Malú La relevancia que ha tomado la comunidad LGTB en los últimos años es más que necesaria de escribir. La propuesta de Unión Civil, las constantes marchas y hace unas semanas, la reunión de la ex ministra de la mujer y poblaciones vulnerables Carmen Omonte con varias agrupaciones LGTB. Al margen de este contexto, les traigo una entrevista realizada a la socióloga PUCP Malú Machuca. Ella es experta en género y sexualidad e integrante del colectivo NO TENGO MIEDO, el cual también participó en la reunión con la ex ministra Omonte y recientemente ha publicado “Estado de Violencia: Diagnóstico de la situación de personas lesbianas, gays, bisexuales, tránsgenero, intersexuales y queer en Lima Metropolitana”, una novedosa e importante investigación a esta comunidad tan reprimida y aún silenciosa. Se preguntarán qué es todo eso de “queer”, “intersexual”, etc. puesto que estas palabras no están en nuestro vocabulario ni cotidiano ni académico, mas no deben preocuparse ya que Malú nos ayudará a entender todos estos conceptos (que quizá no nos han sido explicados, o probablemente no los sabías hasta ahora) y la coyuntura LGTB actual, así como el papel de NO TENGO MIEDO en este accionar.

Antes de empezar, quiero aclarar que la entrevista duró aproximadamente una hora por lo cual decidí hacer este artículo en dos partes, para que todos los conceptos y temas queden esclarecidos y no sean tan díficiles de entender debido a que haya demasiada información. No obstante, todas las preguntas serán expuestas aunque de manera más pequeña. Ahora sí comencemos.

Marcha por la igualdadLa primera pregunta que le realicé a Malú fue ¿Cómo inició NO TENGO MIEDO? ¿Qué los motivo? ¿Por qué el nombre NO TENGO MIEDO?

Inició el año 2013 después de ser testigos de tres importantes e indignantes eventos: la postergación del debate de la propuesta de ley de Unión Civil y las desinformadas opiniones que se generaron alrededor de este tema, el INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática) no tuvo en cuenta a la población LGTB para la encuesta nacional de hogares y, finalmente la exclusión por parte del Ministro de Justicia (de ese entonces) del Programa Nacional de Derechos Humanos. “Entonces frente a esta coyuntura nos articulamos un grupo de gente. Somos investigadores, activistas y artistas LGTBIQ y aliados heterosexuales quienes decidimos apostar por un enfoque del tema LGTBIQ que parta desde los derechos humanos y desde el tema de políticas públicas.” explicó Malú. “A nosotros, en primer lugar, nos parecía muy importante la visibilidad y esta política de contar tu historia ha funcionado en muchos espacios no solamente por el tema LGTBIQ sino en temas de mujeres, en temas de poblaciones vulnerables, en general, de contar la historia a alguien, de darle voz a una persona que usualmente ha estado históricamente marginado (…) hay una lectura heteronormativa de la historia pero no hay un recuento de las cosas que nuestra población ha aportado. Entonces queríamos primero visibilizar el tema de la población LGTBIQ para luego comenzar a tener documentación, poder tener cifras con las cuales hablar sobre cómo es la violencia, qué situación tenemos, qué hay. No tenemos cifras, no tenemos un informe que recoja el tema de derechos humanos.” NO TENGO MIEDO es un “proyecto que busca promover la búsqueda de justicia, acceso equitativo de recursos y la liberación de las personas LGTBIQ. Esas tres palabras que me parecen claves porque no estamos buscando la igualdad, como algunas personas a veces nombran. Hay una diferencia importante entre igualdad y equidad. La igualdad es esto de todos somos iguales, todos tenemos los mismos derechos, hay este discurso, pero en la equidad uno reconoce que las personas históricamente hemos tenido situaciones desiguales y por tanto requerimos espacios particulares para poder desarrollarnos al mismo nivel que las personas que han tenido oportunidades siempre.” Finalmente, “NO TENGO MIEDO era un nombre que te convoca mucho más que si fueramos el frente de LGTBIQ, queríamos un nombre que pudiera incluir a muchas personas, y muchas personas se pueden vincular a la idea haber tenido miedo alguna vez en su vida de mostrarse como son. Porque nosotros no somos solamente LGTBIQ, sino también aliados heterosexuales que se están comprometiendo mucho con nuestra lucha.”

¿Qué crees que los diferencia de las demás agrupaciones, colectivos, ONG, etc. LGTB?

“Son varios temas. Hay muchos colectivos de lesbianas, de gays, pero no hay LGTBIQ, es decir, que incluyan a personas trans, bisexuales que tengan un propia categoría de análisis. La segunda fue que nosotros nos proyectamos  hablar con todo el mundo. Convocamos a todos los grupos políticos. Es decir, no tomar una postura política previa por lo que al principio fue una actitud bastante dialogante y no solo con políticos sino también con todo el resto de la comunidad LGTBIQ. Surgimos como una opción súper abierta y esto nos ha servido para convocar a mucha más gente que quiere hacer activismo y no sabe cómo. Una tercera es que somos un colectivo que trabaja por proyectos, lo tomamos como una chamba. Hay proyectos de investigación, de educación, de arte y de incidencia política. Una visión distinta del activismo. Dedicar todos nuestros recursos, avocarnos a trabajar en este tema. Somos un colectivo político, colectivo activista, colectivo humano que opera mediante proyectos con una ética de trabajo. También había una comunidad de voluntarios y voluntarias que nos apoyaban, una página web, Facebook y aliados en el ámbito de derechos humanos y política como la ONU ya que el tema tiene una gran relevancia actual. Además es un proyecto joven, nadie tiene más de 35 por lo que es un proyecto radiante, refrescante, innovador, convocante.”

Antes de seguir conversando sobre este tema, es necesario esclarecer varios conceptos en torno a esto debido a la mala, vaga, incluso nula información que se brinda. Tú has mencionado varias veces la palabra LGTBIQ, ¿Que significan la I y la Q?

“La pregunta fue ¿Cómo nos enunciamos políticamente? Nos parecía la forma más inclusiva de mencionar, el lenguaje construye la realidad. Cuando tú le pones nombre a algo existe. LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) no nos bastaba. La I es de intersexual, este colectivo no estaba visibilizado. Partimos de la idea de que el sexo no es natural, sino que es un sistema biopolítico de diferencia social. ¿Qué es todo esto? ¿Por qué es necesario poner en un DNI tu sexo? ¿Cuál es la relevancia política? El sexo no depende de si tienes pene o vulva, cuando quieren determinar el sexo de una persona examinan tu voz, cromosomas, hormonas, la forma de tu pecho, etc. Pero los humanos en general nacemos de una diversidad de maneras que no siempre encajan con este modelo. En el caso de las personas intersexuales, en el periodo prenatal hay una serie de desórdenes hormonales los cuales causan que sus órganos genitales externos e internos no sean tan fácilmente clasificables dentro de este binario. Porque es un binario que nosotros hemos inventado para clasificar a los hombres y a las mujeres, por eso decimos que es un sistema biopolítico, no solo biológico sino político porque es legal, histórico para dividir a la gente y asignarle derechos, salud, etc. Es muy poca la gente que lo cuenta porque es un estigma tan grande y nadie te informa. No hay información de cómo vivirlo. Por tanto nos parecía importante visualizar al colectivo intersexual y de alguna manera desestabilizar esta idea de que el sexo es algo natural. Q de queer, es un préstamo del inglés. Significa una persona cuya orientación sexual o cuya entidad de género no es fácilmente definible en los parámetros que tenemos hoy en día para definirla, sea porque esa persona no quiere definirla o porque el espacio de definición es un espacio político de construcción. Entonces la identidad queer es una sexual y de género pero también es política, hay gente por ejemplo que se identifica como queer, es decir, una persona que tiene una sexualidad abierta y no quiere solo establecerse bisexual o heterosexual, estos paradigmas no encajan, entonces busca un espacio para de-construir este paradigma. Queer es este espacio de indefinición para explorar. A nivel de género, más allá del sexo designado al nacer, es una persona cuya identidad de género no se limita al género que le han asignado pero que tampoco quiere estar dentro de uno u otro binario, sino que construye su identidad de género a partir de varias ideas.”

¿Qué es la heteronormatividad? ¿Qué significa “heterosexualizar”?

“Heteronormatividad, es un régimen político, cultural, comunicacional, que manda que todos los seres humanos que nacemos en el sistema político, para acceder a nuestros derechos tenemos que ser heterosexuales. No solo heterosexuales, sino heterosexuales y cisgénero. Cisgénero es lo opuesto a transgénero, es decir, una persona que nace con un sexo asignado y se conforma con él. Es importante nombrarlo porque si hay mujeres transgénero, por lo tanto, lo contrario son mujeres ¿normales? No, es cisgénero. Entonces, la heteronormatividad se impone mediante la iglesia, la escuela, el hospital, los medios de comunicación, todos nos producen esta idea de que lo normal, lo ideal, lo moral, a lo cual nosotros deberías aspirar es a la heterosexualidad. No solo esta idea de que si eres mujer te tiene que gustar un hombre sino, cómo tiene que ser este hombre, qué tipo de sexualidad deben tener, cómo se deben comportan, cuándo debe empezar esta sexualidad, si tienen que ser dos personas de la misma raza, edad, mismo cuerpo, etc. La homofobia no es un concepto que abarque todo. Porque realmente ¿Qué tan útil es la palabra homofobia? ¿Realmente tienen una fobia? No. Eso no es lo que es. Además, es una palabra que justifica a las personas. La heternormatividad es la palabra más correcta al hablar a nivel de estructura que se reproduce en leyes. Las políticas de adopción, ir a la comisaría porque tu esposo te pega y no te atienden, que no exista un divorcio, el racismo, todo eso es heteronormativo. Entonces se sigue construyendo un sistema de opresión. El régimen heteronormativo heterosexualiza a las personas. La sexualidad de las personas es fluida, va a cambiar. Tus gustos cambian. La sexualidad como la personalidad de las personas va cambiando, va creciendo. Por eso nosotros hablamos de orientación sexual, porque es fluida, se refiere al género de la persona que te atrae. Es como ser zurdo o diestro. Normalmente aprendes a escribir con la diestra, pero hay muchos que son zurdos. ¿Es la mano derecha mejor? No, es una costumbre. La experiencia humana es algo más amplio de lo que puedes encontrar en un libro, pero necesitamos que esta experiencia humana del amor y la sexualidad que es tan amplia y tan maravillosa, sea traída un poquito a tierra para poder hablar de derechos. La heteronormatividad es un régimen que nos obliga a todos a tener sexualidades estáticas. Ser mujer toda tu vida, ser heterosexual toda tu vida. Creo que al fin y al cabo la lucha LGTBIQ es una lucha que puede ser para todos y todas porque todos y todas merecemos vivir en un mundo en el que tengamos la libertad de vivir como nosotros sentimos que es nuestro más auténtico ser.”

Aún me quedan cinco preguntas más por exponer. Entre ellas están ¿Qué es el Poliamor? ¿Qué significa ser Pansexual? ¿Cómo nos podemos volver heteroaliados? Si te interesó este tema y te interesa descubrir lo demás léeme el siguiente jueves con la segunda y última parte de esta entrevista. Es lamentable que no haya muchos espacios dedicados a hablar de un tema tan importante para todos. No obstante, tenemos la posibilidad de construir espacios como este para conscientizar y hacer reflexionar, así como brindar información a los demás. Hasta el próximo jueves.

Si te interesa saber de NO TENGO MIEDO y su publicación he aquí un enlace: http://notengomiedo.pe/