baileton

 

El pasado sábado, algo poco usual sucedió en el partido que jugaban Perú contra Argentina, partido que podía darle a Perú la clasificación al mundial de voley Italia 2014. El técnico de nuestra selección, Sung Jim Hong, decidió retirar al equipo del partido. Algo totalmente inesperado, y al parecer infantil. La razón de esto fue el desacuerdo que tuvo el técnico con una decisión del árbitro. Qué motivo tan tonto e infantil, a mi parecer. Es como decir: “jugamos con mis reglas o no jugamos” o “si no me haces caso, me llevo mi pelota”.

Siempre habrán desacuerdos entre los técnicos y árbitros, jugadores y árbitros, e hinchada y árbitros. Todo es siempre contra los árbitros. Ese es un problema muy grande en todos los países, y más aquí, pues siempre pretendemos tener la razón, pensamos que el árbitro debe ceñirse a nuestra opinión. Lo que no solemos hacer los peruanos es retirarnos de un partido aún si estamos perdiendo.

Si algo caracteriza nuestro espíritu deportivo es jugar hasta el final. Lo demostramos en el fútbol (casi siempre quedamos últimos pero igual siempre jugamos toda la eliminatoria), en el box (estamos acostumbrados a ganar todo, siempre hasta el final), tenis (no importa quien venga, nuestros representantes darán todo hasta el último punto). El voley ha sido la triste excepción el sábado pasado. Una vergüenza para los peruanos, realmente. Milagros Moy, jugadora de César Vallejo, expresó su indignación: “Fue vergonzoso ver a mi selección retirarse del campo”. Y es que no importa si el set está 24 – 0, hay pelear hasta el último punto. Retirarse es un acto de cobardía, de decepción, es un acto de miedo, de subordinación.

Aplicado a las Interfacus

Hoy comenzaron las interfacultades. Todas las facultades se han venido preparando arduamente para competir. Los partidos son intensos, los ánimos están siempre al tope. Es genial escuchar los comentarios de los ganadores, las anécdotas y tal. Siempre es divertido alentar a tu facultad. Letras es un grupo grande, una facultad con fuerzas. Son los primeros años de nuestra vida universitaria y en ese sentido, las interfacultades nos unen, nos integran a la universidad, nos enseñan a perseverar.

Pésimo es el ejemplo que nos dio la selección el sábado. Peleemos hasta el final los partidos estas interfacultades. Muchachos, a ustedes les digo, no miren el marcador, no preguntan cuando termina el partido, no pidan su cambio, peleen hasta el final. Como si más allá no hubiese otra competencia. Como si fuese este el último año de interfacultades. Como si tu peor curso sea aprobado si es que ese partido es ganado por ti. Dalo todo. No escatimes en preparación, no escatimes tus fuerzas, gástalas todas. Sé un buen perdedor, pero sobretodo un buen ganador. Y esta frase la digo, pues es siempre peor ser un mal ganador.

Alégrate, Letras, que este año nos la llevamos. Con el perdón de mi querida facultad de Conta, este es mi último ciclo en Letras, y quiero celebrarlo. Luchemos hasta el final. Los partidos, anécdotas y comentarios estarán siendo colgados en este portal los días lunes y miércoles a cargo mío y de Luciano Barchi. Vámonos con todo. Por si acaso, juego de Back Central, si es que el encargado del equipo de fútbol de letras ha leído esto. Fuerza, Letras.