Recuerdo muy bien aquella clase de Realidad social peruana. El profesor se encontraba explicando la metodología y el enfoque que le daría a este curso, uno de los clásicos en Estudios Generales Letras. Indicó que, para la primera parte del mismo, realizaríamos un repaso del proceso histórico de nuestro país, desde el periodo de Independencia hasta la primera década del siglo XXI; asimismo, revisaríamos cuáles fueron los principales problemas que afectaron a la sociedad peruana en este periodo de tiempo. La razón era la siguiente: “es indispensable entender los procesos históricos y sociales de nuestro país para poder entender los problemas que vivimos día a día en nuestra sociedad”.

El profesor indicó los textos en los que basaría las clases de la primera mitad del curso. Grande fue mi sorpresa al encontrar que un texto se repetía en la bibliografía de cada tema: el libro en cuestión era “Clases, Estado y Nación en el Perú” (1978) de Julio Cotler (1932-2019). En mi ignorancia, lo primero que pensé fue lo siguiente: “supongo que al profesor le gustan mucho las ideas que ese autor propone y decidió plantear el enfoque del curso desde ese texto”.

Para despejar esta duda, me dirigí hacia la biblioteca en búsqueda de dicho libro. Cotler. Ese apellido lo había escuchado antes. Fue entonces cuando recordé una de las anécdotas de mi padre sobre su vida universitaria en la PUCP: en uno de sus primeros ciclos, llevó el curso en cuestión (por aquella época Henry Pease era una de los profesores que lo dictaba) y me comentó que seguramente me pedirían que lea “el libro de Cotler”, ya que este era un texto fundamental en el estudio de la realidad nacional. Mi padre estudió en la década de los ochenta, algunos años después de la publicación de este libro en 1978: han pasado 41 años desde entonces.

Bueno, basta de anécdotas, querido lector, ya regresaremos a este punto más adelante. En cuanto al libro, como indica el autor, este surgió del intento de explicar los “antecedentes y coyuntura inmediatos” que posibilitaron el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas (1968-1980). Sin embargo, no bastaba con el análisis de estos elementos: había que remontarse más atrás en la historia de nuestro país. Pero ¿por qué partir desde el siglo XVI para entender la realidad social del Perú contemporáneo? Cotler indica que “no ha existido un corte histórico desde el siglo XVI que haya significado un momento nuevo y diferente en su formación social”.

Esta última afirmación puede sonar muy arbitraria: ¿cómo es que la “esencia” de la sociedad peruana no ha sufrido transformaciones en casi cuatro siglos de historia? Sin embargo, conforme avancé la lectura, me percaté del profundo análisis e interpretación que Cotler realizó de lo que denominó nuestra “herencia colonial“. El análisis de los tres elementos mencionados en el título del libro, es decir, las relaciones entre clases socio-económicas, el Estado y su estructura, y la idea de nación desde la época colonial derivan en el entendimiento de la realidad social peruana, no solo de la época de Cotler (a finales del Gobierno Revolucionario de las FF.AA.), sino también en la actualidad.

El libro parte del análisis de los procesos históricos y sociales en la época colonial en nuestro país, es decir, de cómo se constituyeron las bases del desarrollo de nuestra sociedad después de la conquista y durante el dominio del Imperio español. Resalta, por un lado, que la herencia colonial se manifiesta en el “el carácter dependiente de la sociedad respecto al desarrollo del capitalismo en el hemisferio norte”, desde el mercantilismo y la explotación de minerales hasta la inserción del capital norteamericano en nuestra vida republicana.

Por otro lado, encontramos “las relaciones coloniales de explotación de la población indígena”, produciéndose así un “fuerte ingrediente de naturaleza étnica” en las relaciones de dominación en el país, a lo largo de su historia. Esto indica que el desarrollo de un proceso de nacionalización de la sociedad peruana “significa también la reivindicación de los derechos” de este sector.

Esta herencia colonial se manifestaría continuamente a lo largo de los periodos siguientes a la época colonial: el proceso de Independencia y la reorganización del país, la República Aristocrática, el Oncenio de Leguía, hasta la crisis del dominio oligárquico en nuestro país. Cotler concluyó que, a lo largo de la historia, no se puede hablar de un “margen significativo de autonomía de la clase dominante y del Estado, respecto a los intereses del capital extranjero”. 

Tanto la dependencia económica como la falta de autonomía, sumándole a estos elementos el carácter pre-capitalista de la economía, permiten entender la imposibilidad de que se desarrolle de un gobierno estable y ordenado. Asimismo, estos elementos explicarían la pervivencia de prácticas arcaicas en los sectores populares y la discriminación étnica, al no poder atender las necesidades de este grupo.

Independientemente del enfoque o la teoría que Cotler haya utilizado para sus planteamientos, este texto nos permite debatir y reflexionar el porqué de los distintos problemas que siguen vigentes desde épocas pasadas. El legado de Julio Cotler consiste en mantener la discusión abierta y fomentar la investigación sobre la realidad de nuestro país, sobre su pasado y cómo este nos puede ayudar a entender un poco más nuestra sociedad.

Junto a otros textos, como por ejemplo los “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana” (1928) de José Carlos Mariátegui (1894-1930), contamos con las perspectivas que plantearon estos intelectuales, en su tentativa de entender la realidad nacional. No de manera pesimista, desde luego, pero sí comprendiendo que los procesos históricos y sociales de nuestro país constituyen un factor clave para entender la realidad social peruana; esta incluye, por supuesto, los sucesos en nuestra historia contemporánea, como el periodo de violencia entre 1980-2000 y el régimen autoritario de Alberto Fujimori a finales del siglo XX.

De esta manera, la lectura del texto de Cotler, incluso después de 41 años, es fundamental para todos los peruanos, ya que, como señala el autor (partiendo del segundo epígrafe de su libro, en el cual cita a José María Arguedas), es solo un camino para dejar de ser forasteros en este país.

Julio Cotler recibiendo el Premio Nacional de Cultura en el 2015, galardón que compartió con el sociólogo Gonzalo Portocarrero, quien también falleció hace pocas semanas. Fuente:
https://iep.org.pe/noticias/julio-cotler-fue-galardonado-con-el-premio-nacional-de-cultura-en-la-categoria-trayectoria/

Referencia:
Julio Cotler. Clases, Estado y Nación en el Perú (1978). Lima: IEP