Palmas sincronizadas se escuchan por todo Knebworth. Empiezan a incrementar. Se hacen cada vez más y más fuertes. De pronto, un gran telón cae. Un letrero cuadrangular al fondo del escenario con el nombre de la banda aparece en blanco y negro. Se siente la adrenalina. La gente grita; se impacientan. Liam, Noel, Guigsy, Bonehead y Alan entran al escenario. This is history right here, right now, this is history! Esto es historia aquí y ahora, esto es historia!) dice Noel que, con 29 años, no puede creer que un cuarto de millón de fans se reúnan para verlos en dos noches de conciertos. Three…two…one…. es la respuesta del público para dar inicio a la primera canción, sensación inexplicable. Esas dos noches no necesitaban de gin y tónico: Oasis tenía ese algo que, con tan solo escucharlos, te hacía sentir poderoso, feliz, auténtico… en las palabras de un fan: supersónico.

There we were now here we are / Allí estuvimos, ahora estamos aquí
All this confusion nothing´s the same to me / Toda esta confusión, nada es lo mismo para mí

Columbia – Oasis

No vengo a escribir para que te guste esta banda. Vengo a escribir porque, más allá de que me apasiona hacerlo, está el hecho de que hay registro de que lo que plasmo en este artículo no es mentira: sus comienzos, el contrato, sus caídas, sus momentos de apogeo, su rebeldía, la chica misteriosa, el martillazo en la cabeza, los golpes de parte de padre, el primer single, el salir adelante, los millones de discos vendidos. Todo ello se encuentra tan solo presenciando a Oasis en pantalla grande.

 Menos arrogantes, más humanos

Supersonic (2016), de Matt Whitecross, nos da la oportunidad de descubrir a Oasis de una manera impensable. Whitecross nos muestra desde cómo se formó la banda hasta agosto de 1996 (fecha en que se realizó los conciertos en Knebworth), nos muestra las subidas y bajadas de un grupo de jóvenes que lo único que buscaban, al no estar de acuerdo con mucho, era salir de todo aquello que les ofrecía Manchester en la Inglaterra de ese entonces y crear su propio estilo, su propio modo de ver la vida. Dentro de Supersonic, además, el uso de las gráficas, los collages, los videos caseros, así como del material musical inédito de la banda se encuentra debidamente justificado; puesto que, en mi opinión, se encontró correctamente planteado y su uso fue preciso. Está casi al nivel de lo realizado anteriormente por el director con la vida de la cantante Amy Winehouse al plasmarla en un documental cien por ciento recomendado también (Amy 2015), lo que lo llevó a ganar un Óscar.

Asimismo, Supersonic nos hace ver a Liam y Noel Gallagher (uno el front man y el otro el guitarrista de la banda, y, sobre todo, hermanos) como seres humanos con vulnerabilidades, con metas a largo y a corto plazo, con ganas de besar el cielo (según Liam), con el compromiso de defender a los suyos y de ser agradecidos con aquellos que los ayudaron a ser grandes dentro de la música. Adicionalmente, adentramos en la vida de los demás integrantes: Bonehead, el pegamento de Oasis; Tony McCarroll, el más reservado; y Guigsy, el que mantiene la calma dentro de la banda. Mientras avanzan los minutos, se va desmenuzando la historia que ya se convirtió en nuestra historia, ya que cambió la vida de muchas personas, entre ellas la mía. Y es que cuando empiezas a escuchar a Oasis ya no hay vuelta atrás. A ellos lo quieres o los odias, como decía Noel en una de sus muchas entrevistas: no hay intermedios. Y es verdad. Puede que a simple vista los reconozcan por su actitud arrogante, británica, con un acento poco entendible la primera vez que los escuchas hablar, y que el D’you know what i mean? moleste al inicio, pero luego te das cuenta que es la banda con la cual te quieres quedar. Supersonic es un nuevo pretexto para afirmar esa cercanía.

Uno de los momentos que más recalco del documental es la parte en la que Liam canta Sad Song, debido a que anteriormente nunca se habían dado a conocer grabaciones que dieran prueba de ello. De igual modo, la primera vez que Noel toca Live Forever  con una guitarra acústica y con la voz llena de sentimiento logra ponerte la piel de gallina. Lo sé, simples mortales todos.

Peggy, madre de los Gallagher, es también parte importante de este documental. Sabes que eres mortal si también te estremeciste con la historia que ella nos cuenta, si sentiste un nudo en la garganta con el “Mamá, lo único que quiero es comprarme ropa nueva” de Liam o si te indignaste cuando te enteraste de las agresiones físicas y psicológicas que recibía Noel por parte de su padre.

Vivir por siempre como parte del plan maestro

Pero esto es solo un pedazo pequeño de lo que es Supersonic. ¿Las cosas tenían más sentido en aquellos tiempos? ¿Fue un buen momento para estar vivo? A través del documental, tú como espectador serás capaz de responder, favorablemente o no, a aquellas preguntas. Para terminar, debo resaltar lo dicho por Noel, puesto que aplica no solamente con Oasis, sino también con cualquier banda con la que sientas conexión. Él señala que escribió y tocó canciones por diversión, no por compromiso, no a presión. No hubo un propósito en sí para hacerlas conocidas. Asimismo, indica que es la gente que recepciona dichas canciones la que establece un significado para ellas, que las hace parte de su día a día, que las toma como suyas y las adapta a su contexto, a sus temores y alegrías. Esto, desde mi punto de vista, trae como consecuencia la interacción músico-público. Así, no solo la canción se queda perenne por muchas generaciones y vive por siempre, sino también nos hace entender que la música está ahí para sugerirnos que todo lo que realizamos se encuentra dentro del plan maestro del que nosotros mismos somos los principales protagonistas.

Dance if you wanna dance / Baila si quieres bailar
Please brother take a chance / Por favor, hermano, aprovecha la oportunidad
You know they’re gonna go / Tú sabes que ellos van a ir
Which way they wanna go / Qué camino quieren seguir
All we know is that we don’t / Todo lo que sabemos
Know how it’s gonna be / Es que no sabemos cómo va a ser
Please brother let it be / Por favor, hermano, deja que sea
Life on the other hand / La vida, por otro lado,
Won’t make us understand / No nos hará entender
We’re all part of the masterplan / Que somos parte del plan maestro

The Masterplan – Oasis

 

Si te gustó Oasis:

  • Te recomiendo empezar con sus dos primeros discos: Definitely Maybe (1994), What’s The Story Morning Glory? (1995) y la recopilación de lados B The Masterplan (1998)
  • Be here now (1996) es una muy buena opción si te gusta las distorsiones e intervenciones de guitarra eléctrica por doquier. Es amado y odiado. Por mi parte, prefiero mantenerme neutral.
  • El recital de Knebworth se encuentra completo en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=qAMwBBzJpJg
  • Documental de la banda hecho por la BBC: https://www.youtube.com/watch?v=MZAmvN5M9Ks

 

Fuente de la imagen:

https://findery.com/caterina/notes/oasis-at-knebworth-1996