Esta es una sección de opinión, el contenido de los artículos es propiedad de los autores individuales. Letras al Mango no se responsabiliza por las opiniones o comentarios expresados aquí.

No somos un grupo de lucha, somos un grupo de resistencia. Una de las compañeras del Equipo de Cien años de elitización señalaba esto en una de nuestras reuniones. Para nosotrxs, aquello que impulsa a este grupo de resistencia es muy claro. Sin embargo, hemos podido ver y sentir cómo frente a nuestra propia gente, el estudiantado, no hemos logrado ser lo suficientemente claros.

En los últimos días, nos han llamado PUCP-Hater o simplemente nos han llamado personas inoportunas. Por otro lado, también nos han insultado de manera clasista, al decirnos que deberíamos irnos de la universidad por no tener dinero y no poder pagar almuerzo y estudios al mismo tiempo. Incluso, se nos ha insultado de forma machista, diciéndoles  “Feminazis sin cerebro” a compañeras que toman acción frente a lo que sentimos como injusticia.  Sé que aquellas personas que han insultado, no cambiarán de postura al corto plazo (aunque tengo esperanzas que algunas de esas personas la cambien en el mediano o largo plazo), pero tengo confianza en que las personas que nos llamaron PUCP-Hater o inoportunas, ya sean alumnxs, profesorxs y/o trabajadorxs, al leer esto puedan quizá comprender nuestros motivos e impulsos.

El viernes pasado fue la celebración del Centenario PUCP. En esa ceremonia, se encontraron una gran cantidad de invitados e invitadas (PPK incluido). Más de un mes atrás ya había invitaciones para docentes (no para todxs) y trabajadorxs (tampoco todxs). Sin embargo, a lxs estudiantes no se les tomó en cuenta. La invitación a alumnxs llegó 24 horas antes de la ceremonia e, incluso, el mismo día seguían llegando invitaciones a estudiantes. Por su parte, fuera del campus de nuestra universidad, las compañeras de Manada Feminista hicieron una intervención donde, vestidas de negro, elevaron el mensaje de “LA PUCP SE ELITIZA Y NOS EXCLUYE”. Dentro de la ceremonia, estudiantes del equipo de Cien años de elitización se pusieron un polo con el mensaje de “SOY ESTUDIANTE EN QUIEBRA EN LA PUCP”.  Unos días antes, estudiantes nos posicionamos frente al edificio Dintilhac donde arengamos, entre otras, el ya clásico “MARCIAL, CIEN AÑOS DE ELITISMO, NO DIGAS QUE NO ERES MÁS DE LO MISMO”. En cada uno de estos casos, hemos sido estudiantes organizados quienes hemos planteado una crítica a nuestras autoridades. ¿Esto significa que somos PUCP-Hater?

Cuando ingresé a la universidad, me cautivó una idea que se suele dejar de lado: somos Comunidad Universitaria. Es decir, la universidad no es propiamente de nadie, es de todxs. No somos clientes y esta no es una universidad empresa. Por ende, lógicamente, la universidad debe ser gobernada en conjunto. Eso implica necesariamente el respeto mutuo entre cada grupo que conforma nuestra Comunidad. Si no hay respeto, no hay manera de negociar: nadie negocia con alguien que no respeta, porque es menor en valor. Hay gente que nos pregunta por qué es que, en vez de manifestarnos en un plantón mientras arengamos, no buscamos negociar. Aquí está el punto, nuestras autoridades, tus autoridades, NO NOS REPETAN. No nos ven como iguales en valor. Un compañero del Equipo de Cien años de elitización tiene una frase que me gusta mucho: si como estudiantes le presentáramos una propuesta digna de un Nobel a las autoridades de la PUCP, la deslegitimarían sin leerla, por el simple hecho de que la hemos presentado lxs estudiantes.

Si crees aún que esto no es cierto, piensa en el estudiantado de la Facultad de Arte. Tenían una facultad con techo de asbesto, elemento cancerígeno. Hubo negociaciones, hubo propuestas, pero nunca se cambió el material, pese a ser peligroso para la salud. Sólo lo cambiaron cuando en plena ceremonia de cierre de año de la Facultad, lxs estudiantes se movilizaron e hicieron un plantón. Sólo allí, la universidad cambió los techos. Sin embargo, aún en la Facultad de Artes Escénicas hay asbesto en la preconstruida facultad que tienen.

Cuando se dice que no estamos en una lucha, sino en una resistencia, es porque estamos resistiendo frente a algo que crece y nos arrincona. Ese algo son las políticas de elitización de nuestras autoridades. Por décadas, el movimiento universitario ha logrado mucho: que exista un sistema de escalas, que exista el Básico, que hayan estudiantes con beca, entre otras. Pensemos ahora en cuántos de esos logros mantenemos. El sistema de escalas cambió a un sistema en el cual existen mayores probabilidades de que te pongan en escalas altas, no tenemos representantes en la Comisión de Becas y, el año pasado, eliminaron el básico, impusieron el Plato Único y MAÑANA MIÉRCOLES 29/03 quieren nuestras autoridades que se suba hasta S/7.50. Incluso se ha señalado que el plato debería costar S/10. No sería sorpresa que en uno o dos años quieran subirlo a ese precio.

Por esto es que somos una RESISTENCIA: estamos resistiendo a la elitización y la exclusión liderada por un rector que, cuando estudiaba en PUCP, fue representante estudiantil y en uno de los muchos plantones en los que estuvo pidió formalmente la renuncia de su rector de turno y el motivo fue la defensa de un sistema de escalas justo en la universidad. Marcial marchó y luchó contra la elitización y si hoy fuera estudiante estaría junto a nosotrxs. Igual estarían junto a nosotrxs, Henry Pease, Javier Diez Canseco, Marisa Glave y tantxs otrxs ex representantes estudiantiles.

Decirle, en su propia celebración a nuestra Comunidad que no todo está bien, que esa imagen no es verdadera y que nuestro orgullo debe ser crítico y no un orgullo ciego, es demostrar amor y fidelidad al espíritu de nuestra Comunidad. Las autoridades siempre nos dirán que lo que hacemos está mal, nos dirán que nos equivocamos, pero no porque haya ruido desde fuera, deja de haber armonía dentro de nosotrxs.

Estamos aquí, espero esto se comprenda, no por “haters”. Todo lo contrario, estamos aquí, resistiendo, porque amamos nuestro espacio, amamos lo la PUCP representa para nosotrxs. Estamos aquí por amor a la PUCP y queremos que se sienta en cada espacio del tontódromo, en cada comedor, en cada facultad, en cada clase y en cada estudiante que la ame tanto como nosotrxs. Eso es el 29M y eso será siempre lo que impulse el movimiento estudiantil. La cita es a las 9:30 am en la puerta de Dintilhac. Nos vemos allí.