Luego de esperar con ansias el debate, que duró alrededor de 3 horas y media, se rechazó el proyecto de Unión Civil con 7 votos en contra, 4 a favor y 2 abstenciones. Aquí analizamos las posiciones más resaltantes luego de la correcta presentación de Carlos Bruce y el resultado del día 10 de marzo.

A favor

El congresista Mauricio Mulder fue uno de los más enfáticos con su posición. Afirmó que este proyecto le da un marco jurídico a una realidad, que se consagran los derechos de una minoría porque esto es lo que hace una democracia y citó un fallo del TC que dice “ningún ser humano debe ser limitado en el libre ejercicio de su identidad sexual” luego de que se expulsara a un cadete policial por tener relaciones homosexuales. Además, derribó los argumentos con sesgo religioso que buscan defender la “familia natural”, presentando un ejemplo bíblico, en el cual Abraham rompía este concepto al criar con su esposa un hijo que tuvo con una sirvienta. Los argumentos de Mulder demuestran una vez más que este tema tiene que ver con los derechos de las personas y no con las creencias o ideas de una mayoría que no acepta la realidad.

Por otro lado, la congresista Verónika Mendoza mencionó que aprobar el proyecto sería formalizar una realidad, además de que el matrimonio es un concepto social que ha cambiado con el tiempo y puede seguir variando. Ante algunos comentarios que afirman que la sociedad no está lista para esto, Mendoza sostiene que con ese criterio las mujeres no tendrían derecho al voto y los negros e indios seguirían siendo esclavos.

El congresista Sergio Tejada, en calidad de invitado, declaró que es increíble que se intente referir a la Constitución para discriminar, ya que esta menciona que no se puede marginar a las personas por ninguna índole.

En contra

El presidente de la comisión, Juan Carlos Eguren, también entró al debate. Aplaudió que el proyecto de Unión Solidaria permita que parientes o amigos tengan una vida en conjunto sin necesidad de una relación afectiva, y criticó a la Unión Civil por excluir estos casos. Lamentablemente no se dio cuenta de que aprobar ambos proyectos beneficiaba a todos los involucrados, ya que uno no excluye al otro y que la Unión Civil otorga un nuevo estado civil. Además, el congresista Mulder criticó que Eguren no apoye el proyecto de Unión Civil ya que el mismo lo introdujo en la agenda de la comisión y precisó que el proyecto original fue modificado debido a las críticas parlamentarias por incluir, precisamente, a amigos o parientes.

El congresista Tubino, invitado, manifestó que “un niño necesita una formación correcta desde la familia”, algo con poco sentido ya que la opción sexual no define los valores de las personas. Además, defendió la idea de que la adopción debe ser solo para heterosexuales, pero la congresista Chacón le recordó que la adopción no está incluida en la Unión Civil.

El congresista Pariona,también invitado, comparó el rechazo a la “Ley Pulpín” con el rechazo a la Unión Civil, sin darse cuenta que el rechazo a dicha ley fue por el recorte de derechos, mientras que el rechazo al proyecto de Bruce es por incompatibilidad de ideas. Para fortalecer su posición, indicó que es imposible crear un nuevo género en el país, cuando esto tampoco es un punto que aborde la Unión Civil. Asimismo, el congresista Rivas afirmó que aprobar este proyecto de ley, es dejar la ventana abierta a mañana debatir el matrimonio entre 4 personas.

La argumentación de Eguren fue la más sostenida. En las demás intervenciones en contra del proyecto es muy difícil encontrar una idea alejada de creencias y opiniones personales.

En otras palabras

En materia de DD.HH. hoy perdió el país, la igualdad es un derecho que hoy fue negado bajo argumentos religiosos y opiniones que carecen de sentido. Como menciona el congresista Bruce, “si los congresistas se basan en la razón y el derecho, aprobarán la Unión Civil”, y vemos que si hay algo que faltó en este debate fueron precisamente estos dos elementos. ¿La sociedad no está lista para este cambio? La sociedad no necesita estar lista para aceptar los derechos de las minorías, se acostumbrarán con el tiempo como ya ha pasado (gracias por el memorex, Gonzalo Torres).

El congresista Mulder presentó una reconsideración por escrito y esperamos que se vuelva a debatir y votar el tema en la comisión, pero que esta vez los congresistas recuerden que legislan por el bienestar de los ciudadanos y no para imponer sus ideas. Solamente están retrasando el reconocimiento de una realidad y pasarán a la historia como aquellos que dijero NO a la igualdad de derechos.