El día domingo se anunció finalmente a la persona encargada de reemplazar al censurado Jaime Saavedra en el Ministerio de Educación. Los medios especulaban que el encargado sería Daniel Mora, principal impulsor de la ley de reforma universitaria; sin embargo, Marilú Martens sería finalmente quien asumiría esta gran tarea.

Martens tendrá la difícil misión de defender lo avanzado en esta materia para poder alcanzar el objetivo de la reforma universitaria. Su trayectoria en el rubro le será de mucho apoyo; no obstante, su mayor obstáculo radica en tener al frente a 73 congresistas que no pueden ser calificados como una oposición constructiva sino todo lo contrario.  Por ello, se hace indispensable que cada propuesta que se busque ejecutar, tenga un buen fundamento que la respalde, para así poder persuadir a las demás bancadas a adherirse a esta medida.

Considero que el fujimorismo no puede oponerse a todo sin motivo alguno, pues de hacerlo estaría cavando su propia tumba para las próximas elecciones. Es por esto que se brindó la cuestión de confianza al gabinete Zavala y se aprobó el pedido de facultades legislativas por parte del Ejecutivo.

Al problema de la dureza de la oposición con la que tiene que lidiar el oficialismo, se suma el de la poca cohesión que tiene la propia bancada de Kuczynski. “Necesitan disciplina” afirmaba el mandatario, haciendo un llamado de atención a los congresistas que representan a su partido. De hecho, si ellos mismos no se llegan a solidificar como una sola fuerza, serán más vulnerables incluso de lo que son ahora.

En este contexto, considero adecuado que el presidente se reúna con las distintas bancadas del congreso. El día lunes PPK lo hizo con Keiko Fujimori, ayer con los parlamentarios de Acción Popular y hoy miércoles con el APRA y el FA. Estas conversaciones se hacen necesarias para que los proyectos prometidos en tiempos de campaña electoral obtengan mayor respaldo.

El panorama es difícil en estos próximos años no solo para PPK, sino para la política en general. Como manifesté en mi artículo anterior, este tipo de problemas se veían venir desde inicios del actual gobierno. ¿Quiénes son los culpables de esto? Aquellos que marcaron la K en las ánforas. Pero, es mejor mirar hacia el futuro reflexionando de los errores cometidos que simplemente lamentarnos por ellos. ¡Buena suerte, señor Kuczynski!