Existe en los alumnos de Estudios Generales Letras (Letras) una visible vocación por el debate político. Se desprende con ello, a su vez, una inclinación por la crítica política. Por último, ante esto uno puede observar con orgullo que hay una búsqueda de conocimiento para con el tema político. Manifestándose claramente en nuestra historia próxima: de las agrupaciones que se desempeñan en política (o en sectores políticos), todas han nacido en Letras, nuestra facultad. Sin embargo, pocas son las luces que se enfocan en lo que se llama la lucha política (en este caso universitaria).

La lucha política es definida como la confrontación y la cooperación entre actores, que pueden ser tanto grupos humanos como, también, líderes o figuras individuales. En NuestraPUCP, existe una gran cantidad de actores políticos, los cuales son parte de un contexto, que es escenario de la correlación de fuerzas. Esta correlación es evidente en situaciones críticas: las elecciones para el gremio (Federación de Estudiantes de la PUCP, Centro Federado de Letras), elecciones para el Cogobierno (Tercio de Letras), elección de delegados numerarios para la Asamblea de Letras, temas frágiles en Asamblea de Delegados (vacancia de cargos en la Mesa Directiva, denuncias, etc.), entre otros. No obstante a la evidencia, debido a su poco enfoque público, es un campo desconocido para el común de alumnos en nuestra Facultad.

Pese a toda la actividad en este campo, la opinión pública es bastante escasa en nuestra casa de estudios y también en nuestra Facultad. Esto, en opinión de esta sección, es un pasivo para nuestra formación. Desde la primera universidad de la historia (La Academia, de Platón), la definición de universidad es correlacionada con la crítica y la inconformidad, puesto que el aprendizaje debe ser universal. NuestraPUCP posee la fama de ser la universidad más humanística del país y de ser la mejor formadora de futuros cuadros para el cambio social. Uno de dichos campos es la política, tan precaria en el Perú. Por ello, es importante ver el cómo nos formamos; es decir, analizarlo desde el presente, el ahora.

Aquí existen fenómenos políticos, al igual que la política nacional. En la política universitaria, existen líderes, casos de presunta corrupción, outsiders (llamados independientes), alianzas electorales, alianzas gubernamentales, confrontaciones personales y por agrupaciones, entre otros muchos fenómenos políticos que uno encuentra también afuera del área de estudios, en el país. Todo este conjunto de historias son poco esparcidas, debido a que, hasta hace poco, no existían medios de comunicación internos. Un ejercicio: pensemos ¿por qué todos los ciudadanos (o, en su defecto, la mayoría) tienen una opinión sobre el indulto a Alberto Fujimori? No todos lo conocen personalmente y no todos han leído investigaciones sobre el tema. Sin embargo, existe un factor presente que, mal que bien, proporciona a los ciudadanos las herramientas para poder opinar: los medios de comunicación. Preguntémonos, ahora, ¿qué opinamos del tipo de elección a delegados Fepuc que se realiza en las Asambleas de Delegados de Letras cada ciclo? Esta vez, los argumentos al debate no son tan sencillos de encontrar. Nuevamente, existe un factor (esta vez ausente) que podría cambiar y proporcionar a los alumnos-ciudadanos las herramientas para poder opinar: los medios de comunicación

Los medios de comunicación son fundamentales para una civilización y para que esta logre un régimen democrático. En la sociedad, existe una necesidad de ser partícipes, directa o indirectamente, de los acontecimientos políticos, sociales y económicos. Esto es parte de lo que nos convierte en ciudadanos.

En NuestraPUCP, desde nuestro ingreso como cachimbos somos alumnos-ciudadanos para nuestro Estado (la universidad). Al ingresar, tenemos diversos derechos. Por ejemplo (si nos enfocamos en los políticos) podemos votar por una lista para que nos represente en el gremio, fiscalicen la economía, ser elegidos para cierto sector de las elecciones (como delegados), etcétera. Pero no todos hacen uso de estos mencionados derechos, debido a que no poseen la información de lo que ocurre en nuestra lucha política. Dicha lucha es protagonizada por actores que, en teoría, nos representan ante las autoridades gracias a nuestro voto electoral hacia aquellos. Estos representantes y líderes deben comunicar y ser fiscalizados para que exista una democracia efectiva en nuestra comunidad universitaria.

Por ello, tanto el portal Letras al Mango como MIRAR/ADENTRO han coincidido en una iniciativa pionera en pro de la democracia universitaria. Desde un lenguaje alturado, privilegiando los argumentos, siendo partícipes y observadores, con crítica e inconformidad y, sobre todo, con la iniciativa de aportar, desde ideas al debate hasta herramientas para hacer más efectiva la representación estudiantil, este espacio funcionará no como una panacea a nuestras deficiencias políticas, sino como un catalizador para el debate. “Et lux in tenebris lucet” (Y la luz en las tinieblas luce) es un lema que no solo debe estar en un escudo mirando fuera de nuestra universidad, sino que debe MIRAR/ADENTRO.