Tras el Mundial, los traspasos en el viejo continente han sido pan de cada día entre los clubes más poderosos del mundo. Aquí, una revisión de los nuevos nombres.

Es una realidad que hoy el fútbol es más una empresa mercantil que deportiva. Clubes como el Real Madrid a lo largo de su historia o el Manchester City y el PSG últimamente han desatado conmoción en la FIFA, tanto que el fair play económico es una obligación  en nuestros días. Sin embargo, las fuertes inversiones no han cesado y las tentativas cifras han trasladado a jugadores de brillante temporada a clubes de hegemonía mundial.

El Real Madrid, campeón de la última Champions, ha desembolsado alrededor de 80 millones de euros en la estrella colombiana -que nos dio un gran Mundial- James Rodríguez. El cafetero se une a las filas del Real dejando casi descartado el fichaje de su compatriota Radamel Falcao por la entidad blanca. Resulta curiosa esta compra pues, si bien James es un jugador polifuncional –por bandas, como enganche o media punta-, su posición natural ha sido ocupada la pasada temporada por Ángel Di María en un nivel extraordinario -tanto que lo ratificó en su selección- y ahora este último se ve tentado por el PSG que pondría 80 millones sobre la mesa por su pase. Así mismo, Toni Kroos -también de gran rendimiento en el Bayern y en su selección- ha sido fichado por los blancos, por lo que Luka Modric podría ser relegado a la suplencia. Además hay que tener en cuenta que Khedira también fue de lo más destacado en el Campeonato Mundial y tampoco sería la primera opción en la zona medular. Situación repetida es la del Madrid, que la pasada temporada dejó ir a Ozil por la compra de un Isco que no se consolidó, así como la hoy innecesaria compra de Illaramendi -a quien se le considera sustituto de Alonso-por alrededor de 40 millones de euros. Frente a este actual panorama parece que el exitoso  4-3-3 utilizado la pasada temporada sufrirá cambios necesarios o un indiscutible Xabi Alonso esperará una oportunidad desde el banquillo. Difícil situación la que tiene Ancelotti, que busca revalidar lo hecho la pasada temporada con un equipo plagado de millones en las mimas posiciones.

También en la capital de España, el Atlético de Madrid tras la final de la Champions parece haber olvidado las duras salidas de Diego Costa, Thibaut Courtois y Filipe Luis al Chelsea y la de Villa y Diego por vencimiento de contrato. Con Mandzukic desde Alemania, Oblack –la incorporación más cara de un portero a España- , la casi fija adquisición de Griezzman -que jugó un gran Mundial- y con tres fichajes más por anunciar -entre ellos posiblemente el argentino Lavezzi-, el equipo de Simeone enrumba a sostener el brillante desempeño de la pasada temporada y seguir sorprendiendo a Europa.

El Barcelona sufre una situación similar a la de la selección española. El recambio generacional le afectó de igual manera que a La Roja; por ello las nuevas piezas son necesarias para pelear en alto. Cuadrado, Hummels o Agger son nombres que se acercan al Camp Nou para unirse a Rakitic, Bravo y Marc Stegen. Desde el banco, con Luis Enrique como nuevo entrenador y con la resonante incorporación de Luis Suárez además de las salidas de Fábregas (Chelsea) , Sánchez (Arsenal) ,Puyol (retiro) y Valdés (fin de contrato), el equipo blaugrana muestra una cara nueva de aquí a la futura liga y espera retomar la senda gloriosa de hace un par de temporadas.

No podemos olvidar al Bayern. El campeón de la Bundesliga ha incorporado a otra estrella del Borussia Dortmund. Robert Lewandoski es el nuevo atacante bávaro para esta temporada que se une a un equipo con una base sostenida desde que Jupp Heynckes lograra dejar al Bayern en el sitial de máximo favorito que había abandonado por largas temporadas.

En Italia el panorama parece no tener grandes sorpresas. El Juventus mantiene la base del equipo tricampeón del Calcio con la incorporación de Evra hace unos días. Sin embargo, la salida esperada de Conte para dirigir a la selección italiana y la duda en el futuro de Arturo Vidal son adversidades que el cuadro bianconero ha de solucionar de cara a la próxima temporada. Por otro lado, Milan e Inter no han reforzado sus filas con hombres de peso. Lejos quedó el rumor que Torres desembarcaría en las filas del Inter, que solo ha incorporado a Vidic en un proyecto millonario que aún no muestra grandes incorporaciones. Así, parece que en Italia la disputa seguirá entre Juventus con Allegri en el banco y el Nápoli de Rafa Benítez que ha recuperado al internacional chileno Eduardo Vargas.

Inglaterra ofrece sorpresas. El Arsenal, con Alexis Sánchez como gran incorporación, promete pelear objetivos trascendentes y con Ozil, Cazorla y Wilshere mantiene un medio campo que ofrece variantes. Además de sostener al goleador francés Olivier Giroud, se rumorea que se puede llegar a un trueque con Milan de Balotelli por la joya costarricense de buen mundial Joel Campbell y así este podrá unirse a David Ospina y Mathieu Debuchy como refuerzo gunner.

El equipo que mejor se ha reforzado hasta el momento en Europa es Chelsea. El equipo de Mourinho ha incorporado las piezas necesarias para su juego. Diego Costa se perfila como el delantero ideal que necesita Mourinho, su juego explosivo y agresivo encaja perfectamente en la idea del técnico. Así también parece que el equipo de Simeone -que lo eliminó de la Champions- le dejó una grata impresión al DT portugués pues Filipe Luis y Thibaut Courtois -quien estaba cedido a los colchoneros- se han incorporado al equipo de Londres. Con las salidas de un histórico como Lampard, Eto y David Luiz (PSG) pero con Hazard, Ramires, Oscar, Shurrle y Terry aún en el plantel, Chelsea perfila para ser el equipo de mayor poderío con las  desapercibidas incorporaciones de Fábregas y el regreso del goleador marfileño Didier Drogba.