Creo que fue ayer el día en que Shawn Drover y Chris Broderick abandonaron Megadeth luego de una larga paz de 10 años y se me ocurrió escribir no sobre el tema, sino sobre el trabajo que tantos años hizo la mítica banda, una banda en la cual estos abandonos son recurrentes pero aparentemente invariables. Megadeth ha sido consistente en comparación a muchísimas bandas por años de años y se lo atribuyo en gran parte a un genio creativo: Dave Mustaine. Aunque estoy seguro que la consistencia de estilo y el ánimo de Mustaine respecto a ello es lo que hace que la gente se vaya de la banda, estoy convencido que es esta misma fórmula la que hace a Megadeth una banda sin época, sin fecha de expiración. El primer concierto de mi vida fue uno de Megadeth, y nunca he ido a uno más violento y brutal, no lo cambiaría por nada.

Para empezar, creo fielmente que Megadeth es mejor que Metallica, los breakthrough comerciales a veces solo son cuestión de cómo se llama tu banda. A diferencia de James Hetfield, Mustaine siempre tuvo bien claras sus debilidades y fortalezas, sabía que el tipo de voz que tenía suplía el vacio que no podía llenar ninguna otra pero también sabía que no era ninguna voz profesional. Mustaine sabía que su lugar eran los riffs y mantiene los solos al mínimo necesario. Mustaine siempre se preocupó esencialmente por la calidad de su producción, se encargó de conseguir guitarristas capaces de cosas inimaginables; poco más y conseguía ametralladoras en vez de bateristas. Sus bajistas nunca han sido el cero a la izquierda de su banda, como se acostumbra a pensar de dicha posición. Megadeth esencialmente es una banda técnica en su composición, entre riff y riff no encuentras muchas particularidades, incluso alguien se preguntaría: ¿Como se les ocurren semejantes ritmos? ¿Por qué las notas en ese orden? ¿Por qué todo de esa manera? Lo menciono especialmente porque Mustaine no es ningún académico, es sólo un renegado más con una guitarra.

Con toda la responsabilidad que cae sobre los hombros del compositor principal, siempre supo que su banda era esencial, y delegarle la tarea de componer solos a otro no es sencilla; pero siempre había el estílo correcto en la época de la persona correcta. Muchos hablan del “Rust In Peace” como la obra maestra de Megadeth, porque con este álbum se hace memorable la participación de Marty Friedman, el más creativo de todos los guitarristas que han pasado por Megadeth. Pase lo que pase, nunca ibas a sentir que las cosas iban muy cuadradas con él, al solo de Tornado of souls me remito. La capacidad de ser muy orgánico en la composición de solos es bien difícil, a veces hacer secuencias robóticas de arriba a abajo es la salida simple; pero Marty Friedman rompió los esquemas de todas las bandas de la época. Hangar 18 y sus casi 11 o 13 solos lo demostraban, todos querían en algún momento apuntar a eso.

Personalmente, creo que “Countdown to Extinction” es un mejor álbum, si podemos hacer competir el solo de Tornado of Souls con algún otro en la historia del género, sería con otro solo compuesto por Friedman: el de Symphony of Destruction. No sólo creo que este es mejor álbum por algunos elementos más sincrónicos de Friedman, sino porque Mustaine juega con sus riffs a otra velocidad. Este es el álbum de Megadeth que escucho de pies a cabeza, se mantiene firme en su velocidad, no hay aceleraciones innecesarias. No es fácil escribir un álbum con una visión o con un concepto unificado, pero la rabia de Mustaine le gana a cualquier genio musical. Incluso, álbumes más apagados como “Cryptic Writings” tienen cosas interesantes, A secret place, She Wolf y el increíble interludio de Trust dan fe de un claro liderazgo musical.

Claro que a veces Megadeth ha caído en un sentido de monotonía,  “The World Needs a Hero”, “Risk” y “Super Collider” son álbumes que han caído fácilmente en la crítica, y hay algo gracioso en esto. Sé que estos álbumes no son malos; los críticos están tan acostumbrados a esperar tanto de Megadeth que si no sacan algo tan excelente como están acostumbrados, probablemente sea malo en comparación con otros trabajos de la banda y bueno en comparación a tantas otras cosas.

Sólo espero que Megadeth recobre nuevos miembros que hagan lo que esta banda hace mejor, sacar nuevo material, nuevos riesgos, nuevas cosas. No sé con que despedirme, así que me despediré con Megadeth destruyendo naves en un episodio de Duck Dodgers.
Stay Tuned!