo de hoy les brindaré tres sencillos consejos para iniciar el ciclo de la mejor manera.

Prepárate desde hoy

Compra lo necesario: cuaderno, lapiceros, resaltadores… Todo. Haz una lista y asegúrate de tener todo necesario para que tu ciclo sea exitoso. Otra manera de motivarte para la vuelta a clases es comprarte algo de ropa: un polo que te gusta, un pantalón, una blusa o algún accesorio. De esta forma te sentirás contento/a de usar tu nueva adquisición en tu primer día de clases.

Recicla los útiles del año pasado

Tómate una tarde para chequear tus materiales. Saca las hojas que hayan sobrado de tus cuadernos u hojas blancas que queden de tus lecturas. También prueba tus lapiceros y descubre cuáles aún pintan. Ve desechando y guardando lo que sirve y lo que no. Elige qué llevarás a clases y qué dejarás en tu escritorio. Créeme… encontrarás muy relajante esta actividad y tendrás una visión de cómo realizarás tus apuntes.

*Tip Extra: Con las hojas sueltas puedes hacer un cuaderno único o usarlas como blog de apuntes para resúmenes de lecturas.

Crea hábitos

En las vacaciones solemos dormir y despertar tarde. Lo mejor que podemos hacer es acostumbrarnos desde ahora a establecer un horario de sueño que se ajuste a nuestras necesidades de estudiante. No queremos que en la vuelta a clases nos sea pesado despertar temprano.

Por lo general, tenemos los syllabus de los cursos a los que nos hemos inscrito con anticipación, por lo cual es importante que los revises y busques algo de información. Recomiendo chequear la bibliografía que trabajará el profesor (aunque sea un resumen). De esta manera tendrás una noción en cada tema y te sentirás preparado.

Si tienes una agenda, anota todas las fechas importantes (exámenes, prácticas, exposiciones, etc.) También puedes utilizar una hoja a modo de calendario mensual. No te tomará mucho tiempo y tampoco tienes que decorarlo, lo que importa es que se encuentre en un lugar visible para que nada te tome por sorpresa.

Por último, comienza a mirar opciones de comida saludable (o, al menos, no tan dañina). Ya sea que tú mismo te la preparas en casa o comes fuera, debes recordar que una buena alimentación es vital para que rindas de manera exitosa en los estudios.