Hola, sobrevivientes. Personalmente estoy más que alegre de haber finalizado esta semana que me comió vivo, pero al menos estoy aquí para compartir tiempo y poesía con ustedes.

Sobre el poema de hoy, es bonito. Lo hice mientras caminaba, pero al ser dificultoso escribir en una libreta un poema mientras caminas, tuve que grabarlo y luego transcribirlo. Fue en esos momentos cuando de la nada viene la inspiración y te dice: “Hola, vengo otra vez, pero apúrate que tengo que desaparecerme de nuevo.” (Y si a ustedes la inspiración no les habla así, preocúpense, no los quiere). Pero, bueno,  aquí les va mi poema de la semana y ojalá que les guste.

Luz

Soy una estrella al lado de la luna

insignificante pero con presencia

podría o no estar ahí

tal vez recién esté viviendo, agonizando o ya muerto

Lo único que queda es mi luz

Todos ven esa luz

No ven la estrella

Ser una estrella muerta o viva, como las demás.

Tan solo mi luz

Esa luz que seguirá brillando hasta que se diga

Una estrella y nada más

Luz y nada más.