10

“Jugamos como nunca, perdimos como siempre”. He escuchado esta frase muchas veces y siempre relacionada a la selección peruana. Esta vez fue la selección sub20 la cual se quedó sin su boleto al Mundial de Turquía.

Este joven equipo sumó más puntos (12, en total) que los últimos cinco procesos juntos (5ptos). Además, mostró tener lo necesario para jugarle de igual a igual a todos los equipos, sino habría que preguntarle al mismísimo Brasil, “bailado” a más no poder. Fui parte de la rabia, de la frustración de todos los hinchas. En la mayoría de partidos, por no decir todos, fuimos más. Si el fútbol se basara en merecimientos, Perú clasificaba primero e invicto.

Estoy seguro de que muchos nos hemos preguntado si es que hay culpables. Yo creo que sí los hay. Son dos. En primer lugar, tenemos a la prensa. Aún no entiendo cuál es la causa, razón, motivo y/o circunstancia para que, después de un triunfo o un buen partido, hagan entrevistas hasta al perro de los jugadores. No entiendo cuál es la necesidad de “vender humo”. A muchos jugadores los vendían al extranjero sin que el campeonato que haya acabado (aún no se vende a nadie). La otra parte de la culpabilidad recae en nuestros dirigentes (?). Burga, estoy harto de ti y de toda la gente inútil a tu alrededor. Solo a nosotros nos programan árbitros que inclinan la cancha de una manera terrible y solo a nosotros nos ponen un juez de línea ecuatoriano en un partido importantísimo, luego del “chongazo” por Max Barrios. Si tuviéramos peso en la Conmebol o FIFA, el gol anulado contra Chile en la última jugada, era válido. Lo peor es que este señor va a salir a decir que gracias a su gestión este equipo jugó como lo hizo.

Por otro lado, mucha gente decía/dice que el Torneo de Promoción y Reservas (incluida la Bolsa de Minutos), y la Copa Libertadores Sub20 son un engaño. Están muy equivocados, si no fuera por estos campeonatos, las divisiones de menores prácticamente no tendrían competencia futbolística real. Los jóvenes son limitados por los “paquetes” extranjeros (Peirone, Vitti, Escalada, etc.) que traen sus clubes. Por ejemplo, muy pocos de los “jotitas”, aquella selección sub17 del 2007 que también nos ilusionó, han explotado.

Lo ideal sería que la mayoría de estos chicos pueda jugar en sus equipos. Si no van a recibir oportunidades, que los presten para que tenga continuidad. Son parte de la selección que jugará las Clasificatorias para Rusia 2018. Los que ya están afuera deberían quedarse por allá, estoy seguro de que cualquier liga de Europa es mejor que la peruana. Además, el ambiente que hay en esta sociedad no les favorece. Aquí, ser famoso hace daño (¡Hola Manco!). Van a estar rodeados de prensa, de vedettes, de “juergas”, etc.

Esta generación ilusiona, nos permite soñar. Yo quiero que Benavente juegue por la selección mayor y que no se lo lleve España. Quiero seguir viendo a Hinostroza meter los tacos útiles, los tacos que sirven, los tacos que siempre van para adelante. Quiero que Campos se levante rápidamente y corra con su alma para sacar el gol de la línea. Quiero ver las garroteras de Reyna en un mundial. Quiero que “Orejas” Flores siempre brinde el pase preciso. Los mencionaría a todos, pero sé que no es necesario. Cada uno de nosotros, los hinchas, recordará estos partidos (el 3-3 con Uruguay, el 2-0 a Brasil, el 3-2 a Ecuador, etc.). Sé también que cada uno de nosotros está agradecido con el plantel completo. ¡Qué manera de dejarlo todo en el campo! Gracias muchachos, gracias sub20. Tranquilidad, sabemos que el fútbol siempre da revanchas.

Por Luciano Barchi
Alumno de Estudios Generales Letras