Tras el mundial de Rusia 2018, la UEFA como también la CONCACAF formarán un nuevo modelo de competición entre los equipos pertenecientes a su confederación. Este torneo, al que llamarán para sus confederaciones la Liga de las Naciones (Nations League), busca “beneficiar” a los equipos “débiles” al darle un posible boleto a la continental UEFA Euro 2020, y en CONCACAF a la Copa Oro. Para la UEFA, este nuevo formato provocaría un aumento económico considerable a través de la venta de entradas y el reparto equitativo del dinero obtenido por los derechos televisivos alrededor del mundo. No obstante escapando del panorama que nos están pintando estas dos confederaciones de cara al futuro, ¿Es beneficiosa para el fútbol mundial una Nations League?

 

En primer lugar, la idea de crear una Nations League no es única del fútbol. Ya hemos visto experimentos de esta magnitud en el voleibol con la reformada Volleyball Nations League (que a partir de este año reemplaza a la World League, en la rama masculina, y a la Grand Prix, en la femenina) ; sin embargo, un formato como el de la Nations League del fútbol y voleibol se diferencian por la duración del torneo. Mientras que en el voleibol es de un año, el del fútbol tendrá una duración de dos años (Como una temporada de fútbol más). Sin embargo, las fechas en las que se realizarán los torneos son en fechas FIFA, jornadas en donde las diferentes selecciones nacionales se enfrentan sin importar a qué confederación pertenecen. En el caso de la UEFA (El único formato con ya duelos sorteados), los equipos del grupo A solo jugarán con otros países en sus jornadas libres. Pero si vemos de un lado macro a los duelos pactados desde esta ventana hasta el final del año, el panorama pinta desolador:

 

Si nos enfocamos en los duelos confirmados desde septiembre (inicio de la UEFA Nations League) hasta noviembre (final de la fase de Grupos de la liga), la mayoría de duelos serán mayormente entre equipos europeos que aprovecharán para jugar contra equipos de su misma liga: Austria vs Suecia (Los dos pertenecientes a la Liga B), Rusia vs República Checa (también de la misma Liga), Inglaterra y Suiza (Parte de la Liga A). Entonces, de cara a esta temporada, ¿Esta Liga está beneficiando la competitividad entre los equipos o esta Liga al final está forzando a sectorizar a una confederación? Al parecer la nueva liga estaría forzando la sectorización de las selecciones nacionales, que solamente jugarían contra equipos de su propio nivel. Por otro lado, no vemos a casi ningún equipo de la Liga D en algún duelo amistoso. ¿La UEFA no dijo que esto promovería una mayor competitividad a estos equipos “relegados”? Al final estos jugarían entre ellos y volveríamos al mismo status quo de toda la vida.

 

A su vez los equipos de las otras confederaciones restantes quedarían sin los famosos duelos competitivos contra equipos Europeos. En este caso CONMEBOL sería uno de los principales afectados, debido a que en los últimos años el número de duelos de América-Europa había aumentado de manera considerable. Aunque por ejemplo, en la primera jornada de la Liga, Perú jugará primero contra Países Bajos (En su jornada de descanso debido al Alemania vs Francia), y luego contra Alemania (por la misma razón) durante la primera jornada de la Liga, a través de este ejemplo podríamos ver que La Blanquirroja (perteneciente a la CONMEBOL) saldría beneficiada en esta ventana, pero el panorama, visto de una manera macro sigue siendo desolador para Sudamérica.

 

Sudamérica con una confederación pequeña de 10 integrantes “ya juega su propia versión de la Nations League” en el formato actual del todos-contra-todos de las eliminatorias sudamericanas. Este formato, que si bien convierte a estas clasificatorias en una de las más difíciles e impredecibles, se vería perjudicado en su nivel competitivo, ya que sería desplazado, o tendría menos oportunidades de enfrentar a equipos “de nivel” como Francia o Alemania, por ejemplo. A su vez, las oportunidades de enfrentar a equipos fuera de la Liga podría ser solo en la ventana de marzo del 2019, antes de la Copa América y de los finales de la Nations League, en junio del mismo año. A partir de ese momento, para la siguiente fecha, Sudamérica entraría de nuevo a las eliminatorias rumbo al mundial de Catar, y Europa a una nueva edición de la liga.

 

En conclusión, sería importante ver si es beneficioso para el fútbol en general un nuevo formato como una Nations League. Por un lado tal vez podría ser beneficioso desde el punto de vista económico a través de la venta de entradas o la de los derechos televisivos a nivel mundial. Sin embargo, si nos enfocamos en el punto de vista de la competitividad tal como parece, la Liga al final estaría promoviendo que los equipos participantes aprovechen a jugar entre otros de su “mismo nivel”, o no ofreciendo la competitividad debida hacia los equipos “menos favorecidos” (Liga D) de este formato. Por otro lado, las confederaciones fuera de las Ligas, quedarían fuera de poder enfrentar por calendario a estos equipos (que ya se han “cerrado” entre sí mismas con los duelos con equipos del mismo nivel) y de esta manera bajar su calidad deportiva que ya venían cosechando los últimos años. Sin embargo, es importante notar al final cómo se va desarrollando este formato, y, por qué no, crear ya una liga formal entre los países pertenecientes a la FIFA y llegar a un formato global como la Volleyball Nations League.