Muchos dicen que para ser periodista no se necesita estudiar una carrera, pues a la larga cualquiera puede pararse delante de un micrófono por “ser famoso” o por tener conocidos en el medio en que trabaja. Otros dicen que es simple pasión y que se aprende en el camino. También he escuchado decir que mejor se debe estudiar una carrera orientada a tu especialización —Economía, Política, etc.— y no Comunicaciones. Sin embargo, yo creo que ello no es así, pues cualquiera no está en la capacidad de hablar y escribir con las palabras correctas. Cualquiera no entiende qué es la ética de la comunicación y, pues, no todos han pasado lo que un comunicador sí.

Estos últimos meses ha habido mucha controversia por la calidad de “periodistas” que hay en nuestros medios y ello se ha notado más con la campaña electoral. “Sin Medias Tintas Electoral” comenzó esta interrogante, pues los panelistas y las irregularidades que ha habido en el programa para con los candidatos presidenciales ha dejado muchísimo que desear.

No obstante, en esto dos últimos días, en el ámbito deportivo hubo también un escándalo que ahora me hace dudar de quién es peor: Mijael Garrido Lecca o el señor Silvio Valencia.

“A usted nadie lo conoce”, “No le falte el respeto a Lapadula, apuesto que él no sabe ni quién es usted”, “Yo no lo conozco, nadie lo conoce”, “Usted nunca jugó en Europa y nunca jugará en Europa” fueron frases que repitió Valencia durante la entrevista con Johan Fano.

Prepotencia, comentarios fuera de contexto y súper alienados. Una cosa es ser persistente con tu forma de pensar y defenderte con argumentos, y otra es incomodar a su entrevistado y peor aun faltarle el respeto, que fue lo que hizo este señor.

En cuanto a lo futbolístico, no concuerdo para nada con su forma de pensar. Sí, es cierto, en el fútbol nunca hemos sido ni seremos (por ahora y unos buenos años más) buenos. Es mentira eso de que tuvimos años de gloria porque no fue así. Perú nunca ha sido potencia en este deporte; sin embargo, como hinchas siempre tendremos esa esperanza y esa ilusión cada vez que juegue nuestra selección.

Johan Fano fue quien en el 2008 nos hizo gritar y hasta llorar de la emoción con el gol que anotó tras el pase de Vargas contra Argentina en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010. Ese es el hombre que Valencia afirmó que nadie conocía. Que se vaya de este país quién no gritó este gol, porque todos lo hicimos pese a que no tenía sentido, pues ese empate no nos daba nada más que el penúltimo lugar en la tabla.

Asimismo, el día de ayer, Día Internacional de la Mujer, en las redes sociales se recordó lo dicho por Silvio Valencia hace ya un tiempo: las mujeres no deben hablar de fútbol, deben irse a vender frutas en el mercado”. Si ello fuese así, ahorita este artículo no existiría.

¿Igualdad de derechos? ¿Lucha? Una muestra más de que seguimos en un país altamente machista. En la actualidad hay muchas periodistas deportivas mujeres y que lo hacen muy bien. Carola Román, Romina Antoniazzi, Daniela Fernández, por solo dar unos nombres. Mujeres que saben de fútbol, de rugby, de deportes extremos, entre otros, que en su mayoría son considerados para hombres. ¿Quién es este hombre para decirnos que no podemos?

El día de hoy se retiró al periodista de Exitosa Deportes, algo que se veía venir por los reclamos del público, y por otras obvias razones.

El periodismo deportivo es entretenido, familiar, no pasa nada si no se habla de deporte, pero no por ello vamos a dejar de brindarle la seriedad debida.