El contexto actual en el que nos encontramos es uno donde la globalización ha hecho que las expresiones culturales de los muchos grupos sociales que están alrededor del mundo, se encuentren entre si y se genere el multiculturalismo;sin embargo, ésta no resulta siempre en un respeto mutuo entre culturas, sino más bien el sometimiento de una sobre la otra. Y eso es lo que precisamente sucede en nuestro país.

Es necesario darse cuenta que a nuestra identidad cultural, aunque ligeramente un poco más reconocida que hace medio siglo, aún no se le ha otorgado el valor que se merece; en burdos intentos de querer visibilizarla, lo único que se logra es que la enajenación en la que nos encontramos se incremente mucho más (ej. Marca Perú). Esa enajenación atenta contra la preservación y la expresión de nuestra identidad cultural, por lo tanto se debe hacer algo para contrarrestar estos efectos, y una forma de hacerlo es recurrir al trabajo de José María Arguedas.

¿Por qué es importante volver a Arguedas? Porque el mítico escritor apurimeño mediante sus escritos, ofreció una visión fresca y verídica de todo lo que englobaba el mundo andino (un elemento fundamental de nuestra identidad), rescató sus costumbres y tradiciones así como su cosmovisión. Todo esto significó un hito en la historia de la literatura peruana debido a que se abordaba al mundo andino desde una perspectiva más personal familiarizada con este entorno, no desde una postura externa donde muchas veces se lo veía como algo ajeno y alejado. Asimismo, en su trabajo como antropólogo y etnólogo hizo una recopilación de las expresiones artísticas de los pueblos andinos en los cuales demostró la gran sensibilidad que tenían.

El ofrecer una imagen verídica del mundo andino ayudó a conocerlo mejor, y al mismo tiempo contribuyó a que las distintas realidades de un país empezaran a integrarse más, para que se supere la condición de ‘’archipiélago cultural’’ en la que nos encontramos; este término, acuñado por Nelson Manrique, describe cómo las expresiones culturales de nuestro país se encuentran aisladas unas de otras, y no existe una fuerte interacción entre ellas.

No obstante, a pesar de que se ha dicho e investigado bastante acerca de la obra del escritor apurimeño, e inclusive hubo un acalorado enfrentamiento entre Mario Vargas Llosa y el mismo Arguedas sobre la importancia y vigencia de los temas que el también etnólogo investigaba, sus escritos han perdido popularidad y carecen del alcance que tenían tiempo atrás. Es desconcertante saber que se ha estado perdiendo el interés por uno de los escritores más relevantes de la literatura peruana. Esto también debido a que el mismo Arguedas ha sido víctima de lo que intentaba combatir, la amenaza de la aculturación, o siendo más precisos y citando a Gonzalo Portocarrero ‘’la desnacionalización debido a la globalización’’.

En la actualidad, se le presta mayor atención a las expresiones culturales que vienen del exterior y esto se muestra a través de la música, literatura, teatro, etc. que se consume. El no conocer nuestras propias expresiones como cultura denota que nos encontramos en una crisis, es por eso que cada vez se escucha menos los géneros musicales propios de nuestro país; grandes exponentes del folklore peruano como Raúl García Zarate pasan desapercibidos y son muy pocas las personas que valoran su trabajo como artista. Nos encontramos en una crisis que sigilosamente nos lleva a la aculturación.
Sin embargo, leyendo a Arguedas y entendiendo la profundidad de su obra, se puede comprender la complejidad y la belleza de la cosmovisión andina, generando así un cambio donde realmente se valoren nuestras expresiones culturales y se dé un verdadero multiculturalismo.

  • diego

    David, quisiera saber como explicas que Marca Perú muestra esta mala imagen de la identidad. Yo, por mi parte, comparto esta idea puesto que solo veo en ellos un grupo sensacionalista que es típico de prensa amarilla. No puedo creer como podemos fomentar la identidad entre nosotros si solo presentamos a este grupo de personajes que han trivializado lo que verdaderamente es la peruanidad y la identidad peruana para ser más exactos. Este es solo un pequeño comentario sobre todo lo que pienso sobre este grupo, pero lo que me interesa es saber tu punto de vista como ya lo he señalado.

    • Andrès Mayorga

      Hola Diego, argumento que la marca Perú no contribuye a la construcción de nuestra porque banaliza todo lo que implica ser peruano ¿como es posible que nos quieran hacer sentir orgullosos de nuestra patria al buscar la aprobación del extranjero? Un ejemplo de esto es lo que dicen que el ceviche les gusta a la gente de afuera y que esto debería hacernos sentir inmensamente felices, pero el gusto por un plato de comida es algo pasajero, tarde o temprano el mercado pondrá su atención en otra gastronomía y dejaremos de ser el centro de atención ¿qué pasará en ese entonces? Nuestra identidad, que fue construida en base a un plato de comida, se verá nuevamente volverás a y caeremos en otra crisis.
      Igual con la promoción de Machupicchu, es cierto que este monumento es el emblema de toda la cultura incaica, no obstante no refleja todo el significado de la cultura andina, sigue siendo superficial lamentablemente.
      La identidad peruana es algo muy complejo debido a todas las expresiones culturales que existen en nuestro país, condensarlas será algo muy difícil, pero Arguedas dio el primer paso y ahora es momento de continuar ese trabajo.
      Saludos.