¡¡Hola queridxs lectorxs!! Heme aquí regresando a la columna y con mucho que contarles. Han sido varias semanas de decisiones y trabajos para traerles cosas nuevas, cosas que les guste pero que también los inspire. Por ello, en este regreso quería volver a la esencia de todo y hablarles sobre algo importante…

En Internet constantemente he visto publicaciones con diferentes mensajes sobre la estética y peso del cuerpo. Estas publicaciones tienen la intención de hacer notar que los medios y gran parte de la moda nos sugestiona a creer que el cuerpo perfecto es el delgado. Esto es una innegable realidad, pero hay algo que me molesta de ello y es que el mensaje que se da para contrarrestar los mensajes de los medios y la moda es que los cuerpos que no son súper delgados son “cuerpos reales.” He ahí el problema, generar dicotomías antagónicas en un tema tan delicado como lo es la estética del cuerpo humano.

Yo soy delgada, ¿mi cuerpo no es real?

Siempre que he leído historias sobre personas y sus problemas con la aceptación de su cuerpo, han sido de personas con sobrepeso pero hoy quería contarles mi historia…

Los primeros años de mi vida fui una bebé feliz con carnes de más. A medida que fui creciendo, y a partir de los 7 años ya me iba poniendo flaquísima, y no porque fuera el producto de no tener una buena alimentación sino porque era mi contextura (algo inevitable). Ya por los 13 años seguía siendo delgada pero la diferencia fue que en ese punto de mi vida mis amigos del colegio me fastidiaban mucho al punto de ponerme apodos que tengan que ver con mi supuesto estado “esquelético.” De más está decir que me molestaba mucho y muchas veces contesté, pero muchas otras veces lo ignoré aunque en mi fuero interno la idea daba vueltas. Yo sabía que mi cuerpo no estaba mal, pero en algún momento de mi vida la presión y lo comentarios hicieron que quisiera ser más llenita y demostrar que mi cuerpo era como cualquier otro. Finalmente decistí de la idea, en parte por la fuerza en mi autoestima y la confianza en que yo tenía en que mi cuerpo no tenía nada malo; y por otra gran parte mi madre, quien siempre me incentivó a no escuchar comentarios negativos.

Ya con 20 años de edad no logro eliminar comentarios como que “debería meterle más papa al caldo” o comentarios de personas que me empiezan a decir una lista de alimentos que me pueden ayudar a subir de peso. Ahora, y después de algún tiempo de aceptación de mi cuerpo, puedo decirles con una sonrisa en el rostro que lo tomo a ligera, soy feliz como soy, soy feliz siendo flaca. Y si en algún momento deseo subir de peso será porque yo quiero y no por alguna presión. Mi cuerpo es tan real como cualquier otro.

Con eso dicho, les puedo asegurar que el primer paso para ponerte cualquier prenda y radiar en ella o simplemente sentirte bien en ella es aceptar tu cuerpo tal y como es. Ustedes podrían creer que porque soy delgada tengo la vida resuelta, pero no es así. Como hasta reventar y se me hincha la panza cuando lo hago, tengo una pequeña pero graciosa papada que sale de vez en cuando en el cuello, me pongo pantalones hasta la cintura y casualmente me salen pequeños rollitos, nada de lo que me pueda avergonzar si no me hubiera aceptado tal y como soy. Así que todos los cuerpos son reales.

Es por ello que ingenié una pequeña campaña para trasmitir el mensaje y salieron estas imágenes. La primera foto para representar lo que podría considerarse como “imperfección”, mi delgadez; la segunda foto, como lo tomo yo… feliz.

FOTO_1_HDFOTO_2_HD

Fotos por: José Pecho Del Castillo

La idea es que ustedes también se unan a la iniciativa, y puedan acompañarnos en esta campaña con una sesión de fotos o simplemente pueden mandar fotos iguales a estas, contando cuál es su “imperfección” y cómo han logrado aceptarla. Pueden enviar un mensaje con la imagen o coordinar para la sesión de fotos al fanpage de Letras Al Mango o al correo: buzon@letrasalmango.com o contactarse directamente conmigo a este correo: andrealescanoo@gmail.com

La próxima semana lanzaremos las historias y les contaré una sorpresa. ¡Muchas vibras positivas para esta semana!

  • Jhair Emanuel Rosadio

    Bravazo tu post. En verdad, puedo decir que me siento identificado. Siempre he tenido contextura delgada (más de lo “normal”) y como bien mencionas, las bromas y comentarios acerca de mi peso me han acompañado toda la vida. Antes me molestaba, pero a estas alturas de la vida (tengo ya 21) me da bastante igual. En fin, te entiendo totalmente y a la vez me doy cuenta de que no he sido el único jaja (aunque tú seas mujer, en principio, es lo mismo, no?). Saludos 🙂

    • Andrea Lescano Ormaeche

      Así es, ¡que vivan los flaquitos! y muchas gracias por leer!!!!

  • Pierina Rodríguez Chevarría

    Buen artículo 🙂

    • Andrea Lescano Ormaeche

      muchas gracias por leer!!

  • Gustavo Alvarez

    Bien jugado, conozco a la chica perfecta.

    • Andrea Lescano Ormaeche

      Gracias!! pásala el dato para ver si quiere participar!!

  • Carmen Ormaeche

    Excelente artículo!!!!

    • Andrea Lescano Ormaeche

      gracias 😀

  • Andrea Lescano Ormaeche

    Muchas gracias!!!! el mensaje tiene que llegar a todos lados, porque hay muchas personas que se cuestionan sobre su cuerpo y no debería ser así!!