No soy el mismo desde esa tarde

Cada segundo contigo era mágico

Cada abrazo y caricia contigo era único

Cada beso me hacía imaginar que esto es un sueño,

me transportaba a un mundo sublime lleno de nubes celestes

en un atardecer naranja con fuego escarlata

sobre el inmenso e imponente manto azul del Poema del Mar.

Cuando hablamos pensaba que nada de eso había pasado, hasta que me besas y sonrío.

Cada momento lejos de ti es desesperación

No te podía ver, no podía estar a tu lado

Tenía esa necesidad de estar a tu lado para sentirme feliz

Esta dependencia crece y crece cada minuto lejos de ti

Te espero y te mando mensajes

No respondes y me preocupo, me impaciento y la alegría se aleja.

Te busco cada vez que puedo y me invaden las ganas de encontrarte para abrazarte y besarte.

Mas aguanto porque sé que no te gusta que sea empalagoso, que no respete tu espacio y tu tiempo a solas.

Sé que tienes otros deberes y aprendo poco a poco a respetarlos.

Sé que hay seres irreemplazables para ti y tienes que estar con ellos

Y, aunque quisiera siempre estar contigo, sé que tienes que hacerlo.

Yo no era así, yo era como tú.

Me gustaba respetar espacios y que respeten el mío.

Me gustaba mandar pocos mensajes, y estos eran escuetos

Sentía cariño, sí, pero sabía controlarlo.

Pero ahora, mis sentimientos me controlan.

Tengo esas ganas eternas de decirte “¿Amor, cómo estás? ¿Cómo estuvo tu día?”

Me preocupo por ti siempre, deseo que siempre estés bien, porque para mí, eso es lo más importante.

Pero estar lejos de ti se ha vuelto un trabajo extremadamente difícil y agotador.

Sé que cada beso me alegrará el día porque me hará sentir que esto es el mejor sueño de mi vida.

 

Sin embargo, he ahí otro temor: que todo esto sea un simple sueño.

Que todas estas horas teniendo el mayor placer y honor de salir contigo tan solo sea una imagen efímera que está lejos de la realidad.

Esa realidad no duele como algo físico, sino que entristece infinitamente.

Todo eso simplemente no existió, junto a todo lo que sentiste, y hasta esa persona que quieres es un producto de tu imaginación.

Quiero que esta relación no tenga una fecha de fin.

Quiero que este sueño sea el que me mantenga dormido por la eternidad, junto a ti,

sea esto real o no,

sea lo que siento, real o no.

Al diablo con Calderón de la Barca, mi vida es un sueño pero este sueño no es un solo sueño, es real, es la vida que deseo tener.

Y si esto implica dormir hasta la eternidad,

no esperen verme despierto.