gk

Desde hace algunos meses, mi hermano trae uno de estos periódicos semanales de animé y manga, los cuales suelo pasar por alto a menos que publiquen algo relacionado a One Piece. Sin embargo, un titular no tan reciente llamó mi atención: “DRAGON BALL Z VUELVE”. No me emocioné ni lo tomé en serio, en un principio, tomando en cuenta que el más reciente remake de la serie Dragon Ball Z Kai ha sido un verdadero fracaso. Pero este nuevo lanzamiento era diferente. ¿Por qué? El mismísimo Akira Toriyama, a diferencia de lo que pasó con Dragon Ball GT, asumía la batuta y el guión de la nueva película.

Eso, amigos, me devolvió a mi infancia y, por primera vez, deseé no haber nacido en el Perú. Lo sé, es un poco antipatriota, pero durante un segundo, quise ser japonés. ¿Por qué? La razón es sencilla: La posibilidad de haber estado en el estreno mundial (¡pues solo se ha estrenado a la fecha en Japón!) de la más nueva película de Gokú y compañía: “DRAGON BALL Z, LA BATALLA DE LOS DIOSES”.

Al poco tiempo de la noticia, nuestras redes sociales se inundaron de frases como “Quien no vio Dragon Ball Z, no tuvo infancia” o “madurar es fácil, lo difícil es dejar de ver Dragon Ball Z”. Y es que, estas nuevas generaciones que han visto solo Naruto y Bleach podrán ver lo que fue, es y será el dibujo animado que marcó a los de la generación del noventa en Perú. No cabe duda que Dragon Ball Z marcó nuestra infancia, pues crecimos viendo a Gokú, vibrado con todas y cada una de las batallas que protagonizaron nuestros héroes en las diferentes sagas.

¿De qué trata la nueva aventura de Gokú y compañía? La película se sitúa cinco años después de la batalla contra Oob en el Torneo de las Artes Marciales. El enemigo a vencer ahora es BILLS, el Dios de la Destrucción, quien ha despertado de un prolongado sueño con una sola idea: LUCHAR CONTRA EL DIOS SAIYAJIN. No obstante, este nuevo y poderoso rival no viene solo. Su compañero Wiss, quien quizá sea tan o más poderoso que él, le ha informado sobre la derrota de Freezer a manos de un saiyajin. Ello motiva su inmediata visita a la Tierra a fin de encontrarse con Gokú.

Entretanto, en la Tierra, están celebrando el cumpleaños de Bulma, donde están reunidos la gran mayoría de personajes de la franquicia, pues la idea de su creador Toriyama es que, la película cuente con la presencia del mayor número de personajes. Así, en palabras de Toriyama: “Las escenas de peleas han sido las mejores y no me preocupa que otros añadan algo extra a Dragon Ball. Todo lo contrario, estoy encantado de que Dragon Ball sea cada vez más y más interesante con las ideas de otros, aunque a algunos fans no les guste que otros creadores interfieran”. Dicho esto, sobran las palabras.

Eso explica el porqué este 13 de marzo, desde un lugar muy recóndito para los japoneses… No solo yo, sino al menos un millón de fanáticos levantó sus manos, pues había escuchado el pedido de Gokú , para alimentar con sus energías a la GENKIDAMA que, probablemente, haya derrotado al malvado Bills.

Finalmente, nos toca esperar que algún cine peruano se anime a proyectarla. Quizá, amigos, su éxito sea tal que nos olvidemos del fenómeno “¡Asu mare!”.

Por Enrique Chancafe
Miembro de Letras al Mango