Es normal ver hoy en día en la política peruana a congresistas, alcaldes y hasta 
candidatos presidenciales ajenos, hasta que entran a la vida política. Son los llamados 
outsiders. Este fenómeno se evidenció claramente con la llegada al poder de Alberto 
Fujimori en el año 1990. Es así, que desde aquella época y por distintas condiciones 
políticas que ocurrieron durante el periodo fujimorista y post fujimorista como lo son: la 
crisis en el sistema de partidos políticos y el déficit de políticos de carrera, 
respectivamente, se ha ido gestando la práctica común de depositar nuestra confianza en 
actores sin carrera política. Si bien esto conlleva un riesgo, dado que no conocemos ni el 
historial político (no existe) ni los intereses del candidato outsider, puede suponer un 
cambio significativo en la política tanto para bien como para mal. Sin embargo, existen 
ciertos mecanismos informales que regulan la concentración del poder en manos del 
ejecutivo una vez que el outsider llegue al poder. Por lo que a simple vista, parecería difícil 
un retorno a lo que sucedió en los años 90. No obstante, cuando se junta la categoría de 
outsider con populismo, podría generarse un riesgo mayor, dado que el populista cuenta 
con el respaldo de grandes mayorías en la sociedad. Es así que sostengo que, a pesar de 
la existencia de mecanismos sociales que regulen el poder ejecutivo, existen ciertas 
condiciones que permitirían un populismo en el Perú actual. 
 
Durante la época post fujimorista, el Perú se ha ido forjando la categoría del país menos 
autoritario, según el ranking de Freedom House, en la región andina en términos de que 
ningún gobierno en estos últimos 15 años se ha aprovechado al intentar cambiar las 
reglas del juego para extender su mandato, ni ha estado cerca de llegar a concentrar el 
poder. Esta categoría que coloca al Perú como el país mas democrático en la región 
andina, es entendida en un primer momento, dado lo convencional, como resultado del 
trabajo del estado y sus instituciones; sin embargo, según el politólogo Steven Levitsky, la 
responsabilidad de esta calificación no se relaciona con dichos actores y lejos de esto, se 
basa en una desconfianza de los ciudadanos hacia el accionar del gobierno. Es así como 
el panorama político y social del Perú post fujimorista, es resultado de grandes cambios y 
hechos que generaron distintos limites al poder ejecutivo por parte de la sociedad, como 
por ejemplo la desconfianza pública hacia las distintas instituciones del estado.  
Así como la desconfianza pública en las instituciones del estado, la insatisfacción por 
parte de la población para con el gobierno es una condición social que se ha ido gestando 
mediante un fenómeno, en donde se ha ido minando la conexión entre el voto y el 
gobernante, y se evidencia en la insatisfacción que siente gran parte del electorado para 
con su voto y el resultado de las promesas electorales. 
Sin embargo, aquellas condiciones sociales mencionadas anteriormente, junto con 
otras nuevas como lo son el descontento con la democracia, la baja educación cívica 
y las desigualdades sociales son respuestas a fenómenos que ocurren en el panorama 
político de nuestro país; es así, que es necesario voltear la mirada a este escenario para 
evidenciar las condiciones que se suscitan tales como la baja institucionalidad que 
daría pie a la desconfianza pública, así como el déficit de representación por parte de 
nuestros políticos a causa de la crisis en el sistema de partidos políticos y la extinción 
de políticos de carrera, el cual (déficit de representación política) se ve reflejado en la 
desaprobación de las encuestas de opinión pública a lo largo de estos tres gobiernos y 
explicaría la insatisfacción del electorado así como el descontento con la democracia. 
Este ultimo fenómeno (déficit de representación), es considerado como una causa de 
la baja educación cívica al momento de elegir a nuestro presidente, así como de la 
persistencia de ciertas desigualdades sociales dado que no se generan políticas 
redistributivas para generar un cambio de esta situación. 
Es así que el populismo, entendido como la tendencia política que dice defender los 
intereses y aspiraciones del pueblo, es una gran amenaza para la democracia del Perú en 
tanto existan condiciones políticas y sociales que: deslegitimen el accionar de ciertas 
instituciones estatales que garantizan la democracia y normalicen el existir de candidatos 
outsiders ante la extinción de los políticos profesionales. De manera que, ante la 
persistencia de las distintas condiciones mencionadas anteriormente, es posible que un 
candidato outsider llegue al poder mediante un discurso populista, en donde el electorado 
deposite su confianza en él para poder mejorar la política.